Un amor tan grande; solo a la madre.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Cuando la pubertad le llega a todo individuo, es muy común que el primer rechazo sea hacia la familia, y la mayoría de las veces es hacía el padre. Los comentarios generalizados en esa magnífica edad, es el “mi papá no me entiende”, “mis papás no están en el mismo canal”, “mi papá ya está viejo”, en fin muchas frases que nos pueden llegar a la cabeza; sin embargo, casi ninguna, relativa a la madre directamente.

Gracias al proceso del nacimiento, es natural que los seres humanos tengamos un afecto digamos, más cercano hacia nuestras madres, no con esto quiero decir que sea forzosamente mayor que el que se le tiene al padre, pero si, muy diferente. Al padre lo vemos como el proveedor de todo, de alimento, de protección, de poder, de privilegios, de seguridad, empero, a la madre la relacionamos con la parte sensible de la vida, ella es quien nos provee amor, ternura, cariño, paciencia, y todo aquello que esté relacionado con un vínculo de amistad; es por ello creo, que la figura paterna en algunas ocasiones es más distanciada que la figura materna. Por cierto afortunadamente no es mi caso al 100%.

Este vínculo entre madres e hijos es muy fuerte en la mayoría de las sociedades alrededor del globo, y haciendo a un lado la parte del proceso de crecimiento, donde pasamos nuestros primeros meses pegados “literalmente” a nuestras madres gracias al cordón umbilical; cuando se llega a una edad con una conciencia un poco limitada tal vez, pero conciencia al fin y al cabo, cuando estamos enfermos quien nos cuida, es ella, cuando nos raspamos una rodilla, quien nos cura, es ella, y si lo ponemos en un plano económico, por lo menos hasta hace algunos años, los padres eran quienes trabajaban todo el día para mantener a sus familias y las madres se dedicaban casi de lleno al cuidado de los hijos, por ello, es obvio que los hijos se acerquen con mayor frecuencia a la madre que al padre.

En lo que respecta a la historia, lo podremos ver con mayor claridad cuando los primeros hombres que habitaron esta tierra, salían a cazar, lo que ahora sería el horario laboral, y cuando regresaban con el alimento dibujaban en sus cuevas, las grandes hazañas para transmitírselo a sus hijos, empero, mientras esto sucedía, las madres jugaban con ellos y los cuidaban de la lluvia, frío, sol y todo aquello que pudiera perturbarles. Avanzando en el tiempo, en la imponente Grecia, se le rendía culto a Rea, quien era la madre de Dioses como Zeus (Dios del cielo y trueno), Poseidón (Dios de las aguas) y Hades (Dios del inframundo), el 15 de marzo, porque se creía que en los llamados “idus” eran días de buen augurio; posteriormente los cristianos cambian esta tradición para venerar a la Virgen María, moviendo la fecha al 8 de diciembre cuando en el santoral se celebra la Inmaculada Concepción.

Existe una versión que podemos encontrar en diversos documentos y páginas web, que menciona que el origen de celebrarse el día de la madre en los Estados Unidos de Norteamérica, proviene de una niña de nombre Anna Jarvis, que pierde a su madre prematuramente y decide rendirle un homenaje; entonces decide escribirle cartas a políticos, maestros, religiosos, abogados, y otras celebridades para que la apoyen en celebrar el Día de la Madre en los Estados Unidos, el segundo domingo de mayo, fecha en que murió su madre en 1905. Su petición fue tomando fuerza y en 1910 ya se celebraba en la gran mayoría de los estados de la unión americana, y fue en ese momento cuando, ingresa una petición al Congreso  de los Estados Unidos para celebrar esta fecha; sin embargo, esta labor se vio completamente recompensada hasta 1914 cuando el presidente de aquella nación, Woodrow Wilson, firmó la petición para que quedara completamente reconocido que se festejaría el segundo domingo de mayo.

Esta celebración no tiene un día establecido de manera internacional, ya que, según el calendario de efemérides de la ONU, se conmemora de manera diferente, es decir, no existe un Día Internacional de la Madre; sin embargo, existen muchas fechas en que se festeja a las mujeres que se encuentran inmersas en el contexto de mamás, por ejemplo inicia el 8 de marzo con el Día Internacional de la Mujer; el 5 de mayo con el Día Internacional de la Partera; el 15 de mayo con el Día Internacional de la Familia y el 1 de agosto con la Semana Mundial de la lactancia materna. 

En lo que respecta a diferentes países la celebración a la madre, se presenta en todos los meses del año, excepto julio y septiembre, haciendo mayor énfasis en el mes de mayo, donde los festejos van desde el primer domingo de mayo hasta el 30 del mismo, siendo definitivamente el segundo domingo, la fecha en que mas países lo conmemoran, con un total de 78 en los cinco continentes. 

Para el caso de México, el surgimiento de esta celebración se presenta entre una gran controversia, ya que el 13 de abril de 1922, el periodista Rafael Alducín, promociona que se conmemore el 10 de mayo a las madres mexicanas. Existe la teoría que una parte de esta iniciativa fue para continuar con la propuesta de Jarvis; sin embargo, también se menciona que esta tarea llevaba otro sentido que era el de contrarrestar un movimiento feminista que se encontraba surgiendo en el sur del país a mediados de la primera década del siglo XX, donde se pugnaba por una legislación acerca del voto de la mujer, la natalidad y el divorcio.

Siguiendo este tenor, valdría la pena mencionar que en los países latinoamericanos se presenta con mayor euforia esta conmemoración, y definitivamente México no se queda atrás. Para la gran mayoría de los mexicanos existen dos personas intocables, la madre y la virgencita, es por ello, que si echamos un vistazo a lo que acontece el 10 de mayo, podremos asegurar que es algo muy parecido a lo que se presenta el 12 de diciembre. 

Me parece necesario hacer una reflexión; estoy completamente de acuerdo en festejar a nuestras madres porque gracias a ella, a su dedicación y al amor que nos tuvieron antes de vernos nacer, cargándonos en su vientre los 9 meses, podemos estar en este planeta; empero, también me parece que valdría la pena valorar  si pudiera realizarse en domingo al igual que el día del padre para que la mayoría de nosotros pudiéramos estar más tiempo con nuestras madres y dedicarles más atención; sin embargo, es preciso hacer esta acotación, no solamente debemos festejar, reconocer, agradecer y llenar de obsequios a nuestras madres ese día, lo debemos hacer todos los días de nuestra vida, como muestra de agradecimiento por la dedicación y empeño que le ponen a todas las tareas que realizan, por ello, FELICIDADES A LAS MADRES, en especial a la mía, que aunque todos digamos la misma expresión, es la mejor madre del mundo, te amo María. Solo agrego una frase del brillante Honorato de Balzac “El corazón de una madre es un abismo profundo en cuyo fondo siempre encontrarás perdón.”

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1499, se publican las primeras cartas geográficas de Américo Vespucio; en 1508, el polifacético artista italiano Miguel Ángel Buonarotti, inicia la pintura de los frescos de la Capilla Sixtina; en 1877 Rumania se independiza de Turquía; en 1940 Winston Churchill inicia su primer mandato, y las tropas alemanas invaden Bélgica y Holanda; en 1994 Nelson Mandela toma posesión, y se convierte en el primer presidente de color en Sudáfrica.

Espero sus comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s