¿Y ahora, qué?…..

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Nos encontramos en la fase post electoral, donde la gran mayoría de los mexicanos presentíamos  que lo que se avecinaba, en caso de que el  candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, perdiera en las urnas, realizaría en los medios.

Como es de todos sabido, el pasado 1 de julio, los contendientes a la Presidencia de la República esperaron ansiosos que transcurrieran las horas para que a partir de las 20:00 hrs, se comenzaran a emitir los datos preliminares del conteo que realizara el máximo organismo electoral en nuestro país, el IFE, y mientras avanzaban los minutos la ventaja del candidato de la coalición Comprometidos por México, Enrique Peña Nieto conseguía virtualmente el cargo de titular del Ejecutivo Federal para el periodo 2012-2017, con una ventaja sobre su seguidor de alrededor de 6 a 6.5 puntos porcentuales.

Días antes de la jornada electoral, los cuatro candidatos a la Presidencia de la República firmaron un acuerdo de “civilidad”, y lo pongo de esta manera no porque no lo fuera, sino, porque como era de esperarse, AMLO acudió a la cita y aunque firmó de conformidad, sabíamos de antemano que si los resultados no le favorecían, haría de lado esta firma y se volcaría a las calles; la sorpresa fue que aunque no ganó, el día lunes 2 de julio las aceras del Distrito Federal y las demás entidades no sufrieron el rigor de los marchistas con protestas de fraude electoral, salvo la recién inaugurada estela de luz, que por motivos desconocidos se ha convertido en el sitio predilecto de los integrantes del movimiento “yo soy 132” para vanagloriar sus triunfos o derrotas como el ángel de la independencia lo es para quienes gozan del football; sin embargo, existieron quienes lo sintieron y de manera recurrente como los medios de comunicación, al estallar declaraciones de que sería impugnada la elección federal.

Por lo que corresponde a las consignas de este movimiento “yo soy 132”, que ha quedado más que esclarecido, que quien o quienes lo motivaron, armaron, condujeron y actualmente siguen operando, son militantes del Partido de la Revolución Democrática, que debemos reconocer es una idea innovadora, no forzosamente bien encausada, empero, bastante inteligente, lástima que se use a los jóvenes como escudo para fines políticos. Sinceramente en lo personal, me gustó muchísimo pensar que había comenzado una etapa en la juventud mexicana de verdadera crítica, un despertar de adolecentes racionales que veían con otro sentido la política mexicana, que se encontraban deseosos y sedientos de modificar lo que está mal hecho, de corregir errores del pasado, pero sobre todo, el cuestionar y reflexionar sobre las propuestas de quienes pretenden gobernarnos, pero todo fue una farsa. Definitivamente no comparto la idea de abuchear a ningún candidato por mas mal que nos pueda caer o por el simple hecho de no compartir sus ideas, eso es moralmente inaceptable, e intentando hacer a un lado mi tendencia ideológica y política, aun así,  me cuesta mucho trabajo comprender la saña con la que actuaron personas que se supone son universitarios y que han adquirido un conocimiento en las aulas, que demuestra nuevamente que no viene acompañado de educación.

Imaginemos por un momento que este grupo de universitarios, en verdad pudieran congregarse en aras de un proyecto común, de intentar cambiar una política pública, organizarse de manera tal que tuvieran los sustentos legales adecuados y las propuestas correctas para solucionar el problema de la falta de agua en el norte de nuestro país, solo por suponer un tema, seguramente a este grupo se unirían académicos, investigadores, representantes de la sociedad civil de renombre, organizaciones sociales, medios de comunicación y sin duda algunos políticos que apoyarían su proyecto y buscarían la factibilidad de proponer una estrategia en el actual gobierno y TODO México se hubiera unido hasta verlo consolidado; sin embargo, al haber funcionado como una máscara para un SOLO proyecto político, para acarrear votos hacia un candidato con el afán de únicamente dividir al pueblo mexicano, afortunadamente no prosperó.

Posterior a estas estrategias de campaña fallidas lo que correspondía, según hemos visto el actuar del candidato López Obrador, era buscar impugnar las elecciones, el pretexto, el que fuera, no es necesario justificar bien nuestra petición ante el IFE, ni ante su tribunal puesto que como nadie quiere un problema como el del 2006, a este personaje se le permitirá cualquier cosa con tal de darle gusto y que se apacigüe; sin embargo, ¿Nuestro estado de derecho donde queda?, ¿De qué sirve la voluntad de la ciudadanía?, ¿Para qué gastar tanto en la organización de las elecciones, si de todas maneras alguien va a querer contradecirlas?, ¿En verdad los mexicanos merecemos que nuestras instituciones cumplan caprichos insolentes?, en fin, existe un dicho que dice “Cada país tiene el gobierno que se merece”, probablemente tenga razón en cuanto a que no hemos sido lo suficientemente cautos e inteligentes para saber exigirles y demostrar que no somos una población irracional, que tenemos convicciones y si no ganó este señor, no es por fraudes electorales, sino por su aberración al poder y su sed de triunfo, que espero en verdad, que se vaya ahora si directito a donde el mismo propuso hace algunos meses a pregunta expresa de reporteros, cuando le dijeron ¿Y si no gana?, “Me voy a la  …….”, pues ahora cúmplanos.

Me parece interesante la forma en que está actuando este candidato, la única postura que comparto es el hecho del gasto excesivo en las campañas políticas; sin embargo jurídicamente en este país, no está contemplado un procedimiento real y conciso para anular las elecciones por esa causa, porque como lo han mencionado ya varios especialistas, el principal problema es que la investigación y fiscalización de estos recursos es hasta el mes de enero cuando ya sería Presidente quien hubiera caído en este tipo de irregularidades; sin embargo, si me gustaría ver que en algún momento se estipulara, aclarara, definiera y sobre todo se regulara un procedimiento para la comprobación de los recursos, porque el tema que se encuentra de moda ahora es la campaña de nuestro virtual ganador a la Presidencia de la República, empero, a mi me gustaría saber exactamente cuánto se gastó el candidato de Nueva Alianza, PAN y del mismo López Obrador, porque seguramente de los otros dos partidos “grandes” también existieron irregularidades y en cuanto al PANAL, probablemente ni gastaron los recursos, y que tal con las prerrogativas del Verde Ecologista, el PT y Movimiento Ciudadano, ellos al ir en coalición evitaron mucho gasto; entonces la pregunta sería ¿En dónde quedaron esos recursos?, ¿Quién o quienes agrandarán sus cuentas bancarias?.

Probablemente algunos me dirán que soy retrógrada o que esta propuesta no es la solución, sin embargo considero que una vía para lograr frenar un poco el tema de los topes de campaña sería centralizando las acciones, a que me refiero, a que el IFE realizara las contrataciones de manera directa con los proveedores, además de lograr reducir los costos por la gran cantidad de espectaculares, lonas, mantas, anuncios de radio y televisión, estaríamos plenamente seguros que se cumplirían con los espacios de radio y televisión que les correspondería a cada partido, y por otro lado se tendría la plena confianza en que aquello que tenga que contratarse por parte de los partidos como sería el suministro de los utilitarios que se entregan durante las campañas y que obviamente tienen que justificarlo, sería únicamente el porcentaje menor de los gastos que se realizan. Con esta medida estoy completamente cierto que no se acabarían las sospechas de rebases en los topes de campaña, empero, ya estarían en ciertos aspectos maniatados y con esto deberían irse bien derechitos. 

Si el problema que aqueja en estos momentos son los medios de comunicación, pues estaría resuelto, si otro tema surge como el de las movilizaciones en cuanto al gasto en transporte, pues realizar lo mismo, sacar una licitación pública, un concurso siendo el árbitro de esta el propio IFE, y que el que ofrezca mejor precio sea quien lo gane; tal vez algunas personas estarán en contra de este tipo de actividades, pero no es ningún delito y entendamos que son estrategias para posicionarse, lo cual no afecta a nadie, lo que sí es una trampa y que cada elección sobre todo a nivel local se lleva a cabo, son las movilizaciones donde los ciudadanos cambian de residencia, para votar en otra entidad lo que a mi parecer además de ser una porquería política, constituye un verdadero acto fraudulento porque está modificando el padrón electoral, los servicios públicos se ven afectados en el suministro por tener que abarcar mayor población y todo esto sucede en un lapso de 6 meses, porque como el requisito de vecindad es con ese término, al finalizar la jornada electoral, se regresan a sus entidades o municipios y lograron varias cosas; en primer lugar posicionar a un determinado partido político en una entidad que no figura y por ende mantienen el registro y las prerrogativas que reciben; como segunda conclusión, desestabilizan las elecciones en las entidades y crean grupos de choque con lo que hace que los ciudadanos puedan acudir con miedo a las urnas o definitivamente no ir y con esto logran bajar las tendencias electorales y reducir las diferencias; lo preocupante en este tema es que las autoridades lo han notado y no hacen nada al respecto, perfectamente se podría incrementar el tiempo de residencia para poder ejercer el voto en un cierto distrito, municipio o entidad porque nos damos cuenta que ese periodo es bastante corto, por lo menos si se obliga a la gente que deben tener mínimo un año o año y medio reduciríamos bastante este tipo de prácticas de corruptelas.

Dichas prácticas no son exclusivas de las elecciones locales o intermedias, por el contrario, en la pasada jornada electoral este tipo de acciones se registraron con frecuencia haciendo cambios de domicilio de los estados de Michoacán y Guerrero al Estado de México, de entidades como Veracruz y Tabasco que migraron temporalmente a Chiapas, en fin, es una práctica cotidiana que no debe ser permitida si nuestro anhelo es una verdadera democracia.

De esta elección presidencial me parece que se ha puesto mucho en tela de juicio y deberíamos recordar que se tuvo una participación ciudadana de un altísimo porcentaje al ser del 63.14% que si revisamos las cifras en elecciones anteriores se supera con mucho, lo que debiera leerse como una elección ejemplar en el tema del combate al abstencionismo, por otra parte la representación de los ciudadanos como visores electorales, la enorme cantidad de ciudadanos que se registraron ante el IFE para ser observadores de los partidos, los extranjeros, en fin, una cantidad impresionante de personas vigilaron la elección, no obstante, López Obrador desconfía de estos millones de ciudadanos e intenta en los medios de comunicación desdeñar los esfuerzos de un pueblo, entonces espero que así como acudimos a las urnas con un voto libre y que supimos que tampoco es bueno que un mismo partido cuente con una cámara de diputados y senadores completamente de su mismo lado, pues sepamos hacer un análisis de las cosas buenas y resaltarlas, porque mucho se ha escuchado de estas elecciones y lo que me parece se queda mas en la memoria de la gente es una mala impresión, verdaderamente considero una gran jornada electoral, sin embargo, coincido que el periodo de campañas presenta irregularidades, que hasta este momento serían suposiciones porque no podemos asegurar nada, ya que jurídicamente no existe ese modelo, ojalá se pueda modificar.

Dato Cultural:

Un día como hoy en el año 138, Antonino Pio es aclamado en Roma como nuevo emperador que hará un sistema tributario más justo; en 1099, muere Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador; en 1509, nace en Francia el religioso y reformista Juan Calvino; 1519, Hernán Cortés notifica al rey Carlos V la instauración del Ayuntamiento de la Villa Rica de la Vera Cruz; en 1940, se funda la 3er República Francesa; en 1962, se lanza el satélite “Telsat 1” por parte del gobierno Estadounidense, siendo el primero en cubrir telecomunicaciones; en 1973, Bahamas se independiza de la Gran Bretaña; en 1991, se elige Presidente en Rusia, siendo el ganador Boris Yeltsin.

Espero sus comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s