¿Tragedia superada?.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz

El pasado domingo, se cumplieron los primeros veinticinco años de la tragedia que sacudió a nuestro país; el día jueves 19 de septiembre de 1985 a las 7:19 am, un movimiento telúrico con epicentro en el Océano Pacífico frente a las costas del estado de Michoacán, llega a la Ciudad de México con una intensidad de 8.1 grados en la escala de Richter y provoca una desesperación masiva en la población que logra marcar de por vida la historia de nuestra nación.

Este terremoto, fue la combinación de movimientos trepidatorios y oscilatorios que destruyeron muchas zonas del Distrito Federal como fueron la Delegación Cuauhtémoc, que absorbió aproximadamente el ochenta por ciento de los daños, la Delegación Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero, Benito Juárez y Coyoacán, dentro de las colonias mas afectadas encontramos la Roma que presentó el mayor número de edificaciones devastadas y daños materiales incalculables; dentro de este rubro existe un estimado que nos menciona la abrumadora cifra de 4 mil millones de dólares, según cifras no oficiales, y en relación a los muertos y heridos, encontramos diversas cifras, debido a que en el gobierno de Miguel de la Madrid se maquillaron los datos de manera impresionante para disminuir lo mas posible el impacto en la ciudadanía, empero, podemos hablar de un aproximado de 35 mil muertos.

Al momento de hacer el recuento de los daños, y repasar las edificaciones significativas que fueron alcanzadas por la fuerza de este terremoto, encontramos que el Hotel Regis, el Edificio Nuevo León, los edificios multifamiliares Juárez, Televicentro y Televiteatros, empero, tal vez, lo que mas recordemos es el Hospital Juárez, ya que este domingo 3 personas cumplieron su primer cuarto de siglo de vida y fueron encontrados debajo de los escombros de esta edificación, por lo que les envío una fuerte felicitación y mi admiración por ser un ejemplo de vida.

Sin embargo, aún para estos momentos, la desgracia continuaría, una réplica se suscitó el día viernes 20 de septiembre a las 19:37 hrs. con una magnitud de 7.3 grados en la escala de Richter, según informó el Servicio Sismológico Nacional, empero, según datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos, la intensidad fue de 7.5 grados y con una profundidad aproximada de 17.5 kilómetros, con lo que podemos deducir que la infraestructura que había sido dañada levemente, con este sismo perdió su verticalidad. Las labores de rescate después de estos eventos naturales, no se hicieron esperar, y las autoridades iniciaron búsquedas de los sobrevivientes en todos los rincones de la ciudad, y los cuerpos de Policía, Bomberos, Protección Civil, el Ejército Nacional, Cruz Roja Mexicana, entre otros, salieron a las calles para lograr ayudar a la gente que había sido afectada de una u otra manera, y mas aún, la unión de la sociedad mexicana y la internacional no se hizo esperar y agrupaciones como Cáritas Internacional, Cruz Roja Internacional y nuestros valientes compatriotas como Héctor “el Chino” Méndez, uno de los fundadores de la Brigada de Rescate Topos Tlatelolco prestaron toda su ayuda para sacar adelante a esta ciudad.

Debido a este suceso, se presentaron situaciones inéditas en la vida cotidiana de nuestro país, como lo fue, quedarnos si comunicación telefónica en algunas zonas de la ciudad de México y estados circundantes, lo cual generaba una mayor preocupación al no poder saber de algunos familiares, asimismo, la programación televisiva redujo su transmisión por no contar con la infraestructura completa y lo que se transmitía era en gran medida la cobertura de dicho terremoto, por lo que la población continuaba inmersa en este tema de terror, al solo ver y escuchar noticias desagradables; y por otro lado, al existir un gran número de decesos, fueron habilitados diversos espacios públicos como lugares para reconocimiento de los cadáveres, dentro de los cuales podemos encontrar el estadio de beisbol del IMSS, asimismo,  en la UNAM, se realizaron jornadas de vacunación principalmente contra tétanos, también, muchas personas que se dedicaban al comercio informal, cerraron sus puestos y llevaban la comida a los centros de acopio y en algunos lugares donde se concentraban los brigadistas; de esta forma, podemos entender el hecho de la pérdida de muchos empleos, unos por haberse derrumbado sus lugares de trabajo, y otros por dedicarse de lleno a la ayuda humanitaria; reitero como en otros espacios que la sociedad mexicana es un gran ejemplo cuando se presentan este tipo de desgracias y espero que nunca se nos quite este sello tan distintivo.

Terminado este suceso, las autoridades tanto federales como del entonces Departamento del Distrito Federal, organizaron un comité dedicado a revisar las normas de construcción vigentes en nuestro país, que aunado al CONACYT y al National Research Council de los Estados Unidos, convocaron a expertos en ingeniería para recibir propuestas, lo cual, al mes siguiente del devastador terremoto, fueron publicadas las Normas de Emergencia y en su primer congreso celebrado un año después, fueron publicadas decenas de propuestas, dentro de las cuales se adoptaron las Normas Técnicas Complementarias, que se implementaron en 1987, por otra parte, y gracias al investigador Daniel Reséndiz Núñez de la UNAM, se lograron implementar 2 programas de gobierno denominados “Rehabilitación Habitacional Popular” y el otro encaminado a reforzar la seguridad en las escuelas públicas, sin embargo, investigadores de la propia UNAM y de la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, comentan que no existe un verdadero plan para la revisión de los edificios que fueron dañados por este sismo y que existen aún mas de cien edificaciones que por alguna razón legal, no han podido ser reforzados o derrumbados.

Dentro de toda esta problemática social y económica que se presentó en ese año, cabe mencionar que para 1986, México sería sede de la treceava edición de la Copa Mundial, donde se albergarían a los contingentes de 24 países, y la expectativa con respecto a los asistentes era de mas de 2 millones de personas, por tal motivo se especulaba demasiado con respecto a la realización de la misma, ya que de inicio, la sede designada por la FIFA era Colombia, sin embargo, por los altos requerimientos que esta establecía, se decidió cambiar de sede hacia nuestro país, empero, esta decisión fue hecha en 1983, lo cual dejaba a México en una situación de apremio en cuanto al tiempo para poder cumplir con estos requisitos, y posterior al terremoto, fue cuando peligraba nuestra segunda oportunidad de tener una Copa Mundial en territorio Azteca, ya que ahora no solo era cuestión de organizar y dirigir, sino de reconstruir no solo las instalaciones deportivas, sino una ciudad entera. Este hecho cumplía con una doble función, por una parte el reto de poder garantizar a los espectadores la seguridad de visitar un país que se encontraba prácticamente en ruinas, donde fungiría como sede del partido final de esta copa, ofrecer un espectáculo digno de una Copa Mundial, mantener el ánimo en la población para un “festejo” en tiempos de desgracia, y por el otro lado la pronta reactivación de una economía que se encontraba estancada, por no decir devastada, que para estos efectos obviamente una Copa del Mundo, es una gran ayuda.

Aquí lo preocupante es que después de todos estos acontecimientos, nuestras autoridades no han podido realizar actividades de prevención como se realizan en lugares de gran actividad sísmica como lo hacen los gobiernos de Japón, E.E.U.U., Chile, entre otros, que realizan estudios de la posible intensidad del siguiente sismo, y calculan si los edificios que han sido afectados anteriormente por estos movimientos, serían capaces de resistir, y en caso de no hacerlo derrumbarlos de forma anticipada. 

Dato cultural:

Un 21 de septiembre de 1558, muere Carlos V, Rey de España y Emperador de Alemania; Belice consigue su Independencia en 1981 y  se celebra el Día Internacional de la Paz y el Día Mundial del Alzheimer.

Espero tus comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s