Incoherencias de los sindicatos.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Al día de hoy, han pasado ya 271 días de la publicación del Decreto de Extinción de la Compañía Luz y Fuerza del Centro y como la mayoría de las cosas en nuestro bendito país, NO PASA NADA.

Si bien es cierto que las causas, por lo menos financieramente hablando, están plenamente justificadas para desaparecer este elefante blanco que duró con esta razón social únicamente quince años, empero, la problemática del servicio se remonta desde diciembre del año de 1974, cuando se publica el decreto de disolución y liquidación de las Compañías Luz y Fuerza del Centro, Toluca y Pachuca, así como Compañía Mexicana Meridional de Fuerza S.A., para ser absorbidas por la Comisión Federal de Electricidad, también es cierto que la manera de llevar a cabo esta extinción no fue del todo correcta.

Por lo que podemos ver, este intento de extinción no fue la primer batalla en este campo, ya con anterioridad se vislumbró, que la energía debería de ser controlada para su producción, distribución, conducción, transformación y sobre todo el abastecimiento por un solo organismo de gobierno, ya que este bien natural es exclusivo de la nación, o en otras palabras, podemos considerarlo como un área estratégica, lo cual, en mi tal vez muy retrógrada forma de pensar es indispensable para un país, ya que si se llegara a privatizar este sector nos podemos topar con situaciones tan desagradables como huelgas interminables y los ciudadanos mientras nos encontraríamos perdidos, las empresas sin producir, vender, distribuir o cualquier cosa que pueda generar recursos; por lo tanto no es opción; y eso solo citando un ejemplo.

Regresando a esta cronología, unos años mas adelante, se le presenta la oportunidad al Gobierno Federal, encabezado por nuestro brillante Presidente Calderón (que cabe mencionar que en esta ocasión si lo apoyo de pies a cabeza) y decide terminar con esta empresa que tanto mal le había generado al erario público los últimos años, solo por citar algunas cifras que nos marca el mismo decreto de extinción, del 2001 al 2008 las transferencias presupuestarias se incrementaron en un doscientos por ciento, y si se empieza a desglosar podremos ver que simplemente en el rubro de ventas se encontraban a la mitad de sus costos, esto en el sector privado es una pésima empresa y que debe cerrarse de inmediato, empero, cabe recordar que a nuestros gobiernos, y esto ha sido una constante sean del partido político que sean, les encanta mantener a organismos, dependencias, institutos o simplemente administraciones que se encuentren por debajo de los estándares por el simple orgullo, o bien, para seguir “absorbiendo recursos” de éstas. Sin embargo al tomar esta decisión se presentan dos aristas diametralmente opuestas y a sabiendas de que una de ellas le generará en un gran porcentaje de la población el seguro descontento que se vería reflejado unos meses mas tarde en las urnas, decide continuar con su proyecto; es por ello que comento que ahora sí estoy de acuerdo y aplaudo su valentía.

Creo que el problema de actuar de esta manera, no fue visualizado por completo a un largo plazo, pues podemos darnos cuenta que en todas las entidades donde funcionaba la extinta Compañía de Luz, se han presentado infinidad de manifestaciones, plantones, recriminaciones, protestas y hasta campañas para la repartición de volantes con información tergiversada dirigida a la población en general.

Respecto de este tipo de actividades, en nuestra ciudad de Toluca, contamos con “invitados a dormir” haciendo huelga de hambre, en la plancha de la Plaza Cívica (Plaza de los Mártires) desde el pasado 29 de abril de este año y supuestamente, o por lo menos bajo las declaraciones del Subsecretario de la división Toluca, serían 10 personas, sin embargo podemos percatarnos que esto en principio, no es cierto ya que hay mas de cuarenta personas. Otro aspecto que podemos encontrar en la forma que actúan los líderes sindicales manejando, o mejor dicho manipulando las cabezas de sus agremiados, es que les hacen creer que con estar ahí sentados, lograrán que el Gobierno les haga caso; de entrada, ni siquiera es un asunto de competencia estatal (quiero pensar que por lo menos este dato ya alguien se los ha dicho), además, cual huelga de hambre por favor, solo con el hecho de intentar plasmar la imagen de una persona que no haya probado alimento alguno en casi 2 meses, me provoca escalofrío; por otra parte el “compañero” Gustavo Anaya, les instaló o por lo menos eso dijo, 3 carpas para ubicar a los electricistas y pues si comenzamos a sacar cuentas de lo que representa ese gasto, porque permítanme decirles que clase de carpa está instalada, es como una de las carpas que nuestros gobiernos rentan para sus eventos, en las que caben por lo menos 80 o 90 personas debajo de ellas y la renta diaria no es una cantidad despreciable,  creo que sería mejor repartirlo entre sus agremiados, por lo menos de su división.

Soy un completo convencido que los sindicatos son el retraso mas grande que tiene éste, y cualquier país, pero en especial nuestros sindicatos son la piedrita constante en el zapato, por que quienes se encargan de liderar a esta gente, lo hacen con engaños, favoritismos y servilismo a quienes ostentan poder en cualquiera de sus presentaciones a fin de lograr sus intereses personales, pero jamás poniendo por delante a la mayoría de sus representados, bueno en las palabras POR SUPUESTO que lo hacen, siempre dirán que ellos están agradecidos con sus compañeros por la confianza depositada y que únicamente por eso, están comprometidos a exprimir hasta la última gota de sudor para defender sus derechos; pura batea de babas.

Es vergonzoso el escenario que se presenta en las calles centrales de nuestra ciudad capital, porque con estos cuasi inquilinos, la acera de la Plaza de los Mártires, se ha convertido en un estacionamiento con vehículos de los huelguistas, en un gran basurero a causa de los desperdicios de COMIDA (así que su huelga de hambre, no se las cree nadie) que desechan estos personajes, mantas con leyendas que no tienen nada que ver una con la otra y las veladoras que prenden cada noche, que no le encuentro sentido alguno, empero, lo peor de todo es que estas personas son una carga económica para todos nosotros y que estas cuarenta personas significan en realidad “familias” y por este simple plantón, que por cierto hoy cumple su segundo mes, estas familias no generan absolutamente nada para nuestro país, vamos, ni siquiera para nuestro estado o para sus familias por lo que podemos vislumbrar que al no contar con ingresos estas personas fácilmente podrían caer en prácticas ilegales de cualquier índole, mientras que los líderes disfrutan de los réditos que les generaron durante tantos años las aportaciones de estos agremiados que continúan confiando en que se les devolverá su trabajo y será reabierta la Compañía de Luz y Fuerza.

Señores ex trabajadores de CLyF, abran los ojos, acepten la propuesta para integrarse a la CFE o busquen otro empleo, lo que mas necesita este país es gente que tenga aspiraciones y que produzca.

Espero tus comentarios y sugerencias en el correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s