Ni tanto que queme al santo….

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Bien dicen por ahí que comer tanto nos puede matar, sin embargo, dejarlo de hacer también; y me refiero a esto, porque hace algunas semanas salió  a la luz una muy buena campaña de Ellen West Foundation contra la anorexia y la bulimia.

La mencionada fundación, tiene sus orígenes en 1998 y se convierte en el primer centro de tratamiento en nuestro país en ofrecer evaluación, diagnóstico y tratamientos de primer nivel a sus pacientes y es Araceli Aizpuru de la Portilla quien crea este centro y lo nombra así en memoria de la poeta austriaca, quien falleció a finales de la década de los 30´s a causa de esta enfermedad, dejándonos una frase bastante recalcitrante: “Dos cosas me torturan; el hambre y el miedo a engordar”.

Adentrándonos en esta fundación, el objetivo principal es obtener recursos para el tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimenticia (TCA), y está compuesta por un instituto que se encarga de realizar la investigación acerca de estos trastornos, la capacitación y certificación de profesionales y la realización de programa clínicos; asimismo, existe una clínica para el tratamiento y rehabilitación de pacientes que sufren estas enfermedades en dos vertientes, se combaten los síntomas y de proporciona una ayuda psíquica para intentar evitar las recaídas.

Respecto de las enfermedades de TCA, la anorexia y la bulimia son las más conocidas, empero no son las únicas, también existen la ortorexia, la vigorecia y el trastorno por atracón o Binge Eating. La anorexia es un trastorno alimenticio que es la falta anormal de apetito y que puede presentarse tanto en el aspecto físico como en el psicológico; existen tres tipos de anorexia, la nerviosa primaria que es el miedo a subir de peso, la nerviosa restrictiva que es cuando las personas se limitan severamente de ingerir alimentos especialmente aquellos que contengan carbohidratos y grasas; y la anorexia nerviosa secundaria, que se presenta cuando existe ya, una afectación psicológica que orilla a la depresión.

Por su parte, la bulimia es un trastorno alimenticio-psicológico que provoca en quien la sufre, la ingesta excesiva de alimentos por no ser capaces de controlar los impulsos que les llevan a comer, empero, el sentimiento de culpa es tan grande que se auto inducen vómitos para contrarrestar los efectos de la abundante comida. Un dato muy interesante acerca de este trastorno es que el enfermo de bulimia, siempre se verá gordo, empero, le es imposible reprimir sus ansias de comer, y esta enfermedad gracias a diversos estudios que se han realizado, indican que la gran mayoría de las personas que la sufren es porque han sido obesas o bien,  realizado numerosas dietas que no han sido debidamente controladas por médicos especializados; sin embargo, el problema más fuerte de esta enfermedad es que los síntomas pueden pasar completamente inadvertidos, ya que  el uso de laxantes, diuréticos y fármacos para provocar los vómitos, obviamente son a escondidas de la gente y cuando la presencia de síntomas graves es evidente, ya es un momento en que la enfermedad es bastante avanzada, y éstos pueden ser depresión y ansiedad, pero cuando ya es un grado mayor, se puede presentar alcoholismo, promiscuidad sexual y hasta cleptomanía.

En el caso de la ortorexia, es un trastorno obsesivo compulsivo que lleva a la persona a comer saludablemente en exceso, esto es, que evitan a toda costa los alimentos con grasas, conservantes y todo aquello que no sea natural, lo que los lleva a un estado de desnutrición y por ende, podrían llevarlos a la muerte por la falta de ingesta de alimentos. Este trastorno se podría semejar a la anorexia, sin embargo, lo que lo puede diferenciar es que las personas que sufren esta enfermedad, no es la cantidad sino la calidad de los alimentos que ingieren; y puede llegar a ser una enfermedad un poco selectiva, ya que, es más probable que se presente en deportistas. Los estudios acerca de este trastorno, son en cierto punto contradictorios y algunos han llegado a mencionar que no se puede considerar como una enfermedad sino más bien como una conducta psicológica que pretende mantener una vida saludable y que no necesariamente debe considerar una patología. Ciertamente este trastorno lo podríamos considerar como el menos grave y que mejores beneficios podría traer a la salud de cada uno de nosotros, empero, es mu cierto que todos los excesos son malos y no debemos caer ni en dejar de comer por sentirnos gordos, ni en no comer por que no es saludable.

De la vigorexia podemos decir que probablemente no debiera ser considerado como un trastorno alimenticio como tal, sino mas bien como un trastorno psicológico que se presenta de manera más frecuente en los hombres y que una característica sería el preocuparse obsesionadamente con el físico y el resultado es un cuerpo exageradamente desproporcionado con respecto a la talla de la persona. En este trastorno también existen similitudes con la anorexia, sin embargo, la diferencia principal es que las personas anoréxicas se perciben en los espejos como personas gordas y los vigoréxicos como personas sin músculos o débiles y por lo tanto consumen altas cantidades de proteínas y carbohidratos.

Después de analizar estos trastornos, y revisar que en nuestro país se presentan muchos casos de ésta índole, me parece necesario pensar que es lo que estamos haciendo para resolver estos problemas, empero, lo más importante sería analizar porque cada vez es mas frecuente la aparición de estas enfermedades en nuestra sociedad, estamos enviando mensajes mal dirigidos a la población, los libros de las escuelas están bien hechos para crear conciencia acerca de una alimentación sana pero que no sea extremista, y para muestra basta un botón; existe un anuncio de televisión de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, que promueve una vida saludable en 5 sencillos pasos que es comer sanamente, tomar agua, hacer ejercicio, lo de siempre, empero, la parte en la que no estoy de acuerdo es que al final uno de esos pasos es JÚNTATE CON PERSONAS SALUDABLES COMO TU, y esto es preocupante hasta el extremo, porque si bien es cierto que están dando un mensaje de salud, también es cierto que están enviando un mensaje de discriminación, y esta actitud puede convertirse en una aberración y por lo tanto obsesionar a las personas con estar saludables y que no les importe nada mas que el ejercicio, y entonces si definitivamente vamos a abandonar el horrendo y único primer lugar que ocupa nuestro país en el tema de la obesidad, pero bajo que costo, y sobre todo, nuestras instituciones de salud están preparadas para ahora atender a anoréxicos, bulímicos, ortoréxicos y vigoréxicos; pues no lo creo, entonces mejor hacer las cosas bien y no tener que estar cambiando únicamente las enfermedades de los mexicanos, si esto no es la catafixia de chabelo.

El tema de la obesidad es otro tema tan grave que debemos abatir de manera inmediata pero no solo con publicidad en las escuelas o con anuncios de televisión, me parece que sería necesario que los gobiernos hicieran un convenio de colaboración para establecer parques públicos seguros y abiertos hasta en las noches, para que la gente pueda ir a realizar actividades físicas, pero que no sean los parques que siempre hemos visto con juegos metálicos de tobogancitos con figuras de animales y carruseles, sino parques en donde se comprometan las autoridades a proporcionar clases de yoga, caminatas, zumba, kick boxing, rappel, fútbol, basquetbol, volibol o cualquier otra actividad física que pueda ser gratuita para la población y que les llame la atención; es completamente cierto que ya basta de que la gente esté esperando siempre que “papá gobierno” sea quien solucione las cosas, y que tampoco es responsabilidad exclusiva de las autoridades, empero, si es mucho su responsabilidad proporcionar los espacios recreativos necesarios para la realización de estas actividades de manera gratuita, porque a diferencia del Sr. Cordero, yo no creo que con un salario mínimo se pueda comer, llevar a los niños a la escuela y pagarles una actividad deportiva por las tardes.

Probablemente algunos me dirán loco, y algunos más que es imposible, pero una idea que me ha rondado por la cabeza muy fuerte desde hace algún tiempo, es que en la tan esperada reforma laboral, las comisiones de Derechos Humanos, Desarrollo Social, Educación Pública y Servicios Educativos, Juventud y Deporte, Participación Ciudadana, Presupuesto y Cuenta Pública, Salud y Seguridad Social, pudieran reunirse para realizar un proyecto de ley donde se contemple que dentro del horario laboral, los patrones puedan otorgarles a los trabajadores un tiempo para realizar actividades físicas dentro de sus lugares de trabajo, y así como le dieron oportunidad a los restauranteros para poder adecuar sus instalaciones para las áreas de fumar con respecto de la ley antitabaco, de la misma forma se les otorgue un tiempo a los empresarios para que adecúen sus espacios y ofrezcan un gimnasio y lugares abiertos para la práctica de actividades físicas dentro del horario laboral como una prestación laboral. Me queda perfectamente claro que no se puede obligar a la gente a que realice las actividades, sin embargo, la comisión de Seguridad Social, si puede en los requisitos para la inscripción de derechohabientes o en las consultas que les otorga a los trabajadores, solicitar que para efecto de que para recibir una atención adecuada sea necesario que la persona tenga una actividad física constante, sin señalar un periodo o bien una rutina determinada y con esto se comenzaría a establecer una solución que beneficiaría a todos, porque debemos recordar que mucho del problema de salud es precisamente por la falta de actividad, y el gasto que genera al estado es muy grande, por eso debemos pensar en políticas preventivas y no en solución de problemas atrasados.

Respecto de la publicidad que les mencionaba, les dejo la imagen y el link de la clínica para las personas que sufran de estos trastornos encuentren esta opción de vida.

http://www.ellenwest.org/

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1858, muere el político mexicano Valentín Gómez Farías; en 1946, la sociedad mundial se consterna ante la aparición del bikini; en 1950, se les reconoce a los judíos el derecho a vivir en Israel; en 1975, nace el futbolista argentino Hernán Crespo; en 1996, nace la oveja Dolly, quien fuera el primer animal clonado en la historia; en 1999, Stanley Kubrick elude la censura norteamericana al retocar las imágenes más polémicas de su película Eyes Wide Shut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s