Conflictos ancestrales, asuntos pendientes

18 DE MAYO DE 2021 Conflictos ancestrales, asuntos pendientes  

POR: VÍCTOR MANUEL REYES FERRIZ.

En estas últimas semanas hemos visto, leído y escuchado muchas versiones y posturas sobre el conflicto que reina entre los israelíes y palestinos, lo que probablemente no conocemos a fondo, es el por qué de estas circunstancias, solamente logramos recordar que no es un asunto nuevo, sino que lleva varios años y probablemente sean muchos más.

De manera muy breve apreciable lector, haré un resumen del origen de este conflicto que es milenario, es decir, desde la misma fundación y existencia de estas enormes culturas y utilizaré palabras muy simples para intentar explicar de la mejor manera posible, el por qué, de tanta problemática en dicha región, de antemano me disculpo por el lenguaje poco ortodoxo.

Comencemos con separar la historia bíblica del pueblo de Israel contra los estudios y hallazgos arqueológicos fehacientes, porque en primer lugar, la diferencia más fuerte nos lleva a un milenio, es decir, las pruebas científicas nos muestran un “estado de Israel” no tan legendario. En el contexto religioso, bíblico y bajo lo establecido en el pentateuco (los cinco libros que conforman tanto la religión cristiana como la judía), donde existe un éxodo de Egipto por parte de los Israelíes bajo el liderazgo de Moisés, el Reino de Israel, tendría vigencia desde el año 2100 y hasta el 587 A.C.  cuando fuera destruída la capital de Jerusalén a manos del imperio babilónico; en esta vertiente “histórica” este reino en realidad estaba formado por dos, el del norte, que es Israel, y el del sur que fuera el de Judá, de tal suerte que desde su fundación vislumbramos un conflicto patriarcal que a la postre se mantendrá vigente.

Por cuanto corresponde a la parte científica, o que al menos, nos aporta algunas pruebas, nos marca que el éxodo de Egipto se situaba alrededor del 1250 A.C.; empero, una gran diferencia que podemos apuntar es que esta migración es producida por poblaciones seminómadas y agricultores en busca de mejores condiciones de tierra, ya que debemos recordar que la tierra en la región es francamente infértil, pues bien, a estas alturas se podría mencionar que el primer conflicto REAL se presenta derivado de quienes deciden contar la “historia” sacra, y es que, dentro del “estado israelí” que estuvo conformado por 12 tribus que fundaron ambos reinos, una de ellas era la tribu de Judá que al comenzar a tomar protagonismo, supremacía y fuerza, formara el denominado reino del sur o de Judá bajo su figura central de Abraham; sin embargo, una tendencia de los historiadores dice que este personaje podría considerarse como un invento literario por parte de los escribas de Jerusalén para legitimar la hegemonía de la dinastía de David que pertenecía al reino del norte, Israel.

Conforme avanzaba el tiempo, llegamos a un punto crucial de esta encrucijada y es la aparición de otro reino en la cronología, el de Damasco, el cual, tuvo gran relevancia en el desarrollo del reino de Judá y donde las excavaciones arqueológicas, las comparativas de hallazgos encontrados relacionados con las épocas del periodo de bronce y posteriormente del de hierro, indican ya, un rastro presente muy fuerte de la civilización de Cisjordania que no pertenecía a ninguna de estas tribus originarias; en conclusión, podemos asegurar que todo este territorio, de origen, se encuentra poblado desde hace miles de años por personas con culturas, tradiciones y con sentidos de las creencias religiosas diferentes.

En relación al establecimiento de las capitales de ambos reinos, se puede afirmar que, Jerusalén en el norte y Siquén en el sur, al menos, hasta el siglo VIII A.C., no representaban el poderío que se ha pretendido instruir por lo que, aunque existía esa rivalidad entre tribus, no representaba una supremacía por parte de ninguno de los dos reinos en la región, ya que debemos recordar que por aquellos años quienes dominaban las tierras eran precisamente los fenicios con una importantísima presencia del reino de Damasco, por lo tanto diremos que si bien es cierta la trascendencia histórica de este pueblo, también es cierto que una parte muy importante en este conflicto proviene de la vertiente religiosa.

Situándonos ya en la historia contemporánea, esta región tuvo un nuevo conflicto al finalizar la Primera Guerra Mundial tras la desaparición del Imperio Otomano, donde la región de Palestina ubicada entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, considerada como sagrada por las religiones musulmana, judía y católica, se encontraba ya ocupada por una mayoría árabe y algunas comunidades musulmanas, dónde el Reino Unido, aprovechando los momentos de álgidez, prometió tanto los árabes como judíos diversas cosas que jamás cumplió, todo esto derivado de un mandato que recibió de la Liga de las Naciones para administrar el territorio palestino y la división que había pactado previamente con Francia respecto a Medio Oriente. Un punto clave en esta, realmente tragedia, se vislumbró al término de la Segunda Guerra Mundial, provocada por el holocausto, donde la urgencia de un estado judío cobró mayor relevancia y por lo tanto el 14 de mayo de 1948, mediante resolución de la ONU, se establece el estado de Israel; empero, al día siguiente se convierte de un conflicto local, a uno regional, ya que, Egipto, Irak, Jordania y Siria deciden atacar al estado recientemente asentado, lo que provocó la primera guerra árabe-israelí, que fuera conocida por los judíos como la guerra de independencia o de liberación.

Unos cuantos años mas adelante, en 1956, se prenderían las alarmas internacionales nuevamente, en esta ocasión debido a una crisis por el Canal de Suez que enfrentaría a Israel con Egipto que no llegó al combate en tierra pero si mostró una presión fuerte hacia Francia, Israel y Reino Unido; pero el gran detonante se presentaría entre el 5 y 10 de junio de 1967 cuando Israel se enfrenta ante una coalición árabe para tomar la Franja de Gaza, la península de Sinaí en Egipto, el territorio ocupado desde Cisjordania hasta Jordania y de los altos de Golán a Siria, logrando una victoria aplastante, que al día de hoy, podemos relatar todavía sus graves consecuencias, a pesar de que en 1973, un enfrentamiento que juntó a las fuerzas militares de Egipto y Siria pelearon contra Israel para recuperar el Sinaí que lograría ser entregado de manera final hasta 1982.

Un tema bastante complicado y que exacerba este conflicto proviene precisamente del ¿Por qué? establecer el territorio judío en una región que francamente iba a traer todos estos conflictos, pues bien, nuevamente entramos en la interminable pugna entre historia y religión, y es que, la determinación del organismo internacional fue basado mayoritariamente en que la tradición judía, dicha tierra es “la prometida por Dios” al primer patriarca Abraham; sin embargo, en esta “zona caliente” debería haberse contemplado que en la época romana, que fueron precisamente quienes dieron el nombre de Palestina, expulsaron a los judíos de este sitio 70 años después de Cristo; asimismo, al surgimiento del islam (Siglo VII D.C.) fue una zona ocupada por los árabes, para que finalmente existiera una dominación turca hasta el final de la primera guerra mundial. Por si no fuera suficiente el establecimiento de este estado, debemos recordar que se encuentra literalmente inmerso en Palestina, es decir, por un lado se encuentra Cisjordania que incluye la parte de Jerusalén oriental y por el otro la denominada Franja de Gaza que representa 41 km de largo por entre 6 y 12 km de ancho que colinda con mas ni menos que Egipto.

Y es precisamente esta región la que se encuentra actualmente en un conflicto bélico, porque en la Franja de Gaza domina el grupo Hamás, que nunca han reconocido los acuerdo que firmaron Israel y Palestina incluidos los acuerdos de paz de Oslo, donde la Organización de Liberación Palestina (OLP) reconoció el derecho de Israel a existir en paz y seguridad, renunciando a la violencia y terrorismo, pero la “manzana de la discordia” se resume con un nombre, Jerusalén, y es que el sitio sagrado para cristianos, judíos y musulmanes, es reclamada permanentemente su soberanía por Israel, adicionalmente para conseguirlo, han presionado al permitir asentamientos humanos ilegales, que de acuerdo al derecho internacional, se encuentran ya, en territorio fuera de sus límites y finalmente Palestina no ha sido reconocido como un estado, sino que su estatus desde el 2012, ante la ONU, es de “Estado Observador NO Miembro”.

Finalmente, este conflicto ha orillado a la diplomacia internacional a no pronunciarse de manera franca ante el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, salvo en el momento en que arribó Donald Trump a la presidencia de los EE.UU. que se convirtió en el primer mandatario del mundo en hacerlo, por lo tanto en estos momentos de reactivación del conflicto palestino-israelí, el presidente Biden se encuentra en un momento de mucha tensión y adicionalmente debemos recordar que son aliados permanentes ya que el país asiático es el principal proveedor de armamento al ejército de las barras y las estrellas. Esperemos que pronto puedan bajar los niveles de las aguas.

Dato Cultural.

Un día como hoy en 1291, se presenta la conocida “Caída de Acre” (Distrito norte de Israel) que fuera una de las batallas mas conocidas del Imperio Romano que marca el fin de las cruzadas, y es gracias a la invasión del rey egipcio Ptolomeo; en 1781, tras salir victorioso en la batalla de Sangarara al vencer a los españoles, Tupac Amaru II, líder de la rebelión indígena en Perú y Bolivia, es traicionado por uno de sus oficiales que lo entrega a los conquistadores para darle muerte; en 1784, el mexicano José María Alfaro, realiza el primer vuelo en globo aerostático de toda América Latina al sobre volar la ciudad de Xalapa, Veracruz;  en 1920, nace en Wadowice, Polonia, Karol Józef Wojtyla quien usara el sobrenombre de Juan Pablo II al convertirse en el Sumo Pontífice número 264 de la iglesia católica; en 1980, en el Condado de Skamania, Washington, se presenta la erupción del Monte St. Helens que es considerada la mas mortífera y económicamente devastadora catástrofe volcánica en la historia de EE.UU.; en 1994, México ingresa a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde convergen las economías más desarrolladas del mundo;

Espero tus comentarios en el correo vmrf@aperturaintelectual.com y recuerda qué en este espacio, las críticas no son bienvenidas, SON NECESARIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s