La Gioconda a la fama.

9 MARZO DE 2021 La Gioconda a la fama.

POR: VÍCTOR MANUEL REYES FERRIZ.

Existen miles de obras de arte extremadamente famosas, conocidas y reconocidas por la mayoría de las personas, algunos de ellos, con un conocimiento basto sobre las artes plásticas; otros, simplemente como observadores y gustosos de la cultura, y unos mas, sencillamente por cultura general; empero, esta pintura podríamos asegurar que todos la conocen, “La Gioconda” de Da Vinci o mayormente conocida como  la “Monna Lisa”. (palabra italiana para referirse a una señora).

Comencemos con algo de historia de Leonardo Da Vinci, ya que para muchos significaría un genio, de las mentes mas brillantes que ha podido disfrutar este planeta, un virtuoso científico, ingeniero, pintor, anatomista, poeta, escultor, arquitecto, escritor, en fin, incursionó en tantos ámbitos del conocimiento que por ello, portará siempre el reconocimiento de homo universalis, y que supondría de facto, un hombre exitoso desde sus comienzos, pero, no estarían del todo correctos; si bien es cierto que sus conocimientos no se encuentran en tela de juicio, su parte de éxito no lo acompañó durante toda su vida.

Leonardo nace un 15 de abril de 1452 en la localidad de Vinci en la provincia de Florencia, Italia, hijo de Piero Fruosino di Antonio da Vinci y de Caterina Buti del Vacca; el de profesión notario y ella campesina no pudieron asistir al bautizo de su hijo legítimo por no estar casados y dicho evento se llevó a cabo en la iglesia parroquial de Santa Croce; por ello, el nombre de este afamado genio es Leonardo di ser Piero da Vinci.

Vivió con su madre solamente los primeros cinco años, para que en 1457 cambiara su residencia a la casa del padre y abuelos, pero en 1460 su familia se muda a la ciudad de Florencia, y es a partir de ese momento que el progenitor de Leonardo comienza una travesía de matrimonios que terminará con una cuenta final de cuatro y otorgándole a nuestro protagonista, 12 hermanastros, con quienes no fundaría una estrecha relación ni siquiera de amistad y mucho menos al final de la vida de su padre con quienes tendría bastantes problemas por la puja de la herencia.

Llegado el año de 1466, a sus excasos 14 años, conoce a su primer gran maestro, Andrea del Verrocchio, con quien realizó sus pininos haciendo pintura de retablos y tablas, hasta la elaboración de grandes proyectos escultóricos en mármol y bronce. Será en sus 30 años de vida cuando parte a Milán, derivado de una carta que le envía al duque Ludovico Sforza poniéndose a su servicio y ofreciéndole en primer término la posibilidad de construir puentes portátiles, catapultas y diversas máquinas de guerra. En este periodo realizará dos de sus obras mas importantes “La Virgen de las Rocas” (1483) y “La última cena” (1495).

En el año de 1500, regresa a Florencia, y en este segundo periodo en su provincia natal, es cuando aparecerá su obra cumbre la “Mona Lisa” (1503). Esta obra presentó fuertes consideraciones para el artista ya que, se dice, la trasladaba en cada uno de sus viajes; por otro lado, en este cuadro de dimensiones no tan extravagantes como pudiéramos pensar (77 x 53 cm) aplicó por segunda ocasión la técnica denominada sfumato (difuminado), y con grandes novedades para la época, ya que, es un perfil a ¾ a través del cual, logra dar una profundidad, volumen y vitalidad a la imagen y por otro lado, no utiliza una línea de contorno entre la mejilla y el cabello, lo que proporciona una apariencia de espacio “aire” envolviendo a la figura. Mucho se ha mencionado alrededor de esta gran obra en cuanto si dicha mujer existió y definitivamente la respuesta es si; es el retrato de la esposa de Francesco del Giocondo, la señora Lisa Gherardini.

Este famosísimo retrato se encuentra en el museo del Louvre en el Ala Denon, sala 6, gracias a que durante los diversos viajes de Da Vinci, encontró cobijo en el castillo de Clos Lucé, y a partir de ese momento, formó parte de las colecciones reales, siendo exhibida en el castillo de Versalles durante el reinado de Luis XIV, y no sería sino hasta el año de 1797 que terminara su peregrinar, para colgar de manera definitiva, en las paredes de uno de los recintos culturales más importantes del mundo.

Hasta ese momento todo fue miel sobre hojuelas para la multicitada obra; sin embargo, el 23 de agosto de 1911, La Gioconda, es robada. Hasta ese momento no gozaba de la fama que al día de hoy tiene, es decir, a partir de esa circunstancia comenzará a ganar su fama mundial, principalmente por dos razones. La primera y la que la colocaría en el ojo del huracán, se deriva de las personas que, para la policía francesa, serían los principales sospechosos, el italiano con ascendencia polaca y rusa Guillaume Apollinaire y el ya entonces famoso padre del cubismo Pablo Picasso. Situación que por supuesto ninguno de los dos perpetuó el desafortunado incidente; sin embargo, comenzaría a generar gran expectativa en el diminuto cuadro; y la segunda fue que para la mayoría de las personas, era inconsebible que pudiese presentarse un robo en un museo de tal envergadura.

Unos años atrás, el Louvre también acaparó los titulares por otro asunto exactamente del mismo rubro, solo que en aquella ocasión habían desaparecido dos estatuillas que no eran obras de artistas reconocidos y no fue hasta la desaparición de la Mona Lisa, que en medio de las investigaciones apareciera el nombre del belga Honoré-Joseph Géry Pieret, quien se confesara como el ladrón de aquellas estatuillas pero no del retrato de la dama.

El museo permaneció cerrado durante una semana para tratar de que las investigaciones dieran resultados y, a partir de su reapertura, los pasillos de aquel recinto se encontraban atiborrados, no precisamente para admirar la obra de Da Vinci, que aún no regresaba a casa, sino para visualizar el espacio vacío que existía por lo que fue una humillación brutal para el cuerpo de guardías e intentaron por todos los medios darle pronta solución.

Pero no sería sino hasta el 10 de diciembre de 1913 que las autoridades darían resultados firmes. Vincenzo Peruggia, un empleado del propio museo, sin una alta preparación ni siendo un ladrón “profesional” fue el autor del hurto; los motivos, jamás fueron esclarecidos; sin embargo, lo único que quedó ratificado en sus declaraciones fue que la llevaba a italia para que regresara a casa, y por ello, cumplió una condena de un año y quince días de prisión, entonces, por todo ese escándalo mediático que se generó, podemos afirmar que el denominado por la propia prensa mundial, “El robo del siglo”, la obra de Leonardo conseguiría su máximo reconocimiento; empero, a los pocos días, comenzaría la Primera Guerra Mundial y tanto el regreso de la obra como la falsa intromisión de Picasso en dicho asunto, terminarían por no ser mas noticia.

A pesar de haberse diluido su “fama temporal” por el inicio del conflicto bélico, la basta cobertura mediática, logró, en su momento, convertir este robo en un asunto de estado, en un intento de mostrar al mundo que la policía francesa era mejor que el propio personaje ficticio de Sherlock Holmes; asimismo, las tantas leyendas que surgieron alrededor de que si la fémina retratada era la amada imposible de Leonardo, o que habían engañado al marido de ella y plasmaron un paseo en los bosques, incluso hasta cánticos logró desatar, sátiras cómicas, en fin, muchas historias surgieron, asi que, la fama de este cuadro no fue primeramente por sus trazos; empero, al pasar de los años se convertiría en la pintura mas estudiada por las academias de artes plásticas, la simetría que contiene, técnicas, avance en sus trazos y demás cualidades, definitivamente son las características que la mantienen, y con razón, como la obra mas reconocida del mundo.

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1839, se firma el tratado con Francia que pone fin a la llamada “Guerra de los Pasteles”; en 1842, Giuseppe Verdi, estrena en La Scala de Milán, su magistral ópera intitulada “Nabucco”; en 1916, el caudillo mexicano Francisco Villa, realiza una incursión militar en la ciudad de Columbus, Nuevo México en represalia al reconocimiento del gobierno de Carranza por parte del gobierno Norteamericano; en 1923, se crea en México la Confederación Nacional Agraria, que sería la primer organización nacional campesina; en 1959, sale al mercado la muñeca mas vendida en la historia, Bárbara Millicent Roberts, la famosa Barbie.

Espero sus comentarios en el correo vmrf@aperturaintelectual.com y recuerden qué en este espacio, las críticas no son bienvenidas, SON NECESARIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s