¡Más respeto, joven!

Por: Rodolfo Munguía Álvarez.

¿A usted no le ha pasado, querido lector, ir en estos tiempos de pandemia a algún local comercial o de servicios y ser recibido con descortesía o malos tratos por personal de policía privada o dependientes del lugar? Esto deja en evidencia la poca o nula capacitación que recibieron para hacer su trabajo de control sanitario y, peor aún, un déficit de educación, creo yo. Pues déjeme platicarle que he tenido la oportunidad de salir muy poco de casa, pero me he encontrado con dependientes o personal de seguridad en los establecimientos que nos dan órdenes como: “fórmese ahí”, “hágase pa’ tras”, “póngase gel”, “ésta es salida, entre por el otro lado todo”, con un dejo de prepotencia y haciendo valer algún coto de poder sobre los clientes. Sin embargo, para ser justos, debo decir también que he encontrado lo mismo del otro lado, en los clientes: personas que con prepotencia no quieren usar cubrebocas, dicen haberlo olvidado, se niegan ponerse gel antibacterial, les hablan mal a los dependientes, no guardan su distancia en las filas y se le pegan mucho a otras personas; o incluso, adultos mayores que fingen no haber visto la fila y se cruzan hasta adelante o se meten en ella, aun cuando saben no era su turno; y esto me ha hecho reflexionar, que como mexicanos nos hace falta desarrollar aún más el hábito del respeto. En México todos respetamos las leyes y las normas sociales, siempre y cuando se acomoden a nuestras necesidades y circunstancias de ese momento. Nos formamos si y solo si, tenemos tiempo para hacerlo y si no, buscamos cómo darle la vuelta a esta medida. Nos ponemos cubrebocas correctamente si y solo si, nos permite respirar a nuestro antojo, nos permitimos utilizar la careta de acrílico como penacho y el cubrebocas en la barbilla o cuello y así, nos hemos convertido en uno de los países con la tasa de mortalidad más alta, por querer adaptar sencillas normas sanitarias, a nuestra conveniencia. Por ello, quisiera recomendar esta semana la lectura del libro: Los 7 hábitos de la gente altamente nociva, de Ed. Diana o Ed. Cava de Libros, en donde como autor argumento que el Irrespeto es el peor hábito que tenemos en Latinoamérica y, lamentablemente, muy arraigado en México. Si respetáramos las leyes, las normas y los derechos de los demás, nuestros logros serían mucho mayores y seguramente la mortalidad no sería tan alta. Solo póngase a pensar ¿usted invertiría en un país en donde las leyes se respetan: a veces sí, a veces no?  Los inversionistas extranjeros tampoco; y toda esta estructura de actuar, lamentablemente parte de la cultura mexicana, está ligada con el hábito del respeto. Fortalecer nuestros hábitos sociales nos permitiría lograr las metas que nos hemos propuesto, con menor esfuerzo. Además, ¿Quiere tener dinero en el banco? Hágase el hábito del ahorro. ¿Quiere estar delgado y fuerte? ¡voilà! fortalezca sus hábitos saludables. En conclusión, si no cambiamos nuestros hábitos, seguiremos consiguiendo los mismos resultados en cada uno de los aspectos de nuestra vida —social, financiero, de salud, laboral, etcétera—. Este libro lo pueden encontrar en algunas bibliotecas públicas del país, publicado por Editorial Diana o Cava de Libros, también está disponible en versión digital y con un capítulo extra en DrGloop.com, para tenerlo siempre con usted en su celular o dispositivo electrónico. Hágase o haga un regalo con esta lectura y, si quiere hacerme llegar un comentario de éste o algún otro tema, quedo a sus órdenes en lector.frecuente@gmail.com: me dará mucho gusto saber de usted.

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s