El ejercicio de Derechos y sus Obligaciones

Por: Luis Roberto Peralta Hernández

En colaboraciones anteriores dentro del presente espacio, he tenido la oportunidad de compartir con ustedes distintos temas que, derivado de la amplitud y la cotidianidad de la presencia de lo jurídico en la vida del hombre se entrelazan y forman parte de un entramado de relaciones reguladas por el derecho.

Es así que cada uno de los temas abordados, se vinculan creando una unión como cada una de las piezas de un rompecabezas que, si bien sus distintas formas y diferencias indicaran no coincidir, si son necesarias para comprender un todo a partir de cada una de sus partes.

En no una, sino varias de las mencionadas colaboraciones he aseverado que una de las principales características de las normas jurídicas es la bilateralidad de ellas, que consiste a groso modo, en que al mismo tiempo que ésta concede un determinado derecho o facultad, existe una correlativa obligación propia o ajena relacionada con el ejercicio de ésta.

Es precisamente, éste principio básico del que considero que podríamos o quizás lo correcto sería en reflexionar para comprender muchos de los problemas que como sociedad nos aquejan de manera recurrente en nuestro país.

Me explico y someto a su consideración estimado lector:

De manera recurrente escuchamos hablar a cualquier persona y de cualquier edad, que los derechos que les asisten o que tienen la facultad de exigir se dan de manera casi automática pero, sabrán que ese concepto tan al parecer simple, lleva inserta una indisoluble obligación.

El otro día escuchaba atentamente a una personita que cursa actualmente la primaria platicando acerca de que la maestra les había explicado algo relacionado con los derechos humanos, me explicaba emocionada algunos de los derechos que tenía como niño y todo lo que podía hacer o “no le podían hacer”, hasta ahí todo bien; al concluir su relato le comenté ¡perfecto!, se ve que pusiste atención y comprendiste muy bien la clase, pero sabes que los derechos de los que tu gozas y que debes de gozar también implican deberes y responsabilidades en su ejercicio; su respuesta fue: eso no me lo dijo la maestra.

Mi cuestionamiento no fue para desilusionarle ni mucho menos desestimar su aprendizaje, sino más bien que bajo un enfoque crítico, comprendiera que no podríamos vivir en un entorno, como desafortunadamente ocurre actualmente en nuestro país, en el que exigimos nuestros derechos (situación completamente válida) pero no queremos cumplir con nuestras obligaciones, las cuales nacen de la misma norma que nos los concede.

Del párrafo anterior, estimado lector ahora le pregunto ¿Habrá alguna situación en su entorno próximo (familia, trabajo, colonia, estado, etc.) en el que usted considere que se exige el ejercicio de un derecho pero no se está dispuesto a cumplir con determinada obligación?

La respuesta a tan simple pregunta puede ser resuelta conociendo o no de ley y normas jurídicas (conceptos que no son sinónimos aunque muchos los suelen confundir), el hijo está dispuesto a exigir el ejercicio de sus derechos pero no siempre está dispuesto cumplir con determinadas obligaciones; todos nos quejamos de la enorme cantidad de baches, mal servicio de limpia, etc. (servicios que compartimos la colaboración anterior en este espacio corresponden originariamente a los municipios) pero que tanto estamos dispuestos a cubrir el pago del impuesto predial o servicio de agua potable, drenaje y alcantarillado; nos quejamos del tráfico pero nos estacionamos “nada más 5 minutos” en un lugar prohibido, doble fila o en un carril prendiendo las luces intermitentes como si ello permitiera a los demás vehículos atravesarnos; pedimos mayor seguridad o compromiso de los servidores públicos relacionados con la seguridad, pero es la sociedad la primera en faltar al respeto a la autoridad, cuestionar sus procedimientos o impedir que realicen su trabajo, incluso retando la figura que representan.

Como podemos apreciar, desde la célula básica de la sociedad que es la familia, debemos lograr ser y hacer responsable a cada miembro de ella, que a su vez se traduzca en un compartimiento colectivo deseable y por supuesto necesario.

A lo largo del camino del suscrito como docente por las aulas en los distintos niveles educativos en los que he tenido la oportunidad de impartir cátedra, derivado de mi formación profesional, he abordado el tema de las normas que forman parte del mundo del deber ser, dentro de las que encontramos las sociales, morales, religiosas y por supuesto las jurídicas, tratando de explicar las características propias y distintivas de cada una de ellas, al abordar dicho tema, he buscado que el alumno, al igual que ahora usted estimado lector, reflexione que es un tema que pudiera resultar tan simple y quizás fácil de entender pero siendo necesario comprenderlo con la finalidad de sentirse parte de la idea del contrato social de Juan Jacobo Rousseau y ser parte funcional de la estructura social como sostiene la teoría de Durkheim.

El concepto de derecho y de obligación forman parte de un todo necesario para lograr el equilibrio que se debe de establecer dentro de cualquier relación interpersonal y en sociedad para lograr alcanzar objetivos comunes, esperando que quien me haga el favor de la lectura de ésta colaboración me ayude a permear en sus círculos cercanos el reconocimiento de trascender a las nuevas generaciones a partir del ejemplo por el respeto a los demás, la supremacía de los valores, el apego a la norma jurídica y por las leyes en aras del bien de todos.

“Para hacer escuchar lo que decimos, es necesario ponerse en el lugar de aquellos a quienes uno se dirige”

Jean Jacques Rousseau

Te invitamos a que califiques esta información

Puntuación: 0 de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.