La maldición de la orejona

Por: Luis Felipe Aguilar Palafox

Se aproxima la final de la edición 2021-22 de la UEFA Champions League, y los jugadores tanto del Liverpool como del Real Madrid deben de estar al tanto de una situación a evitar que involucra la superstición.

La llamada “maldición de la orejona” se ha hecho presente en diversas ocasiones y trata de que, si un jugador toca el trofeo al salir al campo de juego, su equipo resulta el perdedor del partido.

Han sido varias las ocasiones en las que se ha presentado:

  • En el 2004 el Mónaco perdió la final por 0-3 vs el Porto, luego de que Ludovic Giuly frotó el trofeo al salir a la cancha, además el jugador galo salió lesionado al minuto 23.

  • Tan sólo un año después, en el 2005, Paolo Maldini hozó tocar el trofeo al saltar al campo. El Milan ganaba por 3 a 0 al Liverpool y parecía que no habría maldición, sin embargo, en un partido histórico, el equipo inglés logró el empate y se llevó el título en la tanda de penales.

  • Otro caso se dio en el 2012, cuando el jugador ucraniano Anatoliy Tymoshchuk del Bayern Münich rozó el trofeo. El equipo alemán ganaba 1 a 0 al Chelsea, pero al minuto 87 Didier Drogba dio el empate a los “blues” para posteriormente llevarse el título en serie de penaltis.

Obviamente es una superstición, y todos esperamos que sea un gran partido en el que gane el que mejor futbol practique y sin ayuda arbitral, pero por si las dudas, los 22 jugadores que salten a la cancha deberán contenerse las ganas de tener la ansiada “orejona” entre sus manos hasta que el partido haya terminado.

Twitter @aguilarpalafox

Te invitamos a que califiques esta información.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.