Martes negro…. DE NUEVO.

Por: Víctor Manuel Reyes Ferriz.

Un año más ha transcurrido, y llegamos al onceavo aniversario del fatídico día martes 9/11 que presentó el atentado con dos aviones contra las torres gemelas en New York, un avión que estalla pocos metros antes de una de las caras del Pentágono y otro más perdido entre lugares boscosos de Pensilvania.

En esta temprana etapa de mi vida, jamás había sido testigo de un acto terrorista de tal envergadura, una desgracia provocada por manos humanas que dejó casi 3000 muertos a consecuencia de diferencias políticas, sociales, religiosas o quien sabe que mas podrá haber de fondo, empero, fue uno de esos días que no podré olvidar jamás como el asesinato de Colosio (23 de marzo de 1994) o el Tsunami de Tailandia (26 de diciembre de 2004), sin embargo, es más impactante porque logró consecuencias bélicas los siguientes años.

Este acontecimiento que se convirtió en el emblema del anterior Presidente de los Estados Unidos, George Bush y que lo continúa Barack Obama para justificar la invasión realizada en Afganistán que se inició el 7 de octubre de ese mismo año, con la consigna de localizar y aniquilar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden quien dirigió el atentado al corazón financiero de E.E.U.U y por ende, el orgullo de los norteamericanos ha pasado por diferentes aristas, donde algunos habitantes del vecino país del norte han aplaudido y otros jamás lo han podido aceptar, comenzando por aquellos familiares de los soldados que se encuentran todavía en aquel país de oriente, los cuales, han perdido el sentido del por qué luchan.

El origen de estos dos grandes monstruos de la arquitectura neoyorquina, se remonta al año de 1966 cuando el arquitecto Minoru Yamasaki, nacido en Seattle, hijo de migrantes japoneses presenta un proyecto para construir en las orillas del río Hudson la central financiera de los Estados Unidos, el Word Trade Center que se convertía en el edificio más alto del mundo, por encima en ese momento, del Empire State Building. En esta construcción se utilizaron técnicas novedosas como la llamada “tube in tube” que significa el armar un bloque macizo aislado de los muros para sostener el peso del edificio, y alrededor existirá la estructura que le da forma, ocupándose dicho bloque para los elevadores y las escaleras y con ello mantener intactas las áreas de oficinas.

Definitivamente la construcción de las comúnmente conocidas como “Twin Towers” fue un suceso revolucionario en el sector de la construcción y cuando se tuvo que resolver el problema que se presenta en toda construcción que tiene una gran altura, con respecto al cómo reducir los impactos del aire, el arquitecto Yamasaki, implementó una técnica bastante peculiar al crear una  estructura que estaba hecha de acero forjado que permitía al edificio entero curvarse con el impacto del aire y así evitar el riesgo de que pudiera ser derribado; asimismo, esta potente y a la vez flexible estructura, fue probada para resistir “irónicamente” el impacto del avión que en aquel momento era el más grande, el Boeing 707, el cual, únicamente al chocar con el edificio, podría incrustarse en la estructura secundaria, empero, en la base o núcleo que sujetaban al edificio, no se vería afectado debido a un recubrimiento que soportaba el fuego, un material bastante ligero, empero, que su resistencia era impresionante.

Tras haberse terminado la construcción del Word Trade Center de New York, y ser inaugurado en el año de 1973, las Torres Gemelas, se convirtieron en un símbolo único y entrañable para los estadounidenses, porque desde ese lugar se regían los mercados internacionales, las economías del mundo, algo que a los gendarmes de los “dineros” les encantaba; sin embargo, unos años antes de aquel martes negro, existió en el año de 1993 un atentado donde explotó una bomba en la base de las torres, lo que provocó la muerte de 6 personas y más de 1000 heridos, empero, la estructura no sufrió mayor daño que un gran boquete en el suelo de aproximadamente 30 mts., lo que hizo reforzar la idea de que este edificio era indomable.

En cuanto al desarrollo de la mañana del 9/11, todo comienza a las 8:46 am cuando un avión Boeing 767 de la aerolínea American Airlines, se estrella entre los pisos 93 y 98 de la torre norte a una velocidad de 700 km/hr, dejando un agujero de 6 pisos y se incendia casi inmediatamente dentro de la estructura del edificio; este vuelo que era el número 11 salió del aeropuerto de Boston y quince minutos después de haber despegado, fue secuestrado por Mohammed Atta cambiando el rumbo para dirigirse de manera firme a la torre 1 del Word Trade Center por lo que, los 92 pasajeros mas los 5 secuestradores de la aeronave murieron al momento, adelantándose al apoyo que se solicitó al Comando de Defensa Aérea Norteamericano para interceptar al Boeing 767, enviando 2 aviones caza F-15 que no lograron su cometido, ya que el despegue de estos aviones se realizó 7 minutos después del impacto.

Al estrellarse este avión, la conmoción se hizo presente entre la población de Manhattan, algunas cámaras lograron captar el momento del choque y el estallido, algunos otros corrieron para escapar del lugar, unos más quedaron pasmados por lo que estaban viendo, y entre el poder reaccionar o asimilar lo sucedido, el segundo avión, otro Boeing 767, pero de la aerolínea de United Airlines se impacta con la torre sur entre los pisos 77 y 85 a una velocidad por encima de los 900 km/hr y era manejado por el secuestrador Marwan Al-Sheihh, nacido en los emiratos Árabes Unidos, quien junto con otros 4 secuestradores impactaron la aeronave que transportaba 56 pasajeros, mas los 9 de tripulación y que obviamente murieron también de manera inmediata; esto pasó a las 9:03 am, únicamente 17 minutos después del primer impacto.

Las imágenes como de todos es sabido, son impactantes, ver primero como se estrella un avión de ese tamaño y que literalmente se introduce en un edifico para que posteriormente se vean las llamas y la nube de humo saliendo de la estructura, el observar como pedazos incandescentes del edificio van cayendo hacia las calles, la gran cantidad de polvo y escombro que se respira, el ruido de los gritos de la gente aunado al propio del impacto mas la desesperación de la gente, son escenas que marcan definitivamente un año, una década e incluso la vida de aquellos que tuvimos la desgracia de presenciarlo aunque haya sido por la televisión.

En el espacio de la semana pasada, me refería al conflicto de la Nueva Jerusalén y las consecuencias que puede traer las diferencias religiosas, pues bien, este es otro ejemplo donde los seres humanos, no hemos sido capaces de solucionar nuestros conflictos “irracionales” de una manera pacífica, que no podemos aceptar que hay maneras diversas de pensar, que existen diferencias sustanciales entre los pueblos y que debemos aceptar que cada quien tiene el mismo derecho tanto a ser escuchado, como a expresarse libremente acerca de cualquier hecho; empero, también debemos reconocer que el vecino país del norte, ha ocasionado que en la mayoría de estos conflictos, las diferencias lleguen a ser irreparables por su continua y exhaustiva necedad de entrometerse en asuntos que no le competen, ellos deberían de aplicar lo que expresaron en el momento que sufrieron esta agresión, que el respeto de las ideologías debe ser supremo, sin embargo, un ingrediente de toda esta trama es precisamente que los estadounidenses no respetan a nadie que no comulgue con sus ideales.

Probablemente lo más impresionante tanto para propios como extraños de ese país, fue que vulneraron una seguridad que se creía inquebrantable, los estados Unidos de Norteamérica, siempre fueron vistos como el país donde la seguridad, en todos los ámbitos, era un aspecto que podía sobreponerse a cualquier situación, que tenían un régimen tan blindado que era inconcebible pensar que existiría un atentado de esta magnitud, ya sea por la gran inteligencia militar que han desarrollado o bien por la estructura policiaca con la que cuentan, pues bien, a nos dimos cuenta que para quien desea realizar actos terroristas no hay límites. Precisamente en ese tenor, surge la teoría de que no pudo haber sido un ataque que proviniera de agentes externos, que fue un auto atentado ya que los E.E.U.U se encontraban en una recesión económica fuerte y como sabemos las guerras reactivan economías, y si a este hecho le agregamos que los gringos comulgan bastante con el pensamiento de “Los mas por los menos”, no quedaría duda alguna de esta teoría, sin embargo, me parecería bastante irracional atacar tu propio país.

En cuanto al tema del avión o misil, según nos apeguemos a una u otra teoría, que impactó contra una de las caras del Pentágono, podemos diferir en cuanto a la verdadera historia, pero no en cuanto al resultado. Definitivamente si fue un atentado con el choque de un avión del vuelo 77 de American Airlines un Boeing 757, las medidas del agujero probablemente no coincidan del todo, además es un poco extraño el hecho de que no se encontró rastro de este avión, y si por otro lado nos conducimos bajo la teoría del misil, también existen diferencias en la información porque el rastro que existía en el pasto antes de las paredes del pentágono, no habría manera de justificarlas. Haciendo a un lado cualquier accesorio utilizado para este ataque, considero que es un hecho que no podemos minimizar, porque normalmente cuando se habla del ataque del 11 de septiembre, únicamente recordamos el de las torres gemelas, sin embargo, debemos tomar en cuenta este del Pentágono y también el avión que se estrelló en Pensilvania donde supuestamente se encontraba el Presidente Bush en una casa de descanso.

Sea cual fuere el origen de los ataques, tenemos que  pensar que nuestra seguridad, vivamos en el país que vivamos, esta pendiendo de un hilo, según las decisiones políticas de nuestros mandatarios, que si ellos deciden apoyar una intervención contra un país, o declararle la guerra a otro, o bien, simplemente votar en el pleno del consejo de seguridad de la ONU contra un país por considerar que no están actuando de manera correcta, quienes pagaremos los platos rotos somos los ciudadanos, que en el momento de que elegimos a un gobernante tenemos que pensar en todas estas aristas que vienen incluidas en el paquete; afortunadamente nuestro país ha tenido una política no intervencionista a lo largo de la historia, pero esto puede cambiar de la noche a la mañana según la manera de pensar de un gobernante, y esto lo pudimos notar en nuestra propia casa, con las acciones que emprendió nuestro Presidente Felipe Calderón, al lanzarse sin ton ni son a las calles para combatir el narcotráfico y crimen organizado, aunque aplaudo la acción como tal, repudio también la forma y la escasa estrategia con la que se le ocurrió hacerlo; sin embargo, algunos podrán pensar que esto no tiene absolutamente nada que ver con ataques terroristas, pero solamente les recuerdo que hemos vivido desgracias bastante considerables por esta “guerra interna” como fueron el Casino Royal, los colgados en el puente de Veracruz, los cuerpos mutilados de Guadalajara, el tiroteo en las inmediaciones del estadio de Torreón o la granada que explotó en la explanada el 15 de septiembre en Morelia, en fin, si le seguimos encontraremos actos bélicos que bien podrían considerarse como terrorismo.

Espero que estos y todos los demás actos bélicos que se presentan en el mundo puedan encontrar una solución pacífica, que nuestros gobernantes y aquellos que dirigen otros países puedan entender que no hay mejor forma de vivir que en paz y cordialidad, que el mundo necesita tranquilidad después de todos los males que nos azotan como la pobreza, desempleo, analfabetismo, desastres naturales, enfermedades, y lo que menos necesitamos es seguir metiendo males en el mismo costal, necesitamos unirnos para combatir todos estos males y salir adelante, ojalá que las olimpiadas duraran muchos años para que así el espíritu de paz pudiera reinar en el mundo.

Dato Cultural:

Un día como hoy en 1297, William Wallace derrota a los ingleses en la batalla del puente Stirling; en 1609, se ejecuta la orden de expulsión de los musulmanes no convertidos; en 1829 México consigue vencer a las fuerzas españolas en Tampico; en 1853, se utiliza por primera vez el telégrafo eléctrico; en 1875, se funda la Academia Mexicana de la Lengua; en 1906, Mahatma Gandhi inicia su movimiento de no violencia; en 1945, nace el futbolista alemán Franz Beckenbauer.

Espero comentarios y sugerencias al correo lic_reyesferriz@yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s