Para tragedias griegas, las de mis tías

Por: Rodolfo Munguía Álvarez

¿A usted no le ha pasado, excelso lector, tener la intención de volver a leer aquellos libros de su juventud que o no entendió muy bien en aquel entonces o, le gustaron pero no disfrutó del todo porque eran lectura obligada de la escuela? Pues bien, hace pocos días platicaba con mis hijos que una maestra de la prepa nos enseñó que después de las tragedias griegas, no había ninguna historia realmente original en la literatura, y por ello, todas las nuevas obras eran, de una forma u otra, una versión modernizada de los antiguos textos griegos. En realidad no tengo argumentos que lo demuestren, pero recordé aquel libro de editorial Porrúa titulado: “Las siete tragedias griegas” atribuido a Sófocles, título que no le pudo quedar mejor, porque lo que nos narra son tragedias que le sucedían a las “personas” que básicamente habían abusado de su libre albedrío. Ya les platicaré después de algunas tías que, si se les hubiera dado el don de escritura, podrían escribir sus propias versiones de tragedias griegas en donde la protagonista, o sea ellas mismas, no tendrían otra opción más que cortarse las venas con un mazapán, superando al mentado Sófocles —aunque debo confesar que en algunas ocasiones yo me he sentido con una suerte digna de agregarle una octava tragedia al libro—. Del libro destaca la tragedia de Edipo Rey, (quien pasó a la historia por enamorarse de su propia madre ¡?) aunque también podíamos encontrar las tragedias de Antígona, Electra, Las Traquinias, Filoctetes y Ayax. Y todo esto se los platico, porque comencé a ver en la plataforma Disney +, la serie titulada Loki, en donde narra la historia de este personaje creado por Marvel, el simpático y no por ello menos #ComeCuandoHay, medio hermano de Thor, el famoso súper héroe extraído de la mitología nórdica. La historia, como muchas de la pantalla grande, tiene una trama sólida, con grandes efectos especiales, hasta que, por azares del destino, Loki comienza a enamorarse de sí mismo, lo cual me hizo recordar las grandes tragedias griegas que leí en la preparatoria. No le comento más, para no echarle a perder la serie, pero vale la pena ver algunas de estas películas de ciencia ficción por el simple goce o, por tener un tema de conversación con los más jóvenes de esta sociedad a quienes éstas les son por demás atractivas y piénselo, se lo merecen después de este largo encierro. Por ello, le recomiendo esta serie, si le es posible en compañía de sus hijos o sobrinos, que le expliquen un poco sobre estas nuevas historias mitológicas porque, de no hacerlo así, seguramente entenderá menos de la mitad de lo que está viendo y se quedará simplemente con la experiencia de los efectos especiales y la música. Ojalá y me pueda platicar qué le pareció esta serie y, si se anima a leer “Las siete tragedias”, en verdad que le van a sorprender gratamente y verá con otros ojos las tragedias que le suceden a usted, a las tías y a los amigos que tenga por ahí. Este libro lo podrá encontrar en su recámara de cuando era joven, en el librero de los abuelos, en alguna biblioteca pública o en su librería de confianza y ya sabe, por favor escríbanme a mi correo electrónico: lector.frecuente@gmail.com o déjenme algún comentario en Apertura Intelectual o en Facebook, si le gustó. También le invito a seguirme en Twitter como @GloopDr principalmente si le gusta escribir o conoce a alguien que le guste escribir y quiera publicar, difundir y ganar regalías ¡gratis y sin costo!

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s