Un ciclo más…

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

El día de ayer fue uno de esos momento que se pueden describir dependiendo el cristal con el que se mire, porque si bien es cierto que el grupo de oficinistas, empresarios, operadores de transporte público, tenderos, madres y padres de familia, solo por citar algunos ejemplos, se convirtió en uno de los mejores días, para los niños no fue la misma sensación porque iniciaban un año más de clases.

A lo largo de nuestro territorio nacional, mas de veintisiete millones y medio de estudiantes, regresan a las aulas después de 44 días de vacaciones, donde algunos tuvieron la fortuna de salir a lugares como la playa, centros recreativos, museos, acudir a talleres y cursos de verano, visitas a familiares que residen en otras entidades o simplemente descansar en sus casas, muchos otros por no haberse puesto a estudiar lo suficiente tuvieron que utilizar este receso para ponerse al día y sobre todo para prepararse ante los exámenes extraordinarios y con ello poder pasar de año; empero, existen algunos otros estudiantes que este periodo de vacaciones no tuvieron la misma suerte y todo este tiempo lo utilizaron para apoyar a las labores domésticas o bien a colaborar en las actividades productivas de la familia, ya sea en el campo o el comercio de diversos artículos.

Cada año, escuchamos reiteradamente que distintas instituciones de crédito anuncian promociones para que los padres de familia puedan obtener financiamiento para el pago de vacaciones y posteriormente ofrecer otros créditos para el pago de útiles escolares, lo que se convierte en un círculo vicioso y endeudamiento a largo plazo por parte de algunas personas con la única finalidad de poder ofrecerles a los hijos las mejores oportunidades; sin embargo, es una cultura muy mal aplicada en nuestro país, porque si bien es cierto que el esparcimiento es necesario para todos, también es cierto que debemos priorizar las necesidades y colocarlas en el justo medio, porque si el salir de vacaciones representará un excesivo “apriete de cinturón” en los meses venideros, considero que entonces no es una necesidad sino más bien un lujo innecesario.

Probablemente esta época de “vacaciones”, y entrecomillo la palabra, porque si nos basamos en las expresiones de las madres de familia, normalmente es el tiempo en que menos descansan y que mayor número de actividades realizan ya sea en un lugar de descanso o en su propia casa, porque debemos reconocer que quienes son mas apegadas a los hijos son precisamente ellas, y cuando de este período se trata, sufren las consecuencias de tener que estarse dividiendo en muchas partes para poder salir avante; pero regresando al tema de los gastos que se generan al iniciar estos días de recreación, encontramos que muchas familias terminan por acudir a centros de empeño para cubrir estos gastos con la idea de recuperarlos más tarde, sin embargo, en la mayoría de los casos los bienes terminan en las arcas de estos negocios por lo que hasta cierto punto no se convierte en una buena opción el deshacerse de joyas, televisiones, refrigeradores, lavadoras o demás artículos de uso cotidiano, para costear unas vacaciones.

En cuanto al dinero que se genera derivado del regreso a clases, la gran mayoría podremos verlo como la mejor inversión que se pueda hacer en un hijo y que definitivamente no hay mejor legado que la instrucción académica, en esos momentos no importa si se tiene que comprar 2 o 3 pares de zapatos nuevos, libretas, uniformes, loncheras, cereales para el desayuno y demás cosas que rodean el maravilloso mundo de los niños, sin embargo,  el problema viene en el momento en que volteamos a ver en las aulas el comportamiento de ciertos estudiantes que no valoran ese gran esfuerzo que los padres hacen para que sus hijos puedan sobresalir en un mundo que cada día es mas competitivo y que únicamente se dedican a calentar literalmente una butaca, que no sacan el provecho necesario y que ven en la escuela, las mejores 8 horas de diversión y el momento de hacer amistades, lo que probablemente será motivo de arrepentimiento en los años venideros.

Existen cifras escalofriantes en cuanto a la cantidad de dinero que se gasta en estas fechas que pueden ir desde los 10,000 pesos hasta los 50,000 cuando se trata de una familia con dos o tres hijos, porque el pago de una inscripción para asegurar un lugar en cierta escuela puede representar lo equivalente al pago de una mensualidad de la renta de una casa, y en el mejor de los escenarios, quienes ya cuentan con casa propia, puede representar el ingreso mensual de uno de los integrantes, por lo tanto, debemos crear esa conciencia en los niños de valorar dicho esfuerzo, pero sobre todo hacerles entender que es un verdadero privilegio contar con un lugar en la escuela, que existen muchos niños que no tienen acceso y que su futuro se puede ver comprometido por no contar con esa posibilidad.

Definitivamente el sistema educativo en este país se encuentra con un regazo tan grande que buscar un solo culpable sería bastante absurdo, es responsabilidad de todos, directivos, profesores, padres de familia y alumnos, el mejorar las condiciones para el desarrollo de las competencias en los alumnos y cambiar completamente la idea de que la escuela no es solo para convivir con las amistades y que cuando se encuentren en los salones TENGAN que estudiar, sino, que puedan visualizar  a la escuela como el mejor lugar para seguir y salir adelante, que los profesores no impongan castigos a quien no hace la tarea leyendo “x” número de páginas, porque el cerebro registra como algo malo el leer, al contrario, que los profesores premien a los alumnos distinguidos pasándolos al frente de sus compañeros para leerles unos párrafos, que los padres de familia no vean estas 8 horas que se pasan sus hijos en las instituciones educativas como el momento en que se deshacen de la responsabilidad de educar a sus hijos y como el instante en que su vida personal puede tomar un rumbo diferente, más bien, que sea el compromiso de evaluar a su propios hijos, maestros y ellos mismos, si la calidad en la instrucción que están recibiendo es la correcta, en ser un aliado de los catedráticos para reforzar las deficiencias de los alumnos.

El tema de la educación es bastante complejo en todo el mundo, y México no es la excepción, se intenta por una parte, que los gobiernos otorguen becas para continuidad de los estudios, la ampliación de espacios educativos de orden público, proporcionar a los alumnos los útiles escolares, mejoramiento de la infraestructura escolar, en fin diferentes estrategias que ahora incluyen el otorgar vales para ser canjeados por los uniformes, cuyo único objetivo es reducir el gasto que genera esta actividad a los padres de familia, empero, mientras no exista una cultura del compromiso por parte de los padres de familia y profesores en empeñarse para hacer que los alumnos valoren los esfuerzos que se hacen por mantenerlos en las escuelas, nuestros estudiantes seguirán teniendo bajos o bajísimos resultados en sus estudios, requerimos que la sociedad nos organicemos e impulsemos campañas permanentes de la importancia de acudir a las aulas, de la necesidad de contar con profesionistas capacitados para competir por los puestos  directivos en las empresas, gobierno, asociaciones y demás rubros, no podemos permitir que una generación más de estudiantes se vaya deteriorando al punto de que egresen de las facultades 1 de cada 10, y que sigamos teniendo la mayor matrícula de alumnos y el peor porcentaje de éxito en cuanto a bolsas de trabajo porque nuestro círculo vicioso seguirá aumentando y cada año será más difícil poner el remedio.

Me gustaría solamente hacer una reflexión, tal vez, la mayoría de nosotros hemos escuchado de diferentes figuras públicas que el camino para un verdadero cambio en nuestro país es la educación, y que tenemos que invertir más y mejor en este tema, sin embargo, los cambios no han funcionado como se ha esperado, entonces pregunto, ¿Qué tenemos los mexicanos en la sangre como para no valorar que el desarrollo de los demás países cada vez es más alto de alcanzar y que nosotros seguimos viendo para arriba, en lugar de voltear a verlos de lado? ¿En verdad el mexicano no ha podido terminar con ese recuerdo de ser un país conquistado y por ello siempre las derrotas se hacen presentes? Tenemos que cambiar la mentalidad, incrementar nuestras habilidades y aprovecharnos de nuestras carencias, debemos convertirnos en una sociedad positiva, propositiva y exitosa; y eso nos compete a todos.

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1792, se realiza la primera ejecución mediante la Guillotina; en 1811, Ignacio López Rayón convoca a la instalación de la “Suprema Junta Gubernativa de América”; en 1842, nace la independentista mexicana Leona Vicario; en 1911, es robado el cuadro de “La Mona Lisa” del museo de Louvre; en 1940, muere en México el líder comunista León Trotsky; en 1959, Hawai se convierte en la 50va estrella de la bandera norteamericana; en 1991, se suscita un golpe de estado en Rusia contra Mijail Gorbachov.

Espero comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s