El Laberinto de la Chole y la sobreutilización de la palabra “somos”

Por: Rodolfo Munguía Álvarez

Con todo lo que pasa diariamente a nuestro alrededor ¿alguna vez se ha preguntado a usted, risueño lector, por qué los mexicanos somos como somos? Últimamente he escuchado a algunos editorialistas y conductores de radio decir que “el pueblo tiene el gobierno que se merece”, y agregan que, si México no fuera como es, podría aprovechar todos los recursos naturales que tiene y ser potencia mundial. Es muy lamentable que sigamos viéndonos, por un lado, de forma trágica, conquistados por otra cultura, corruptos y fiesteros y, por el otro, nos veamos como la mejor nación del mundo, “si muero lejos de ti”,como México no hay dos”... Si a mí me lo preguntan, somos mucho más que eso: somos solidarios, trabajadores, ingeniosos, creativos y, según las últimas encuestas, somos también una de las naciones más felices del planeta. Durante muchos años me preocupó el entender por qué somos como somos, más allá del “¡Viva México Camiones!” y “somos la raza más chida” proferida por uno de mis compositores favoritos: Alex Lora. En realidad, sí lo somos, no conozco otra nación que se autodenomine “chida”, sin embargo, en mi búsqueda, hace muchos años encontré el valioso ensayo del gran premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, titulado el “Laberinto de la soledad”, publicado en 1950, en donde nos describe alguna de las razones que podrían explicar el por qué el mexicano es como es, desde la época prehispánica, pasando por la conquista, la colonia, la Independencia, la Revolución Mexicana y lo que siguió a ésta. Es una obra que todo mexicano debería leer para conocer más de sí mismo, pero, sobre todo, para poder entender más al país en donde seguramente desarrollará todas sus potencialidades. Sus capítulos dan cuenta de diversos temas que van describiendo muchas de los diversos aspectos que conforman al mexicano y también a la mexicana, como el machismo o “la chingada”. Es importante entenderlo, porque probablemente algún día tengamos que explicarle a otra persona, a un extranjero o a nuestros hijos, lo que entendemos por “ser mexicano” y si es posible, hacerlo con orgullo y con sustento. Acabemos con viejas ideas de “como buen mexicano”, hizo las cosas mal; o que, “lo hecho a la mexicana” es chafa o mal hecho. El libro lo podrá encontrar usted en la biblioteca más cercana a su hogar, en el librero de sus padres, en el librero del tío que estudió Filosofía y Letras ―y se sigue creyendo prófugo del 68―, o adquirir en alguna librería, incluso en línea. Ya en otra oportunidad les hablaré de un libro escrito previamente titulado: “El perfil del hombre y la cultura en México”, de Samuel Ramos. Sólo les adelanto que con éste aprendí que la cultura mexicana es el resultado de nuestra historia, su música, el arte plástico, la literatura, el cine, los albures y hasta nuestros chistes ―con su argot diario―. Por favor escríbanme a mi correo electrónico: lector.frecuente@gmail.com o déjenme algún comentario en Apertura Intelectual o en Facebook, para que vean los que aquí me invitaron a escribir que sí, hay uno que me lee y es usted. No olviden también seguirme en Twitter como @GloopDr. Y si llegó hasta aquí y me escribe para decir cuántas veces escribí la palabra “somos” ―incluida ésta―, le daré un código gratis para un libro, autoría de quien escribe.

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s