Phelps contra el mundo

Por: Luis Felipe Aguilar Palafox

¿Quién iba a pensar que el festejo de un atleta fuera el motivo para erradicar unos trajes para natación?

Pues esto se dio gracias al estadounidense Michael Phelps.

En 1998 Adidas comenzó con el desarrollo de los súper trajes de la natación, incluso la leyenda australiana Ian Thorpe reconoció la ventaja y se unió al uso del súper traje.

A pesar de las críticas y controversias, cada vez más nadadores comenzaron a utilizar esa innovación, por lo que, para no quedarse atrás de la firma alemana, Speedo desarrolló un traje más cómodo y con mejor tecnología, el “Fastskin”, justo antes de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

Durante esos Juegos Olímpicos, el 80% de los medallistas utilizaron el diseño de Speedo.

A pesar de lo fácil que parecía nadar con ese traje al ver a Thorpe, la mayoría de los nadadores preferían mayor libertad en los hombros.

Por tal motivo los trajes siguieron evolucionando durante los siguientes 8 años, llegando a incluir en ellos unos plásticos hidrofóbicos que daban mayor flotabilidad, además de otorgar mejor forma y aumentar la circulación sanguínea a través de la compresión.

En 2008 el super traje de moda el “Laser”, y en los Juegos Olímpicos de Beijing se rompieron prácticamente todos los récords olímpicos y un tercio de los récords mundiales.

Por un lado, era increíble observar tantos récords caer, pero esto ocasionó aún más controversia, ya que se trataba de trajes en exceso caros y no todos tenían la posibilidad de acceder a ellos, estaban por arriba de los $500 dólares y eran prácticamente desechables.

No se sabía si en verdad el vencedor era mejor nadador o era un producto de patrocinios o apoyos.

Un año después, en el Mundial de la FINA de Roma 2009, esos súper trajes habían quedado atrás ya que marcas como Arena y Jaked fabricaron trajes 100% de poliuretano.

Uno de los que usó este tipo trajes fue el alemán Paul Biedermann, quien terminó siendo muy superior a Michael Phelps en la final de los 200 metros libres.

Esta humillación le dolió de tal forma a Phelps que amenazó con retirarse si no se hacía algo al respecto de los súper trajes.

En la final de los 100 metros mariposa se enfrentaron el propio Phelps y el serbio Milorad Cavic, quien estuvo a 1 centésima de segundo de quitarle a Michael la perfección un año antes en Beijing, y era en ese entonces el poseedor del récord mundial utilizando un súper traje.

Michael Phelps logró la victoria, y como festejo mostró a todos su traje convencional dando el mensaje de que la planeación y el esfuerzo pueden llegar a ser más importantes que la ciencia, tecnología y dinero.

Twitter @aguilarpalafox

Te invitamos a que califiques esta información.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.