Japón: El sol naciente; nación creciente.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Como si no fuera suficiente las tragedias sufridas en Medio Oriente y el norte de África durante los últimos meses, donde países como Egipto, Yemen, Túnez, Irán, Argelia, Jordania, Marruecos, Bahréin y por supuesto Libia, ahora en la parte asiática de nuestro mundo, específicamente Japón, se convierte en el foco de tensión por lo sucedido en la tarde del 11 de marzo.

Bien dicen que la historia es un proceso cíclico, que todos debemos entender el pasado para poder pronosticar el futuro, empero, para el caso de la raza Nipona, parece ser muy exacta cuando de desastres empezamos a hablar. Fue precisamente un 11 de marzo, pero de 1997, cuando el país asiático se vio inmerso en una explosión en la planta nuclear de Tokaimura, en la cual, 37 de los 112 operarios que se encontraban en la planta, fueron expuestos a la radioactividad y el problema mayor se presentó cuando al hacer el recuento de los daños, la población se percató que las autoridades no lo anunciaron de inmediato, de hecho, el gobernador de la provincia de Ibaraki, Masaru Hashimoto lo ocultó al propio primer ministro Ryutaro Hashimoto; evento que marcó a los ciudadanos japoneses.

El desastre al que me refiero, y que es de todos conocido, es el terremoto – tsunami que impactó en la costa pacífico de la región de Tohoku, cuya intensidad fue diagnosticada desde los 7.9, 8.8, 8.9 hasta que finalmente se determinó en los 9 grados en la escala de Richter y que provocó olas de hasta 10 metros inundando la parte norte de la isla, ubicándose sobre todo en la prefectura de Miyagi. 

Otro gran problema que se presenta en estos momentos es estabilizar la situación que se vive con respecto a la plantas nucleares de  Onagawa, Fukushima 1, Fukushima 2 y la central nuclear de Tokai que han sido declaradas en estado de alerta nuclear debido a que por el movimiento telúrico han dejado de funcionar, los sistemas de refrigeración de, sobre todo, en la central de Onagawa, donde se registró una explosión y se presentan niveles muy por encima de lo normal con respecto de la radioactividad, se habla de unas 1000 veces.

Dentro de los estragos que se han presentado, encontramos que en las ciudades como Nagano y Nigata son las más afectadas, se reportan dos trenes bala desaparecidos, un barco con al menos 100 personas a bordo que hasta el momento no ha sido localizado, al menos 1800 viviendas en la prefectura de Fukushima han sido destruidas, y las autoridades costeras reportan que al menos 1000 personas se han encontrado sepultadas bajo el mar, sin embargo los datos duros se elevan por lo menos a 3000 entre muertos y desaparecidos.

Cabe mencionar que en este tipo de eventualidades, los gobiernos maquillan las cifras con la finalidad de no generar mayor pánico a la población, y es una situación hasta cierto punto entendible, ya que cuando se encuentra en una situación como esta, la gente se bloquea y no puede reaccionar de la manera adecuada, además, es de esperar que en esos momentos las noticias sean en su mayoría de la eventualidad que se trate y por las mentes de los ciudadanos únicamente pasa temor y desconcierto con respecto de si existirá una réplica, si habrá alguna explosión, cierre de carreteras, aeropuertos y demás vías de comunicación que impidan trasladarse a algún sitio mas seguro.

Probablemente lo único que se puede destacar acerca de esta circunstancia, es que el pueblo Japonés ha demostrado a través de la historia, que son capaces de sobreponerse a las adversidades, que han podido reponerse a todo lo que se han enfrentado, que son un pueblo tan unido y con una visión mayoritariamente dirigida hacia un mismo objetivo; únicamente necesitamos hacer un recorrido por todos los desastres naturales a los que la raza Nipona se ha sobrepuesto, y encontramos que en 1923 un sismo con epicentro en la llanura de Kuwanto, destrozó casi por completo la ciudad de Yokohama, resultando hasta ese momento, la mayor catástrofe presentada en el mundo, y donde al menos 140,000 personas resultaron muertas o desaparecidas y la superficie de 500,000 km2, aproximadamente, que comprendía el 70 por ciento de las ciudades Japonesas, fue devastada; llegado el año de 1933 otro terremoto seguido de una tromba de agua, inundó gran parte de la isla.

Al momento de remontarnos al  15 de agosto de 1945, cuando el pueblo Nipón fue azotado por dos bombas atómicas que prácticamente desaparecieron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, podríamos vislumbrar que este pueblo ahora si quedaría destrozado, sin embargo y para fortuna del mundo entero, este pueblo logró lo impensable y a partir de este momento consolida su gran potencial tanto económico como militar; no siendo suficiente el resurgimiento de un pueblo devastado por la Segunda Guerra Mundial, en 1948 nuevamente se veían afectados por un terremoto que dejó más de cinco mil muertos, y en 1952, otro movimiento telúrico provocó la muerte de más de 8,000 mil personas en la prefectura de Hokkaido, donde cabe señalar que es la región más afectada por este tipo de desastres naturales, con al menos 3 de los peores sismos que se han registrado en la historia de esta nación. Por otra parte, es importantísimo mencionar que derivado de la zona en la que se encuentra esta isla, se han ido perfeccionando sus sistemas tanto de alerta, alarma, evacuación y construcción para evitar mayores riesgos, logrando con esto que temblores de intensidades bastante altas, por encima de los 7.5 grados Richter, únicamente cobre personas heridas y con altas posibilidades de ser curados al 100 por ciento.

Me parece digno de comentar y difundir la grandeza de esta raza asiática, ya que al menos han padecido 17 terremotos de los más fuertes en la historia, una destrucción masiva después de la Guerra Mundial, y aún así, resurgen de las cenizas como lo hiciera la mítica Ave Fénix, con mayor fuerza, empuje, ganas, éxito y sobre todo, una convicción inigualable de no dejarse vencer. Nuestro país, no ha podido en ciertos aspectos, sobreponerse al terremoto que sufrimos en 1985, y es solamente uno, cuando para ellos en ese año ya habían pasado muchísimas desgracias; en verdad, muchas felicidades al pueblo Nipón por su coraje, valentía, dedicación, consistencia, eficiencia y demás adjetivos que nos lleguen a la mente cuando de salir adelante se trata, son un ejemplo como personas y como sociedad, espero que algún día los mexicanos podamos copiar esas actitudes en lugar de estar copiando DVD’s.

Al parecer esta catástrofe tendrá un costo, hasta el momento, de más de 100 mil mdd, lo cual es una cantidad estratosférica cuando se quiere contar billete a billete, empero, no es significativo cuando de rescatar al pueblo Japonés se trata; a la comunidad Japonesa en México, les envío mis más sinceras condolencias por esta desgracia, sin embargo, estoy cierto que lograrán salir avante, como en todas las ocasiones anteriores.

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1493, Cristóbal Colón desembarca en el puerto de palos, tras su primer viaje a América; en 1863, España reconoce la independencia de Honduras; en 1916, el presidente Woodrow Wilson, envía una tropa de 12,000 soldados para buscar a “Pancho” Villa; en 1962, el caricaturista Quino, le da vida a “Mafalda” y en 1964, contraen nupcias Elizabeth Taylor y Richard Burton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s