Recordando a un grande.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

La historia nunca dejará de hacer justicia, y en esta ocasión toca el turno de poder hablar acerca de un gran hombre de la política internacional, que si bien es cierto le correspondió transcurrir su legado en un período muy complicado de la historia universal, también es cierto que por su coraje, valentía y decisiones salió avante.

El nombre de este gran personaje es Winston Leonard Spencer Churchill, quien provenía de una familia aristocrática británica y de trayectoria política, ya que su padre Randolph Henry Spencer Churchill, mejor conocido como Lord Randolph Churchill, fue elegido Diputado a finales del siglo XIX en la Cámara de los Comunes (quienes representan a los ciudadanos, a diferencia de la Cámara de los Lores quienes pertenecen a la realeza) y fue distinguido por el reino al ser nombrado Secretario de Estado en la India posterior al cargo que desempeñó como Ministro de Hacienda en el Reino Unido, algunos datos nos indican que tuvo una vida corta ya que murió a los 46 años de edad a causa de una parálisis corporal, y algunos expertos comentan que su muerte se debió a causas neurológicas como epilepsia, la enfermedad de Lou Gehring, alcoholismo o un tumor cerebral. Se casó con Jennie Jerome con quien procreó a dos hijos John y  Winston de quien dedicamos este espacio en memoria de su 47 aniversario luctuoso.

Winston Churchill comenzó su carrera a muy temprana edad, siendo oficial de marina y en algunas de las guerras que sufrió su patria, fungió como corresponsal de guerra que a la postre convertiría en libros acrecentando su fama, además de haber tenido la fortuna de contar con una longeva vida, todo indica que hizo de ella una vida extraordinaria dedicada al servicio público, ocupando cargos tan importantes como Primer Lord del Almirantazgo, Ministro de Interior, Secretario de Estado de Guerra y por supuesto condecorándose como Primer Ministro Británico en 2 ocasiones desde 1940 hasta 1955 de manera interrumpida.

Algunos datos de esta gran mente son asombros, y dentro de estos encontramos que además de ser político, fue militar, historiador, orador, biógrafo, analista político y pintor, y en sus momentos de ocio le daba por hacerle a la albañilería, jugar polo, montar a caballo, volar aviones y beber mucho cognac; sin embargo, jamás existió algún problema o espectáculo a causa de este último hobbie. En reiteradas ocasiones las palabras de Winston Churchill hicieron retemblar al Reino Unido porque tenía una manera muy peculiar de decir las cosas, empero, no de una forma negativa, por el contrario siempre fue un excelente orador que cada vez que abría la boca lograba infundir en los ciudadanos una seguridad, coraje y valor incontenible.

Irónicamente jamás fue un alumno brillante o de calificaciones incomparables, desde muy pequeño se pronunció rebelde ante su padre cuando fue internado en el colegio Ascot debido a que para el, estar lejos del seno familiar le resultaba insoportable, y su desgracia continuó porque su padre siempre lo mantuvo en internados y cuando ingresó en la escuela Harrow en 1888, sus notas fueron las causantes de que lo recluyeran en el grupo de los alumnos más retrasados y continuamente presentaba calificaciones bajas en todas las materias, empero, en matemáticas e historia jamás tuvo ese problema, además era tartamudo y ceceaba al hablar, lo que definitivamente una de las materias en las que tenía mayor problema era en oratoria; suceso que logró superar con una impresionante facilidad en los siguientes años. Posterior a esta etapa, intentó ingresar a la academia militar y fracasó en dos ocasiones consecutivas y su tenacidad se vio recompensada porque una vez que ingresó su vida comenzó a cambiar de manera radical, ya no era el estudiante deficiente, desalineado y rebelde, se convirtió en todo un hombre de metas fijas y que no desertaría hasta lograrlo.

Entrado en el ejército y llegado el año de 1895 en las vacaciones de invierno se logró ir a Cuba como cronista del diario londinense “The Dialy Graphic” para cubrir la lucha que enfrentaban los cubanos contra los españoles, donde se hizo amigo de Juan O´Donnel y que le enteró de los placeres latinos como eran el ron, los habanos y la siesta, actividades que mantuvo durante toda su vida. Continuando con su carrera militar combatió en esta isla caribeña, la India y Sudán para terminar en el año de 1898 cansado de las masacres que las guerras producen y entonces decide incorporarse a la vida política de escritorio, no sin antes publicar su primer libro intitulado “The story of Malakand field force” que relata la opresión que se padecía en la parte noroeste de la India.

Se afilió al partido conservador para contender en las elecciones siguientes y no logró conseguir su constancia como diputado, lo que lo llevó a regresar al campo de batalla como corresponsal de guerra del diario “Morning Post” en la guerra de los bóers de África del Sur y allí lo hacen prisionero pero logró escaparse y se traslada a Londres, entonces el nombre de Churchill aparece en las portadas de todos los tabloides convirtiéndolo en un héroe de guerra, siendo esta circunstancia la que le garantiza un escaño en las siguientes elecciones; con esto podemos asegurar que el dicho de “Cuando te toca aunque te quites y cuando no te toca aunque te pongas”, tiene más de un ejemplo vivido. 

Durante su período como Diputado en la Cámara de los Comunes, enfrentó en más de una ocasión a los miembros de su partido por temas como el excesivo presupuesto para beneficiar al ejército, los impuestos arancelarios para mantener las clases sociales distantes, lo que provocó un distanciamiento con aquellos habitantes del distrito de Oldham y le retiraron su apoyo, empero, el se mantuvo firme a sus convicciones, continuó haciendo declaraciones muy fuertes y sobre todo debido a su gran inteligencia hacía parecer a sus adversarios y también a sus propios compañeros como unos bobos en temas de política nacional e internacional, por esta razón decide cambiar al partido liberal para las elecciones de 1906 contendiendo por el distrito de Manchester North West, mismo año en el que publica su octavo libro haciendo la biografía de su padre nombrándolo “Lord Randolph Churchill”.

En los años posteriores se desempeñó como Subsecretario de Colonias y Ministro de Comercio, donde previó con exactitud que los acontecimientos sociales que se presentaban en los países europeos desatarían la Primera Guerra Mundial, esto lo convirtió en uno de los hombres más importantes de su época y entonces fue nombrado Lord del Almirantazgo con lo que de inmediato se volcó a renovar el ejército con tres líneas principales; cambiar la forma de combustión de de la flota armada de Gran Bretaña, instalación de cañones de alto calibre en todos los barcos y la construcción de los primeros acorazados terrestres para contrarrestar la fuerza del imperio Alemán. 

Durante la etapa de la guerra el nombre de Winston Churchill era significado de grandes logros y de intenso valor entonces en 1924 es nombrado Ministro de Hacienda, nuevamente en un gobierno conservador; sin embargo, durante los años de la postguerra donde existía una gran crisis económica, descontento laboral, huelgas interminables y la sociedad estaba inquieta, su popularidad dejó de existir, y es entre los años 1929 y 1939 que se aparta de la política para dedicarse a la pintura bajo el pseudónimo de Charles Morin y además en este período se dedica intensamente a escribir y publica ocho libros siendo “My early life: A roving commission” (1930), “The world crisis” (1931),  “India” (1931), “Thoughts and adventures / Amid these storms” (1931), “Marlborough” (1933 -1938), “Great contemporaries” (1937), “Arms and the covenant / While England slept” (1938) y Steb by step 1936 – 1939 (1939); sin embargo, aunque esta actividad le agradaba bastante, no lo llenaba del todo, extrañaba dirigir el servicio público.

Un suceso relevante del regreso de este gran hombre a la política fue el crecimiento de la amenaza de Adolf Hitler, entonces, sugirió a la Gran Bretaña el re-armamiento e iniciar una lucha frontal contra el fascismo que estaba surgiendo y que según él, podría invadir prontamente toda Europa; dato que definitivamente no estuvo fuera de lugar y que gracias a la trayectoria que ya se había forjado como estadista y analista político, el gobierno Británico tuvo que tragarse literalmente el orgullo y deciden restituirlo en el puesto de Lord de Almirantazgo debido a la invasión Nazi en Polonia en septiembre de 1939, cargo que ocupó por ocho meses para que en mayo de 1940 se convirtiera en Primer Ministro de la Gran Bretaña y pronuncia una frase que en realidad fue de Franklin Roosevelt en la que dijo “No tengo nada más que ofrecer que sangre esfuerzo, lágrimas y sudor”, y logra enfrentar la guerra con una mejor mentalidad ya que el pueblo Británico con todo y sus “disparates” le seguía teniendo mucha confianza.

Al término de la guerra, el Parlamento inglés y los ciudadanos se volcaban en ovaciones al Primer Ministro, le agradecían en todos lados donde se le veía, y por supuesto él, como pavo real se paseaba con todo propósito; sin embargo, dos meses después no se vio favorecido con el voto y es retirado del cargo. Posterior a esta fecha los conservadores lograron acaparar el voto en las urnas de 1951, y regresa a su antiguo cargo que mantiene hasta 1955 cuando dimite argumentando razones de edad, por lo que se retira no sin antes ser nombrado Caballero de la Jarretera; además unos años antes, exactamente en 1953, fue también reconocido con el Premio Nobel de Literatura por su libro “The second word war”.

Es a partir de esos momentos cuando la salud de Sir Winston Churchill comienza a decaer al grado que rechaza un título nobiliario para tener la posibilidad de continuar en la Cámara de los Comunes; sin embargo ya no asistía con regularidad a las sesiones, sino únicamente se aparecía cuando se requería de una votación importante y llegado el 15 de enero de 1965 sufre un segundo ataque cardiaco que le provocó una trombosis cerebral para que nueve días después falleciera.

Este ilustre personaje de la política británica e internacional, a lo largo de su vida pudo escribir 43 libros que constaron de 72 volúmenes, publicando en vida desde el año de 1898 hasta 1962, y de manera post mortem fueron publicados 5 más que fueron terminados por diversos autores y casas editoriales; asimismo existen al menos conocidos y recopilados 46 discursos que dirigió a lo largo de su carrera y aparentemente el más impactante e importante fue el que dirigió el 13 de mayo de 1940 ya como Primer Ministro referente a la participación británica en la Segunda Guerra Mundial; les dejo el link donde se puede encontrar: 

https://www.winstonchurchill.org/learn/speeches/speeches-of-winston-churchill/92-blood-toil-tears-and-sweat

Algunas frases de este político son bastante agresivas, otras muy ilustrativas como fueron: 

  • “Quien habla de mi a mis espaldas, mi culo contempla”; 
  • “A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada”; 
  • “Me gustaría vivir eternamente, por lo menos para ver cómo en cien años las personas cometen los mismos errores que yo”

Y probablemente la mejor de todas a mi parecer es: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1521, Fernando de Magallanes descubre la isla de San Pablo en el archipiélago de Tuamotú; en 1679, el rey Carlos II de Inglaterra disuelve el parlamento; en 1917, el Constituyente de Querétaro aprueba el artículo 115 que estipula el municipio libre; en 1924 se cambia el nombre de la ciudad Rusa de San Petesburgo por el de Leningrado; en 1931, se levanta el estado de huelga en España excepto en Huesca y Madrid.

Espero sus comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s