A propósito de la FIL

Segunda parte

Por: Rodolfo Munguía Álvarez

Para hacer realidad la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se asignaron tareas y todos salieron en busca de los mejores. Los mexicanos somos muy creativos y los organizadores comenzaron a asegurar a los editores la participación de los principales bibliotecarios del país y del extranjero, principalmente de Estados Unidos de América. A los bibliotecarios se les aseguró la asistencia de las principales editoriales de México para que pudieran incrementar sus acervos. A los autores se les hizo la promesa de grandes audiencias y lectores ávidos de escucharlos. Y, aunque nada de eso estaba concretado, la primera se cristalizó gracias al voto de confianza, al buen deseo de aquellos que convocaron y un toque de ingenuidad, de esa que se muestra, aunque por dentro se intuya una cruda realidad. El éxito no estaba asegurado pero ¿qué podría salir mal si se reunía lo mejor de lo mejor? Otro ingrediente importante fue la visión de los organizadores, quienes nunca se vieron a ellos mismos pequeños o efímeros. Tuvieron la madurez para visualizar esta aventura como el gran evento cultural con posibilidades enormes y futuro exitoso. Así supieron convocar y convencer, con un gran plan de negocios, e incluyeron en esta etapa a funcionarios del gobierno, en especial al gobernador de Jalisco, a las autoridades de la Secretaría de Educación Pública y a la Presidencia de la República, a quienes entusiasmaron y subieron a este vigoroso tren que ya estaba en marcha. El sentimiento que se debía generar en los actores que formaron parte del proyecto original era que la feria estaba diseñada para ellos. Los bibliotecarios tenían que salir con la idea de que el montaje era exclusivamente para ellos, y así los editores, autores, traductores y, en especial, los lectores: el público de Guadalajara, sin el cual no hubiera sido posible llevarse a cabo. Al principio todo fue apoyo: a los libreros, para que tuvieran los mejores precios posibles para estar dentro de la FIL; y al público, para que su entrada fuera libre y que el dinero no fuera una limitante inicial que inhibiera la intención de estar en contacto con los libros. Con lo anterior en mente, los organizadores crearon, dentro de esos nueve días, un espacio exclusivo para los profesionales del libro: autores, traductores, correctores, diseñadores, editores, impresores, profesionales del papel, todos se daban cita para hacer negocios; cinco días llamados “días de los profesionales” y restringidos al público en general. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que los organizadores de la FIL escucharan al público lector de Guadalajara, que solicitaba ingresar desde el primer fin de semana para poder llevar a la familia y no hasta el jueves: y así se hizo. Desde entonces, los días de los profesionales son solo el lunes, martes y miércoles, permitiendo la entrada al público estos días a partir de las cinco de la tarde. En la primera edición todos los estantes eran iguales. Sí, unos con más espacio que otros, pero todos iguales y poco a poco la creatividad de los editores comenzó a florecer y se esmeraron en ser más atractivos para su público lector. Esto llevó a la feria a tener, en cada emisión, expositores más atrevidos, más expertos y creativos. Las edecanes tradicionales se pusieron patines, se recurrió a los globos, música, descuentos, segundos niveles, regalos y algunos eventos culturales comenzaron a presentarse en el marco de la feria. Continuará…

Le recuerdo mi correo electrónico lector.frecuente@gmail.com, y lo invito a seguirme en Twitter como @GloopDr, si le gusta leer o escribir. 

¡À la vous santé, monsieur!

Te invitamos a que califiques esta información.

Puntuación: 0 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.