Que sigan los festejos….

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz

Mucho se ha habló de los festejos del Bicentenario de nuestra Independencia,  algunas voces mencionaban que eran pocos los eventos realizados, unas mas, que no se les había dado la difusión necesaria, y otras se inclinaban por el hecho de que no era la fecha indicada, que no se cumplían los 200 años de vida independiente, bueno pues para aquellas voces les comento que entonces, hoy, es el día en que podrán seguir festejando, ya que celebramos en este momento, 189 años de ser independientes.

El 28 de septiembre de 1821, la Junta Soberana de la nación, se reunió para firmar el Acta de Independencia del Imperio Mexicano, tras haber realizado su entrada triunfal, tan sólo un día antes, el Ejército Trigarante bajo el mando de Agustín de Iturbide a la Ciudad de México. Este ejército tomó su nombre debido a que pugnaba por tres garantías que eran Religión, Independencia y Unión; surge bajo la promulgación de un decreto, con la finalidad de difundir el Plan de Iguala y que todos los mexicanos pudieran conocer, tanto del movimiento como el propio decreto, y con ello, buscar la adhesión de una gran cantidad de ciudadanos.

Como ya es sabido por todos, y nuestra hermosa historia se ha encargado de difundirlo, Agustín de Iturbide proclama junto con Vicente Guerrero, el famoso Plan de Iguala en febrero de 1821, donde establece que el gobierno de la nación sería una monarquía, la cual, sería encabezada por Fernando VII como primer opción, y en caso de no ser éste, algún otro príncipe europeo hasta consolidar una Junta Gubernativa que definiera a nuestro nuevo monarca; Iturbide logra ser Regente de este primer gobierno y meses mas tarde se convierte  en nuestro primer y último emperador de la época independiente culminando su periodo en el año de 1823 después de abdicar al trono, provocado por un movimiento insurrectita de manos de Antonio López de Santa Anna, quien logra difundir la idea de que Iturbide es un traidor a la patria y es aprobado en el Congreso, motivo por el cual, al regresar éste de su exilio, es arrestado y fusilado en 1824.

A partir de esta idea, surge en nuestro país una teoría, que me gustaría dejar muy en claro que así es como debemos verla hasta que pueda ser corroborada por alguna institución o historiador reconocido, de que la fecha de nuestra independencia es tomada como el 16 de septiembre de 1810 debido a que, al ser el propio Iturbide quien consuma nuestra independencia, sería demasiado bizarro atribuírsele un día tan especial, a un traidor a la patria, por otra parte, existe otra línea de esta teoría, que comenta, que la Independencia de nuestra nación se da en ese día debido a que el 27 de septiembre había sido su cumpleaños y por la misma razón, sería como venerarlo aún más, si se festejara en esa fecha. Por las razones que sean, ciertas o no, lo verdaderamente importante, es que un grupo de mexicanos logran iniciar y consumar el movimiento independentista para dar paso a una nación soberana y libre del yugo de la corona española.

Me parece que la discusión sobre la fecha en que se debe o no, conmemorar nuestra independencia, podría llegar a grados muy elevados, y el punto central es que, como mexicanos debemos sentirnos orgullosos de poder contar con un estado soberano, que no exista intervención de ningún país para la toma de decisiones, que no se le tenga que rendir pleitesía obligada hacia algún otro país, gozar de libertad de expresión, actuación, pensamiento y asociación, sin embargo, es cuestionable la postura de algunas personas, el desear minimizar los esfuerzos de estos personajes, y el hecho de querer echar por la borda nuestra historia, empero, en lo único que podría concordar con este pensamiento, es el hecho de que nuestras autoridades han podido maquillar tal vez un poco, datos, cifras, estadísticas, o fechas importantes que probablemente los hechos no puedan corroborar o simplemente crear héroes que no existen o borrar algunos que si existieron, sin embargo, es responsabilidad de cada uno de nosotros el mantenernos en esa ignorancia o buscar siempre la verdad e intentar difundirla cuando sea plenamente justificado.

De todos es sabido que, por desgracia la historia que nos han contado a lo largo de nuestras vidas, no es del todo cierta, y que personalidades como Enrique Krauze y Francisco Martín Moreno, son dos grandes escritores e historiadores, que han dedicado su vida, a plasmar en papel, datos muy certeros, acerca de nuestra verdadera historia, de la identidad mexicana y del mexicano de aquella época, para poder entender un poco el comportamiento del mexicano contemporáneo que en breve se convertirá a su vez, en parte de la historia; que seguramente ellos seguirán analizando y detallando, como solo ellos nos pueden hacer entender. Por otra parte, afortunadamente contamos con un archivo general de la nación, que aunque es el respaldo de esa historia que nuestras autoridades han querido difundir, podemos encontrar información muy valiosa como para cuestionarla, como el hecho mismo de la conmemoración de esta fecha a la que nos referimos. Existe una versión no oficial, de que el General Agustín de Iturbide, rechazó un ofrecimiento que le hizo el cura Hidalgo, para incorporarse al movimiento de independencia, con el rango de teniente coronel, lo que es perfectamente lógico, ya que éste pertenecía a una familia acomodada que no entendía la forma en que los insurgentes hacían su guerra. Posterior a esto el general Iturbide combatió desde 1810, en el Monte de las Cruces hasta 1821, en Acatempan, donde se celebró el famoso “Abrazo de Acatempan” con el General Vicente Guerrero, para que se firmara el Plan de Iguala y así consolidar nuestra independencia.

En resumen, los héroes que hemos creado en la historia de nuestro país, podrán ser verdaderos o no, sin embargo, me parece que se han santificado demasiado, ya que la historia siempre será contada por los vencedores y no por los vencidos, y es por esto que jamás podremos conocer realmente como sucedieron los hechos, por lo tanto me parece necesario venerarlos por ser nuestros creadores de patria, empero, aún mas importante, poder realizar un análisis crítico para poder diferir si vale la pena el comprarnos todo lo que hemos podido saber hasta el momento, o tal vez, poner en tela de juicio un poco a cada uno de ellos y reconocer que no son súper héroes de cualquier tira cómica, sino que son personajes de carne y hueso que también cometieron errores y no por ello dejan de ser importantes en la vida nacional, pero que tampoco se les tenga como estandarte que debemos defender a capa y espada. Nuestros héroes patrios son muchos mas que los que la gente puede reconocer, fueron todos aquellos que de un modo u otro estuvieron involucrados en esa lucha que nos hizo independientes, que nos regalaron una nueva vida a la Nación Mexicana, esperanza para un pueblo de que las cosas si pueden cambiar, libertad en pocas palabras; De tal suerte que, cuando se escuche hablar de alguno de nuestros héroes patrios, únicamente debemos recordar que para que una persona brille, otra mas debe de opacarse.

Espero tus comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s