Al toro por los cuernos

Por: Rodolfo Munguía Álvarez

¿A usted no le ha pasado, nostálgico lector, preguntarse de vez en cuando su lugar en el mundo? Ahora con la pandemia algunos días he estado un poco existencialista, preguntándome incluso, si el lugar que tengo en el mundo coincide con el lugar en el que la gente me ha colocado y cuál es ese lugar ¿usted no? Los datos de la pandemia en México, en este verano de 2021, han subido nuevamente y no puedo olvidar a aquellas personas que se han ido, injustamente, por una pandemia mal manejada por las autoridades incluso desde antes de salir de China. Pero, al toro por los cuernos ¿no creen? y por azares del destino me he encontrado varías veces en las últimas semanas con un clásico que leí por primera vez en el ahora lejano 2005: “El hombre en busca de sentido”, del psiquiatra austriaco Viktor Frankl. Éste libro narra la historia de un superviviente de los campos de concentración nazi, las emociones a su llegada, la despersonalización que sufrieron los prisioneros a golpes e insultos. La tragedia de verse separado de sus familiares y seres queridos, sumado a la angustia por no saber nada de ellos y hasta, el asombro de muchos por la ausencia de apetito sexual en un contexto que les borró toda humanidad, para limitarles solo al instinto más básico de supervivencia. En el libro, él nos narra como encontró fuerza en las peores dificultades, y logró salir adelante para poder alcanzar un único objetivo: sobrevivir.  Asimismo, el Dr. Frankl nos regala una de las más hermosas y emotivas enseñanzas, “a un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino”. Con ello, lector querido, entendí que aún en las circunstancias más difíciles, somos nosotros mismos los que tenemos la decisión de cómo sentirnos ante los distintos estímulos que recibimos en nuestro paso por la vida: si nos enojamos, es nuestra decisión. Si decidimos preguntarnos ¿qué debo aprender de esto? también es decisión nuestra. “El hombre en busca de sentido” ha sido traducido a más de 20 idiomas, desde su primera edición en 1946, así es ¡un año después de acabada la Segunda Guerra Mundial y por ende, de la propia liberación del autor! Si usted aún no lo ha leído y gusta de la psicología para entenderse mejor, encontrará mucho sentido en este libro. Si lo suyo son los temas relacionados con el holocausto, no se pierda esta obra. Por otro lado, si usted tiene interés por conocer una historia inspiradora y con ello provocar una emoción que dé origen a un cambio en la forma como ve la vida, bien vale la pena. Este es un libro corto que podrá encontrar nuevo en alguna librería o podrá adquirirlo en su versión digital en internet y leerlo desde su dispositivo electrónico; en cualquier caso, por favor escríbame para comentarme qué le gustó o qué no, pero con Apertura Intelectual, en mi correo electrónico: lector.frecuente@gmail.com, en donde también podrá recomendarme algún libro y, no olvide seguirme en Twitter como @GloopDr

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s