Y Hollywood se sigue apoderando de las historias olímpicas de invierno.

Por: Luis Felipe Aguilar Palafox

En vísperas de los próximos Juegos Olímpicos de Beijing 2022, describiremos otra historia de la vida real que fue llevada a la pantalla grande.

La película que tiene por título “Yo, Tonya”, interpretada por Margot Robbie, narra la vida no sólo profesional dentro del patinaje artístico de la estadounidense Tonya Harding; sino también del drama que vivió antes y después de alcanzar la fama.

Inicios.

Tonya nació en Portland, Oregon el 12 de noviembre de 1970; dentro del seno de una familia extremadamente problemática y con una madre obsesiva que la maltrató física y psicológicamente.

Con tan sólo 3 años, Harding incursiona en el patinaje artístico y ahí encontró una distracción de todos los problemas que tenía en casa.

Con base en un duro trabajo, Tonya empezó a destacar a partir de los 10 años, e incluso en 1989 ganó el Skate America.

La gloria.

En 1991 dentro del Campeonato de Estados Unidos, Tonya se convirtió en la primera patinadora estadounidense y segunda del mundo en realizar un Triple Axel, uno de los ejercicios más complicados aun a la fecha.

A pesar de llegar como favorita, Harding sólo alcanzó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville 1992.

El escándalo.

En 1994, el ex marido de Tonya, Jeff Gillooly, junto a sus amigos Shawn Eckhardt y Shane Stant, atacaron a Nancy Kerrigan, la rival número uno de Harding, golpeándola fuertemente en la pierna con una vara de hierro con el fin de que no pudiera calificar a los Juegos Olímpicos de Invierno de Lillehammer.

A pesar del ataque, Nancy logró competir y se llevó el segundo puesto olímpico, mientras que Harding sólo alcanzó la octava posición.

Pero para Tonya vino lo peor, fue inculpada de complicidad del ataque y los miembros de la Asociación Estadounidense de Patinaje Artístico decidieron retirarle su participación olímpica.

Meses después, Jeff Gillooly se declaró culpable y Tonya aceptó su participación en la conspiración por lo que recibió 3 años de libertad condicional, 500 horas de servicio comunitario y una multa de 160 mil dólares.

En el ámbito deportivo fue despojada de su título del Campeonato de Estados Unidos, se tuvo que retirar del mundial de la especialidad y fue vetada de por vida en el patinaje artístico.

De esta manera, Tonya Harding de ser la reina y consentida de Estados Unidos, se convirtió en la “Villana del Patinaje”.

Twitter @aguilarpalafox

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s