Los seguros y las aseguradoras

(Segunda Parte)

Por: Luis Roberto Peralta Hernández

Retomando lo expresado en la colaboración de la semana anterior, el contrato de Seguro es aquel por virtud del cual, una empresa denominada aseguradora, se obliga mediante el pago de una prima a resarcir un daño o a pagar una determinada suma de dinero a otra denominada asegurado, o bien a nombre de ésta al verificarse una eventualidad prevista en él.

En nuestro país, lo relacionado con los seguros se encuentra regulado en la ley denominada Ley de Instituciones Seguros y Fianzas publicada en el Diario Oficial de la Federación el 4 de abril de 2013.

Dentro de la ley en comento se establece que: una operación activa de seguros es en el caso de que se presente un acontecimiento futuro e incierto previsto por las partes, una persona, contra el pago de una cantidad de dinero, se obliga a resarcir a otra un daño, de manera directa o indirecta o a pagar una suma de dinero.

Los seguros podrán contratarse dentro de los siguientes rubros:

a) Vida

b) Accidentes y enfermedades, en alguno o algunos de los ramos siguientes: Accidentes personales; Gastos médicos, y Salud

c) Daños, en alguno o algunos de los ramos siguientes: Responsabilidad civil y riesgos profesionales; Marítimo y transportes; Incendio; Agrícola y de animales; Automóviles; Crédito; Caución; Crédito a la vivienda; Garantía financiera; Riesgos catastróficos.

Como ya fue mencionado, al hablar de seguros tenemos que partir de considerar que se trata de un contrato, por lo tanto, la cobertura o la protección nace de un acuerdo de voluntades en el que, además de presentarse el desarrollo del caso fortuito, tendrá que ocurrir dentro de un determinado periodo de tiempo, ya que es un acto de vigencia determinada, es decir que, cuenta con una fecha de inicio y una de término. Una vez signado el contrato la aseguradora emitirá la denominada póliza.

Parte de los compromisos asumidos parte del asegurado implican el pago de lo que denomina prima que no es más que el costo del seguro, éste puede ser cubierto en una sola exhibición por la vigencia del seguro o bien, en parcialidades. Es importante considerar que dentro de la segunda opción, regularmente al ser un pago fraccionado suele incrementarse el costo.

Por cobertura podemos entender que es la responsabilidad asumida por la compañía de seguros hasta el límite convenido y las consecuencias asumidas como parte del riesgo. Una vez que el acontecimiento objeto del contrato se presenta, éste se denomina como siniestro y es cuando la aseguradora tendrá la obligación de realizar el pago de la suma asegurada.

Es importante mencionar que cada aseguradora cuenta con productos con coberturas que podríamos considerar genéricas, sin embargo, es necesario que antes de contratar un seguro, el asegurado tenga la opción de conocer por un lado que abarcan y por el otro, saber que existen adicionales que dan la posibilidad de tener un seguro personalizado, ajustado a las necesidades y características propias del cliente tanto en condiciones como montos.

Dentro de las coberturas más comunes que se incluyen por ejemplo dentro de los seguros de vida encontramos: para el fallecimiento, gastos funerarios, enfermedad terminal, invalidez total o parcial, así como lo relativo a la asistencia, seguridad o garantía escolar.

A pesar de la normatividad, la autoridades de nuestro país estiman que sólo 3 de cada 10 coches que día con día circulan en nuestro país cuentan con un seguro, de manera general, las aseguradores cuentan con tres rubros de cobertura que son la amplia, la limitada y la responsabilidad civil, como ya fue mencionado en los párrafos anteriores, cada una de ellas puede ser ajustada de acuerdo con las necesidades de cliente y con los servicios que cada aseguradora cuenta.

Las principales coberturas que incluyen los seguros de automóviles tenemos que son: Daños materiales, éste implica los daños o pérdidas que de carácter material pueda sufrir el vehículo, Robo del vehículo, dentro de éste es importante considerar que de acuerdo con la póliza contratada, existen seguros que reponen la unidad, hacen el pago de una suma de dinero que puede ser con respecto al valor factura o valor comercial del mismo, gastos médicos a ocupantes, asistencia vial y legal así como responsabilidad civil.

La responsabilidad civil dentro del campo jurídico es definida por Geneviéve como: el conjunto de reglas que obligan al autor de un daño que ha sido causado a otro sujeto. A reparar dicho perjuicio mediante el ofrecimiento de una compensación a la víctima.

En atención a lo anterior podemos identificar que el objeto de la cobertura de la responsabilidad civil implica restituir las cosas al estado en que se encontraban antes del siniestro o cubrir un monto equivalente a éste. La responsabilidad civil nace a partir de una acción u omisión creada a través de la negligencia o dolo que causa un daño a un tercero.

Como podemos apreciar estimado lector, el mundo de los seguros es sumamente amplio, lo importante es considerar que, para el caso de buscar contratar uno, no vayamos por aquel que sea el más barato, sino por aquel que cumpla mejor con nuestras expectativas y necesidades. En México existe un organismos como la CONDUSEF que realizan análisis de las aseguradoras en las que, se puede ver quienes de ellas cuentan mejores calificaciones, mayor tasa de reclamaciones, entre otras variables que nos permitirán tomar la mejor decisión.

“La vida es una especie de juego de azar, donde todo el mundo piensa que el de al lado sabe que está pasando”

Francisco de Quevedo

Te invitamos a que califiques esta información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.