Grandes mentes, grandes acciones.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

El día de mañana celebramos en nuestro México,  la entrada de la primera estación del año, la primavera; sin embargo, un acontecimiento de mayor trascendencia para nuestra historia es el recordar que hace doscientos seis años en San Pablo Guelatao, Oaxaca, nació quien se convertiría en uno de los Presidentes más recordados de nuestro país, Benito Pablo Juárez García.

Esta historia comenzó un viernes 21 de marzo de 1806, cuando los campesinos indígenas Marcelino Juárez y Brígida García vieron nacer a su tercer hijo, primer y único barón, que fue bautizado al siguiente día en la parroquia de santo Tomás, municipio de Ixtlán, Oaxaca y que en su fe de bautismo dice a la letra: “En  la iglesia parroquial de Santo Tomás Ixtlán, 22 días del mes de marzo de 1806, Ambrosio Puche vicario de esta doctrina bauticé solemnemente a un niño a quien nombré Benito Pablo, hijo legítimo de Marcelino Juárez y Brígida García, indios de San Pablo Guelatao, perteneciente a esta cabecera y sus abuelos paternos son Pedro Juárez y Justa López, los abuelos maternos Pablo García y María García. Fue madrina Apolonia García, india casada con Francisco García a quien advertí su obligación y parentesco espiritual y para constancia lo firmó el señor cura, Mariano Cortabarria.” El cura presbítero Pablo Manzano certifica en debida forma que en el libro 12 de bautizo de esta parroquia, folio 105, partida 13, consta el bautizo de Benito Pablo Juárez García.

Cuando Benito Juárez llega a la edad de 3 años su padre Marcelino fallece y pocos días después nace su hermana María Longinos, quien es la hija menor después de María Josefa y Rosa; sin embargo la tragedia vuelve a alcanzar a esta familia cuando enseguida su madre muere también y quedan huérfanos los cuatro hermanos y los abuelos paternos Pedro Juárez y Justa López se hacen cargo de Josefa y Rosa, en el caso de Benito y su hermana recién nacida, quien se encargó de cuidarlos fue la hermana de su madre, la señora Cecilia García. No obstante las penas que habían pasado ya los hijos de la familia Juárez García, apenas 2 años después de estos sucesos, mueren los abuelos paternos y Benito se muda con el tío Bernardino quien era campesino también y se dedicaba al pastoreo, pero tenía un gran problema con el alcohol y enseñó al pequeño Benito a realizar estas labores para que le auxiliara, asimismo, le enseñó el idioma español porque hasta esa edad únicamente hablaba el zapoteco. Cabe mencionar que la salida de la casa del tío Bernardino se suscita el 17 de septiembre de 1818, cuando apenas tenía 12 años y es derivado a que perdió una de las ovejas que pastoreaba al quedarse dormido, entonces decide huir para evitar ser castigado y llega a la casa del millonario italiano Antonio Maza, donde su hermana Josefa trabajaba como sirvienta para pedirle lo recibiera y le diera hospicio.

Al establecerse en esta casa, tuvo que realizar trabajos para justificar su estadía, por lo que se le empleo como doméstico, aprendió gramática y aritmética, así como a encuadernar libros, mientras tanto, Don Antonio Maza intentaba dedicarlo a la carrera eclesiástica por lo que ingresó en el Seminario Conciliar de Oaxaca; sin embargo, su vocación no era esa y se sale en 1829 para ingresar en el Instituto de Ciencias y Artes del Estado, donde cursó la carrera de derecho y que fue profesor todavía siendo estudiante para que el 13 de enero de 1834 lograra obtener su título como abogado.

En cuanto su carrera política corresponde, encontramos que desde muy joven estuvo involucrado en esta actividad siendo su primer cargo público el de Regidor del Ayuntamiento de Oaxaca en 1831; en 1834 recién egresado fue electo Diputado Local, empero, como realizó algunas declaraciones bastante fuertes derivadas del asesinato de Vicente Guerrero en contra del gobierno bustamantista, lo acusaron de formar parte de una conspiración contra el gobierno y fue llevado a prisión por lo que restaba de ese año, hasta que regresa a Oaxaca para ocupar el puesto de Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia hasta el año de 1841. Fue en 1846 cuando es nombrado Secretario de Gobierno de Oaxaca y renunció por no estar de acuerdo en la imposición de multas a la población por razones religiosas, en 1847 fue Diputado Federal, cargo que también deja, pero en esta ocasión por ser nombrado Gobernador Interino para el periodo del 2 de octubre de 1847 al 12 de agosto de 1849, donde a partir de ese momento y hasta el 12 de agosto de 1852 fungió como Gobernador Constitucional donde hizo todo lo posible para negarle la entrada al estado al General Antonio López de santa Anna, y que al momento de entregar la Gubernatura se dedicó a la Rectoría del Instituto de Ciencias y Artes; sin embargo, en 1853, cuando el General López de Santa Anna asume la Presidencia de la República, es llevado preso a la cárcel de San Juan de Ulua y posteriormente desterrado a La Habana y de ahí lo enviaron a Nueva Orleans, y cuando triunfa el Plan de Ayutla, es Comonfort quien lo regresa al país para encargarle desempeñarse como ministro de Justicia e Instrucción Pública y es ahí donde publica la llamada “Ley Juárez” oficialmente conocida como Ley sobre Administración de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Nación, del Distrito y Territorios, que suprimía el fuero a los militares y al clero.

Su retorno al estado que lo vio nacer, se debe a que es nombrado Gobernador por segunda ocasión para desempeñarse con tal título desde el 10 de enero de 1856 hasta el 25 de octubre de 1857, porque para ese entonces el Presidente Interino Comonfort lo nombró Presidente de la Suprema Corte de Justicia, con lo cual, de acuerdo a la ley en ese tiempo, se convertía inmediatamente en Vicepresidente de México, el problema vino cuando en diciembre se proclama el Plan de Tacubaya donde se anula la Constitución de 1857 y Juárez es enviado por tercera vez a prisión y que es rescatado por el expresidente Comonfort para posteriormente huir a los Estados Unidos, y mientras tanto, Juárez se proclama Presidente Interino el 16 de enero de 1858 trasladándose a Guanajuato donde solicita el apoyo del entonces gobernador Manuel Doblado.

Como es conocimiento de la mayoría, los periodos Presidenciales de Juárez fueron interrumpidos invariablemente; sin embargo, en su primer momento, expidió en Veracruz las Leyes de Reforma, donde separaba al clero del gobierno, realizando la nacionalización de los bienes eclesiásticos, la prohibición del establecimiento de nuevos conventos, la creación de la institución del matrimonio y el registro civil, con lo que terminaba el imperio de la iglesia para conducir la vida de los ciudadanos, ya que ahora el estado sería quien se encargaría de regir el matrimonio, asimismo, otras leyes que se promulgaron posterior a esta, continuaban con la reducción del actuar religioso, pues se abría la posibilidad de practicar otra religión, se reducían las festividades religiosas para mermar los ingresos a las arcas eclesiásticas.

En su segundo periodo como Presidente de nuestro México, empero, en esta ocasión ya de manera constitucional, le toca sufrir la segunda invasión Francesa que comienza por un problema de políticas económicas donde cancela los pagos a nuestros acreedores y entonces Gran Bretaña, España y la propia Francia se unen para invadirnos; sin embargo loa aliados de los Galos, se percataron que en realidad Napoleón III tenía otras intenciones ante esta intervención y deciden retirarse no sin antes negociar con el Gobierno Mexicano. Esta invasión se da desde 1862 hasta 1867, empero, cabe mencionar que el periodo presidencial de Juárez terminaba en 1865, es entonces cuando realiza un decreto donde prorroga sus funciones y el del presidente de la Suprema Corte porque tenía que enfrentar un acontecimiento mucho más grave que la invasión, la imposición de un personaje de nombre Fernando Maximiliano de Habsburgo quien fue enviado por el emperador Napoleón III con el afán de apropiarse de nuestro territorio, entonces en medio de tanto conflicto social, es reelecto para el periodo de 1867 a 1871; es entonces en sus últimos años como primer mandatario donde funda la Escuela Preparatoria Nacional, otorga la concesión para la construcción del ferrocarril en Veracruz, promulga el código civil y de procedimientos, reglamenta el juicio de amparo y publica la Ley de Instrucción Pública, y es el 18 de julio de 1872 cuando a causa de un padecimiento cardiaco, muere el Benemérito de las Américas, que fue nombrado de esa forma por su defensa de las libertades humanas que sirvió de ejemplo a otros países latinoamericanos.

Durante su vida, el indígena zapoteco que llegó a ser Presidente se vio influenciado según algunas investigaciones, por la masonería, donde supuestamente fue el 15 de enero de 1847 cuando vive el rito de iniciación bajo el Rito Nacional Mexicano en la logia “Independencia #2”, que cabe hacer mención que este rito surge de una lucha de poder entre los practicantes del rito Escocés y el York, entonces se congregan 5 masones del primer rito y 4 del segundo y forman una nueva corriente de la masonería que cuenta con 9 grados que serían equivalentes al grado 33 del rito escocés para llegar a ser Gran Maestro, entonces Juárez adopta el nombre simbólico de Guillermo Tell, siendo esta ceremonia en el salón de sesiones del Senado de la República donde estuvieron presentes Valentín Gómez Farías, Pedro Zubieta, Ambrosio Moreno, Tiburcio Cañas, Francisco Banuet, Pedro Lemus, Fernando Ortega, Joaquín Navarro, Miguel Lerdo de Tejada, José María del Río y algunas otras personalidades pertenecientes a la milicia y a las letras.

Muy probablemente podemos coincidir que fue masón por las acciones que emprendió contra la iglesia católica a lo largo de su vida política; sin embargo, es necesario hacer una acotación en este tema, la masonería no está en contra de una religión en especial, por el contrario se respeta tanto la libre expresión religiosa que se permite el ingreso a las personas que profesen cualquiera de estas, y precisamente lo que Benito Juárez hizo, fue terminar con el “monopolio” de los católicos y por ello la separación de la iglesia con el estado, que gracias a estas acciones el día de hoy, los mexicanos contamos con instituciones jurídicas, políticas y públicas que lograron mantener el control de nuestro país sin intervenciones extranjeras, porque debemos recordar que los principales motivos por los que hemos sido invadidos es por fines religiosos.

Este gran personaje mexicano ha sido cuestionado desde varios frentes, y además del religioso, se le ha condenado por la venta de nuestro país, que permitió a los norteamericanos que se involucraran en las decisiones de nuestro gobierno; sin embargo, podemos contrarrestar estos comentarios con hechos visibles como el impulso tan grande que recibió la educación y la infraestructura en los años que gobernó, siendo la primera un pilar fundamental de sus administraciones, entonces me pregunto ¿Qué no se supone que cuando un gobernante no desea que la gente se supere, lo primero que aniquila es el sistema educativo? ¿No es verdad que si tienes un pueblo con mejor educación creas una sociedad más crítica?, pues bien en estos supuestos no cabría la posibilidad de que Benito Pablo Juárez García no se preocupaba por su país, tal vez, no todas sus acciones fueron las mejores según algunas personas, pero el gran acierto de este mexicano fue la creación de leyes justas que lograron minimizar, en mucho, las diferencias sociales.

En nuestro México han existido grandes tiranos así como enormes héroes, y posiblemente estamos hablando de uno de los más importantes para nuestra historia y no es en vano que hasta en el lugar más recóndito de nuestro territorio existan monumentos, bustos, calles, plazas y hasta ciudades que ostenten su nombre, solamente por citar algunos, tenemos el Hemiciclo a este personaje en la Ciudad de México, monumentos en ciudades como Coahuila, Baja California, San Luis Potosí y por supuesto Oaxaca, el busto que se encuentra en los jardines de la Residencia Oficial de los Pinos, es más, hasta en Guatemala existe una plaza que tiene el nombre de “Plaza México con una estatua del prócer mexicano reconociendo su actuar en la política internacional no intervencionista, de ahí que debemos recordar el discurso que pronunció cuando la República se restableció, que a la letra dice: “Mexicanos: encaminemos ahora todos nuestros esfuerzos a obtener y a consolidar los beneficios de la paz. Bajo sus auspicios, será eficaz la protección de las leyes y de las autoridades para los derechos de todos los habitantes de la República. Que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. 

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1727, fallece en Kensington, Gran Bretaña, el físico matemático y astrónomo inglés Isaac Newton; en 1881, muere Gabino Barreda, primer director de la Escuela Nacional Preparatoria; en 1916, Plutarco Elías Calles siendo Gobernador de Sonora, expulsa a todos los sacerdotes católicos de ese estado, ese mismo año Albert Einstein publica su Teoría de la Relatividad; en 1956, Francia le otorga su independencia a Túnez; en 1982, nace el futbolista polaco Tomasz Kuszczak; en 1984, nace en España el futbolista Fernando Torres.

Espero comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s