Saturnalia = Navidad, ¿Conoces la historia de lo que festejas?

14 DE DICIEMBRE DE 2021 Saturnalia = Navidad, ¿Conoces la historia de lo que festejas? 

POR: VÍCTOR MANUEL REYES FERRIZ

Comienza diciembre y una gran mayoría de las personas que habitamos este planeta celebraremos las fiestas de fin de año en las que por supuesto está incluida la navidad; empero, por circunstancias tan diversas como puede ser fanatismo, tradición, permisividad, desconocimiento o simplemente no darle importancia al asunto, no conocemos realmente la historia del por qué festejamos navidad precisamente el 25 de diciembre.

Al “comienzo” de la historia, o mejor dicho, a partir del momento en que el ser humano decide contarla, no existía una forma detallada de registrarla, no había redes sociales o internet que proveyeran de información, por el contrario, se comenzaba a escribir y relatar lo que sucedía, por tanto, en pocas ocasiones tendremos certeza de lo realmente ocurrido; sin embargo, lo que ha sido claramente descifrado es que antes de las religiones monoteístas, las personas adoraban a diferentes dioses, los cuales, iban desde permitir que la tierra diera frutos hasta que el astro rey les permitía salir de las tinieblas, por lo tanto, al pasar los siglos e iniciar a propagarse cualquier religión que queramos tomar como ejemplo, se vuelve indispensable adecuar ciertos comportamientos a las tradiciones paganas que se realizaban; de tal suerte que, intentaremos establecer las semejanzas y diferencias entre la Navidad y la Saturnalia.

Parece importante recalcar que la navidad no es lo mismo que la natividad, porque el primer concepto engloba muchas tradiciones; es decir, el periodo de navidad, para muchos, comienza desde el momento en que se produce el “adviento”que proviene del latín “Adventus Redemptoris” y que significa “Venida del Redentor”, este periodo dura entre 21 y 28 días anteriores al nacimiento de Jesucristo y es el lapso en que los creyentes se irán preparando para el gran acontecimiento, además, este periodo marca el inicio del año litúrgico cristiano, y culmina con las “octavas”, que son las fiestas que se extienden por siete días posteriores a la celebración inicial, de tal suerte que el 1 de enero se daría por terminada la navidad; por su parte, la natividad se refiere al propio acto de nacer; es decir, solamente al 25 de diciembre, donde para efectos prácticos podemos referenciarlo a las millones de imágenes que hemos visto de Cristo en el pesebre acompañado de María y José, los ángeles, los pastores, los animales del granero e incluso a 3 sabios que le acompañan; lo que por cierto, según la propia relatoría cristiana, no deberían aparecer en dicha representación porque su aparición debería ser varios días después cuando lo van a visitar y le llevan los regalos en clara veneración.

Ahora bien, la “Saturnalia” o “Fiestas Saturnales”, eran celebraciones romanas que que incluían un sacrificio en el Templo de Saturno con la finalidad de rendir culto al Dios del mismo nombre, que representaba la agricultura y la luz, de tal suerte que, estas celebraciones abarcaban del 17 al 23 de diciembre (calendario romano, anterior al juliano y gregoriano), donde se festejaba el triunfo de la luz sobe la oscuridad, esto porque se presenta de manera NATURAL el solsticio de invierno que es el día en que el sol alcanza su punto más bajo, por lo tanto, durante este periodo las celebraciones tomaban un giro bastante simpático, y es que las calles y hogares se iluminaban con velas, todas las labores se detenían, los comerciantes, soldados e incluyendo las del campo, precisamente porque ya no eran fechas de cosechas y se realizaban banquetes públicos se intercambiaban regalos entre familiares y amigos, y los roles sociales se intercambiaban, es decir, los amos atendían a los esclavos y el costo de estas conmemoraciones era absorbido por el propio estado romano; posteriormente para el día 25 de diciembre se realizaba la festividad del “Natalis Solis Invicti” y para el siguiente día, se festejaba el “Háloa” que era de origen griego y rendía tributo al campo nuevo fertilizado en honor a la Diosa “Ceres”, de quien se tomó el nombre para la palabra “cereal” que conocemos actualmente.

Dentro de estas festividades al Dios Saturno, encontramos que por determinación de los diversos jerarcas romanos que ostentaban el poder durante determinado periodo de tiempo, fueron reducidos o incrementados los días de celebración, siendo el caso de Augusto y Calígula respectivamente para dejarlas en 3 y 5 días. En términos generales, la celebración de estas fiestas data aproximadamente del 400 A.C. hasta el siglo V o VI de nuestra era, a pesar de ya estar bastante consolidado el cristianismo.

Con estos antecedentes podemos comenzar a visualizar que al igual que sucedió con los países conquistados de manera militar, la religión utilizó las mismas “armas” pero en torno a la ideología, porque siempre será mucho más fácil acceder a la voluntad de la gente por la vía del miedo y el entendimiento (aunque parezca una contradicción) al intentar suplantar sus tradiciones que por la vía de una imposición a golpes, me explico, al utilizar la vía del entendimiento, me refiero a que “respetaron” sus tradiciones y solamente les cambiaron los nombres, ya no se usaba a su Dios Saturno y se le nombraba Jesús; y por el tema del miedo, es mediante la instrumentación de personajes oscuros a quienes los paganos temerían en caso de no aceptar las nuevas ideas, por lo tanto, la idea cristiana fue permeando poco a poco hasta convertirlos en creyentes, absorbiendo y fusionando las celebraciones paganas locales hacia lo que se convertiría en la relatoría de su dogma.

Por supuesto que este proceso no se dio de la noche a la mañana, tenemos que recordar que el inicio del cristianismo se basó en la constitución de pequeñas iglesias que se iban consolidando en la sociedad y poco a poco fueron creciendo y expandiéndose por diversos pueblos hasta llegar a tocar las puertas de emperadores como fue Constantino; empero, para esas fechas ya debemos ubicarnos que era el año 312 de nuestra era, es decir, pasaron 4 siglos del “nacimiento de Cristo” para que el cristianismo rozara las cúpulas, y finalmente en el año 381 el emperador Teodosio daría la estocada final contra el paganismo al instituir al cristianismo como la religión oficial del imperio; ahora bien, por la parte eclesiástica no existe en ninguna parte de las sagradas escrituras una fecha determinada para el nacimiento o la muerte de Cristo, además, debemos agregar el ingrediente de los 3 cambios de calendarios (romano, juliano y gregoriano) que han existido para determinar las fechas, y finalmente recordar que no fue sino hasta los años 320-353 de nuestra era, que el papa Julio I sería el primero en orientar el 25 de diciembre como fecha del nacimiento a pesar de que desde aquellos tiempos se consideraba el nacimiento de Jesucristo en la primavera; posteriormente en el 440, el papa León Magno establece la fecha como definitiva, pero no fue sino hasta el 529 cuando el emperador Justiniano la instituye de manera oficial a todo el imperio romano basado en el calendario gregoriano que actualmente nos rige.

De todo lo anterior podemos darnos una idea un poco más precisa del por qué hasta entre quienes profesan la religión cristiana, celebran las fechas diferentes, y para muestra basta un botón. Para la tradición occidental (católicos, ortodoxos y protestantes) el periodo de preparación para el nacimiento de Cristo se presenta 4 domingos anteriores, pero para los de oriente (cristianos y ortodoxos) comienza cuarenta días antes, y más aún, para los pocos cristianos de Egipto que son alrededor del 15% de la población se festeja el 6 de enero, y los ortodoxos rusos la celebran el 7 de enero por mantener el calendario juliano; y así como existe diferencia en fechas para la celebración, existen elementos que fueron tomados de tradiciones paganas de todos los pueblos, al grado de incorporar el tan emblemático “Árbol de Navidad” que tiene su origen en dos culturas diferentes, una, la mitología nórdica haciendo referencia al árbol de la vida que fuera aprovechado por San Bonifacio en el siglo VIII para encaminar el rito cristiano en las comunas del norte de Europa, el cual, era adornado inicialmente con manzanas haciendo presente el pecado original de Adán y Eva y velas para expresar la luz que Cristo trajo al mundo, y la otra de la costumbre ancestral celta que retomaba de los babilonios la práctica de cortar árboles para adornarlos y dejar regalos debajo del mismo. Sea cual fuere el origen, lo único que nos queda muy claro es la similitud entre los rituales paganos de tener fuego que evocaba la manera de purificar alrededor de un árbol.

A manera de cierre y para no extender demasiado este espacio, me gustaría compartir que todos y cada uno de los “accesorios” que le colgamos a la navidad, tienen su origen en prácticas paganas que fueron sustituidas, de tal suerte que el dogma cristiano es una fuente inagotable de recursos tan heterogéneos como pueblos que fueron adquiriendo la religión y fue tropicalizada según era requerida de modo tal que cuando entre tanto enredo no se haya salida, la conclusión la determinan como fe.

Felices fiestas….?????

DATO CULTURAL.

Un día como hoy en 1503, nacía en Saint-Rémy, Francia, el astrólogo, botánico, escritor, médico y traductor Michel de Nôtre-Dame, mejor conocido como “Nostradumus”, quien es autor de uno de los libros más polémicos “Les Prophéties”;  en 1799, fallecía en Mount Vernon, Estados Unidos, el cartógrafo, estadista, ingeniero, político y revolucionario George Washington, quien fuera el primer presidente de los Estados Unidos y es considerado como el padre de la patria; en 1955, en New York, Estados Unidos, en la sede de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, son admitidos como estados miembros los países de Albania, Austria, Bulgaria, Camboya, España, Finlandia, Hungría, Irlanda, Italia, Jordania, Libia, Nepal, Portugal, República Democrática Popular de Lao, Rumania y Sri Lanka; en 1961 en New York, Estados Unidos, en la sede de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, es admitido como estado miembro la República Unida de Tanzania.

Espero tus comentarios en el correo vmrf@aperturaintelectual.com y recuerda qué en este espacio, las críticas no son bienvenidas, SON NECESARIAS.

Te invitamos a que califiques esta información.

Puntuación: 0 de 5.

Un comentario en “Saturnalia = Navidad, ¿Conoces la historia de lo que festejas?

  1. Muy importante saber como festejamos nuestras fiestas navideñas.
    El hombre siempre tiene la necesidad de creer en algo y vamos dando por sentado que son las fechas que nos marca en un calendario que real.ente no sabemos cuando exactamente nació el niño Dios.
    Felices fiestas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.