El muro (de Berlín) de la discordia

9 DE NOVIEMBRE DE 2021 El muro (de Berlín) de la discordia 

POR: VÍCTOR MANUEL REYES FERRIZ

Hace exactamente 32 años, un jueves 9 de noviembre de 1989 cuando el reloj marcaba casi las 19:00 hrs en la Europa Oriental, el pueblo de la Alemania del Este se encontraba completamente sorprendido y confundido debido a una declaración del vocero del Comité Central del Partido Comunista, Günter Schabowski que versaba “a partir de ahora es posible viajar al extranjero, es decir, el muro de casi 160 km y en partes con una altura de casi cuatro metros, no puede frenarles más”, fue un momento en que los habitantes de la entonces oficialmente llamada Deutsche Demokratische Republik (República Democrática Alemana) se amontonarían en el “Muro de Berlín” para, por fin a las 21:20 hrs, conseguir lo que 28 años atrás anhelaban, reunirse con familiares, amigos o simplemente escapar de una vida comunista y traspasar ese muro.

Es importante recordar en principio, por qué surge este muro de la vergüenza, y es que si nos ubicamos en aquellos años, solamente había transcurrido década y media del fin de la Segunda Guerra Mundial, la cual desde aquel momento, orilló a que el territorio germano fuera dividido en cuatro regiones según el “Acuerdo de Postdam” que ocuparon los estadounidenses, franceses, ingleses y soviéticos, por lo tanto, la entonces capital Berlín, también sufrió una fractura quedando separada una parte oriental comunista (soviética) y una parte occidental capitalista (de los aliados) dando así, origen a diferencias económicas trascendentales, que fueron desgastando la relación entre los sectores ocupacionistas, al grado de contar con dos monedas, dos sistemas políticos diferentes y por lo tanto, dos alemanias opuestas que fueron claramente representadas con el inicio de la construcción de una barrera divisoria física la noche/madrugada del 12-13 de agosto de 1961 hasta su ya mencionada caída.

¿Pero qué pasó durante esos 16 años entre el término de la Segunda Guerra Mundial y la representación física de la cortina de hierro?, bueno pues es el periodo conocido como la “Guerra Fría”, y para efectos de no distraernos de nuestro tema principal, lo tocaré de manera muy rápida, a pesar de que es precisamente este periodo el detonante para la construcción del Muro de Berlín. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, se confrontarán dos sistemas políticos totalmente opuestos; mientras que en occidente comienza una tendencia capitalista liderada por Estados Unidos y respaldada por los aliados (Francia e Inglaterra), la postura soviética mantiene un sistema comunista en donde de manera inmediata empezará una distención diplomática; empero, es importante mencionar que el término “guerra” probablemente está mal empleado ya que no existió en ningún momento un conflicto bélico entre estos 4 países, lo cual no significa que no utilizaran su poderío para generar, literalmente, problemas donde no los había y con ello crear enfrentamientos armados entre países que deseaban unirse al capitalismo contra aquellos que apoyaban la doctrina comunista.

Dejando a un lado la creación, absorción o mejor dicho imposición de adhesión al régimen de Repúblicas Rusas con lo cual surge la tan poderosa URSS (Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas), podemos asegurar que este periodo llevó a la humanidad a dos polos diametralmente opuestos, es decir, en materia de avances científicos y tecnológicos, podría atreverme a asegurar que es el mejor momento no solo de EE.UU. o la URSS, sino de la humanidad; empero, el otro lado de la moneda es el social, donde se generaron tantos odios que las consecuencias siguen imperando hoy en día, las diferencias ideológicas no solo se mantuvieron entre los gobiernos sino que ha permeado irreparablemente en sus poblaciones y se ha trasladado a las generaciones nacientes que, sin haber conocido los puntos de origen, aún mantienen esos “arrebatos irracionales” que conllevan a conductas bastante peligrosas para, nuevamente, toda la humanidad.

Retomando nuestro tema central, es la parte comunista bajo el régimen soviético de la entonces República Democrática Alemana (RDA), que comienza a percatarse que entre estos conflictos políticos, se presenta una situación insostenible, la cual, además de reflejar una clara diferencia económica entre el occidente que contaba con una creciente economía y el oriente sumergido en la pobreza, traspasa el papel, y comienza una migración de casi 2.7 millones de alemanes (según datos oficiales del propio sitio web del muro) del este hacia el oeste, pero lo más complicado es que dichas personas contaban con altos perfiles de educación en las aulas y en edades productivas, por lo que la determinación es implacable, se construye el muro y nadie más sale de “mi parte del pastel”, por lo que en una sola noche se levantan 155 km de una alambrada provisional que impedirá el paso de un lado a otro; cabe mencionar que existían 69 puntos de control para este efecto y quedaron, en principio, solo 12 para tener un mejor control. 

La construcción del armatroste de hormigón y acero de más de 200,000 toneladas de peso, 40,000 bloques de concreto, 1,2 mts de grosor y una altura media de 3,75 mts, no tiene una duración determinada ya que, conforme se iban presentando intentos de burlarlo, se iba endureciendo tanto la vigilancia como su elevación, es por ello que existieron ubicaciones donde el muro se encontraba a 3,5 mts de altura y otros que llegaba a los 4 mts, adicionalmente se construyó la denominada “franja de la muerte” que no era más que una zona que contenía un foso y una carretera por donde circulaban los vehículos militares y contaba con un sistema de alarmas, oficiales revestidos con armas largas, torres de vigilancia, patrulleros acompañados de perros las 24 hrs del día, todo esto para evitar que los habitantes dejaran la parte oriental, y el resultado “oficial” es que al menos 5,000 personas hicieron el intento, de las cuales, 3,000 fueron detenidas y unas 100 personas fueron abatidas, siendo la última el 5 de febrero de 1989.

Durante estos 28 años que la Berlín Oriental se mantuvo enclaustrada, se presentaron infinidad de acontecimientos que poco a poco fueron debilitando el poderío Soviético que, por cierto – comenzó con la unificación de tan solo 4 repúblicas y concluyó con 15- donde podemos resaltar hechos como la apertura fronteriza entre Austria y Hungría mediante la cual, un gran número de alemanes viajaban a ésta última nación para pedir asilo político, o bien un punto central es la desocupación de Afganistán por parte de la URSS, logrado gracias al apoyo recibido por parte los EE.UU., y si a esto le sumamos que esta primera fase comunista soviética que se presentó entre 1922 y 1991 existieron varios cambios de “la voz de mando” (Lenin, Stalin, Jrushchov, Brézhnev, Andrópov, Chernenko hasta Gorbachov) podremos entender que era solo cuestión de tiempo en que este régimen pudiera disolverse.

Adentrándonos un poco en el último titular de esta fase, podemos concluir que Mijaíl Gorbachov, a partir de su ambiciosa reforma económica, que dicho sea de paso era totalmente necesaria para la recuperación rusa, fue el eje para cerrar el ciclo de ese mandato de puño de hierro, ya que, la Perestroika orilló a la apertura económica, a una mirada democrática en su tema político y especialmente a la transparencia, ya que durante la fase comunista la información era bastante opaca debido a que el estado era el amo y señor de todo por lo que no estaba obligado a rendirle cuentas a nadie, de tal suerte que la separación total de las Repúblicas Soviéticas, que ocupaba en territorio 1/6 parte del mundo, el 21 de diciembre de 1991 con la aparición del “Protocolo Alma Atá” que hace posible la creación de la Comunidad de Estados Independientes (C.E.I) contando con las últimas 11 repúblicas que estaban adheridas a la URSS, siendo Armenia, Azerbaiyán, Bielorusia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán.

En resumidas cuentas, podemos concluir que es imposible ir en contra de las masas, es decir, los sistemas políticos “del pueblo” en un escenario utópico son perfectos, su problema es cuando se enfrentan a la realidad de su aplicación; el capitalismo, imperialismo, neoliberalismo o como se le quiera denominar al sistema que se basa en un libre mercado y democrático, siempre tendrá mayores beneficios y por supuesto seguidores y como dice un rimbombante dicho mexicano “para muestra basta un botón”,  imaginen la ironía de la vida que el único tramo de muro existente en el centro histórico de Berlín, se encuentra junto a la actual sede del Ministerio de Finanzas.

Nunca juegues con el Karma.

DATO CULTURAL.

Un día como hoy en 1939, en München, Alemania, se presenta un fallido atentado contra Adolf Hitler en la cervecería Bürgerbräukeller donde pronunció un discurso programado para terminar a las 22:00 hrs y al haberlo terminado 53 minutos antes evitó la explosión de una bomba que derrumbó el lugar por completo; en 1985, en Moscú, Rusia, un joven azerbaiyano de 22 años y de nombre Gary Kaspárov, le ganaba la partida final de ajedrez al consagrado campeón Anatoli Kárpov, con lo que se convertía en el campeón mundial más joven de dicha disciplina; en 2016, en Estados Unidos, el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, resulta victorioso ante su adversaria Hillary Clinton quien lideraba las preferencias y sorpresivamente perdió en las urnas.

Espero tus comentarios en el correo vmrf@aperturaintelectual.com y recuerda qué en este espacio, las críticas no son bienvenidas, SON NECESARIAS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.