Los Derechos Humanos en la legislación mexicana contemporánea

Por: Luis Roberto Peralta Hernández

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos emerge como culmen de los conflictos armados de la revolución mexicana.

En su texto, se consagraron principios, bases ideológicas, políticas y derechos fundamentales, de tal magnitud, que sirvieron como base de los ordenamientos jurídicos mundiales en los albores del siglo XX, por ello fue catalogada como novedosa para su época.

Dentro de ella, se elevó a rango constitucional la tutela, defensa y salvaguarda de los derechos fundamentales de los que toda persona debería de gozar para el desarrollo de su personalidad e integridad, estableciendo la correlativa obligación del Estado, a través de sus autoridades, para además crear las leyes secundarias,  los instrumentos jurídicos-procesales que permitieran, por un lado, el pleno goce de su ejercicio y por el  otro, lograr su restitución para el caso de que el gobierno, a través de los servidores públicos, los vulneraran o restringieran mediante un acto autoritario. A ese cúmulo de derechos se les denominó en nuestro máximo ordenamiento jurídico Garantías Individuales. 

Nuestra ley suprema, a lo largo de su historia ha sufrido constantes reformas buscando adecuarse y ajustarse a las necesidades que la sociedad va presentando con su propia evolución; las modificaciones han influido en consecuencia, en la vida social, económica, administrativa, política, y cultural de la nación mexicana, sin embargo es quizás la publicada en el diario Oficial de la Federación en fecha  10 de  junio de 2011, la considerada por los especialistas de la materia, como la más trascendente dentro de sus más de 100 años de vida.

¿Cuál es la trascendencia jurídica de dicha reforma?

En primer término, se modifica la denominación del texto Constitucional que en su Título Primero, Capítulo I se denominaba De las garantías Individuales, por De los Derechos Humanos y sus Garantías; es importante resaltar que dicha reforma incluyó además, la modificación de distintos articulados de nuestro texto constitucional y en consecuencia, de igual manera, la reforma de códigos y normas reglamentarias tanto en el orden de gobierno Federal como Estatal y Municipal.

En un segundo término, se elevó a rango constitucional, es decir, colocando dentro del mismo nivel jerárquico que ella, a los Tratados Internacionales que en la materia hayan sido firmados por el Estado Mexicano, reconociendo también distintos principios jurídicos, entre otros,  el denominado Principio Pro Persona que implica que cuando alguna autoridad se encuentre en la disyuntiva sobre cuál legislación aplicar a un caso concreto, deberá atenerse a lo dispuesto por aquella que sea más favorable para la persona, sin importar si se trata de un Tratado Internacional, la Constitución o una ley.

En consecuencia, la mayoría de las leyes y códigos, así como las políticas públicas de los gobiernos en sus distintos órdenes han tenido que modificarse, ajustar su actuación acorde con ya no sólo con la legislación nacional, sino con la internacional, garantizar el pleno goce y ejercicio de los derechos fundamentales y reconociendo formalmente la actuación de los organismos internacionales en la materia.

El camino hacia la defensa de los Derechos Humanos ha sido largo y complejo en todos los países del mundo, máxime en países como el caso del nuestro y de la mayoría de las naciones de América latina, en los que la desigualdad, la corrupción, la migración, el desempleo, el subempleo, entre muchos factores que nos afectan, impiden una verdadera promoción y conocimiento de los derechos que nos asisten, la forma, los canales óptimos para poder ejercerlos y lograr desarrollarnos de manera plena dentro un marco legal tanto en lo individual como en lo colectivo.

Existe mucha gente en distintos ámbitos que menciona frases como: que los Derechos Humanos sólo sirven para los delincuentes, que únicamente entorpecen la labor de la autoridad, que para qué están si nadie los respeta, entre muchas otras opiniones, sin embargo, estimado lector a título personal yo les pregunto, con el acceso que cada uno de nosotros tenemos a las tecnologías de la información: ¿Sabemos realmente que son y para que sirven los Derechos Humanos?; ¿Sabemos cuales son los Derechos Humanos con los que contamos?; ¿Ejercemos de manera integral nuestro Derechos Humanos?; ¿Nosotros con nuestro actuar cotidiano respetamos los Derechos Humanos de los demás?.

Las respuestas para cada una de las interrogantes que se plantearon en el párrafo anterior, debería servirnos para reflexionar y como bien, lo indica la página que me da la oportunidad de compartir con ustedes éste tema, tengamos la apertura intelectual para saber que, el mundo cambia, las leyes en consecuencia cambian, pero si queremos que ese cambio sea para bien seamos partícipes de él. 

Constantemente vemos en las noticias, cuestionamientos relacionados con la libertad de expresión, el derecho a la información, los ciberdelitos, entre muchos otros que, innegablemente se encuentran relacionados con el ejercicio de los Derechos Humanos; incluso en temas como la obligatoriedad o no de la  vacunación contra la CoViD19 o la negativa de algunos países a recibir en su territorio a personas que provienen de determinada nación o a quienes les sean aplicadas ciertas vacunas de laboratorios específicos; todos ellos, son temas de actualidad que pueden y deben ser abordados bajo una perspectiva en Derechos Humanos y que, de ser posible, serán abordados bajo ese análisis en futuras colaboraciones dentro del presente segmento.  

“ Un derecho no es algo que alguien te debe dar;

es algo que nadie te debe quitar…”

Ramsey Clark

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s