Leer lo ordinario de la vida.

Por: Rodolfo Munguía Álvarez.

¿A usted no le ha pasado, profundo lector, tener dudas sobre el lugar que ocupa en el mundo, estar inseguro sobre lo que el destino le tiene preparado, cuestionar el papel que le tocó representar en la vida e incluso, la educación que le dieron? Pues, déjeme confesarle que usted no es el único. Somos muchos los que nos preguntamos, con más frecuencia de lo normal, el papel que estamos haciendo ahora y lugar que ocupamos en este planeta. Y esta condición es agravada por la amplia exposición que tenemos a las redes sociales, en donde nos estamos comparando con los Domínguez, que se fueron de vacaciones a Acapulco, con los Gutiérrez que se fueron a ver a la familia que vive en Chihuahua y pasaron las vacaciones di-vi-nas rodeados de nieve; o incluso con los Montes de Oca quienes, pese a la pandemia, postearon fotos de ellos esquiando en las Bahamas o en Aspen. Y si a ésta insufrible comparación, le agregamos que Mónica estrenó coche, que a Gabriel lo ascendieron de puesto en su trabajo y, que la comadre le hizo un hermoso pastel de cumpleaños al compadre, no obstante lo borrachote y desfachatado que es; comparado con todos ellos, nuestra miseria es evidente y llegamos a sentirnos desafortunados. Sin embargo, a nuestro favor déjeme comentarle que ni todos salen de vacaciones, ni a todos los festeja la esposa, ni todos viven vidas súper felices y emocionantes, todo el tiempo. La gran mayoría de los de nosotros, solamente publicamos en redes sociales lo que queremos destacar hacia los demás y evitamos postear nuestro sufrimiento, depresión y sinsabores diarios (claro está, nunca falta la tía que sube diariamente a Instagram o al Face su miserable desayuno, consignas contra los hombres, insufribles dietas y, cómo no, oraciones para atraer el amor, la abundancia y la sabiduría ¿?). Ahora, como muchos de ustedes sabrán, las biografías es uno de mis géneros de lectura favorito, y no se imaginan lo feliz que me ha hecho leer el libro que me regalaron esta navidad mi cuñado Adolfo y su esposa San, titulado “A propósito de nada”, magistralmente escrito por Woody Allen, y publicado, en México, por Alianza Editorial ¡Es una de las biografías más divertidas que he leído! no pasan más de dos páginas para que me haga reír, no solo por las situaciones que narra, sino por la forma como las ha vivido y más cómo las cuenta. Él, al igual que muchos de nosotros, no ha tenido la vida perfecta: no nació rico, tampoco en una gran mansión y sus padres no eran famosos, sin embargo, su genialidad se debe, a mi parecer, en que ha logrado ver con optimismo su vida y ha sabido narrársela a él mismo de una extraña forma que le hace y nos hace reír y valorar nuestras vidas, por muy ordinarias que creamos que sean. Narra, por ejemplo, cómo se conocieron sus padres y a pesar de haberles costado mucho trabajo concretar el matrimonio, siempre tendrá como hijo la duda del por qué sus papás tomaron esa decisión, si no tenían compatibilidad alguna. Este nuevo libro lo podrá encontrar usted en alguna librería de piso, su sitio web o, probablemente en alguna tienda departamental. Se lo recomiendo si desea pasar un grato momento de lectura y olvidarse de lo ordinario de la vida. Si quiere hacerme llegar un comentario de éste o algún otro tema, o platicarme el por qué sus padres están o dejaron de estar juntos, quedo a sus órdenes en lector.frecuente@gmail.com: me dará mucho gusto saber de usted y de la visión de su vida ordinaria o extraordinaria.

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s