Trainspotting

DE DANNY BOYLE

*Este texto aparece en el libro Psicoanálisis y Séptimo arte, Editorial Casa Alef

Por: Daniel Sánchez Castro:

Preludio

Quisiera comenzar éste ensayo confesando la dificultad enorme que he pasado, tratando de elegir la película de la cual quiero escribir en este libro, en un comienzo pensé en hablar sobre una película de Lars Von Trier (La casa de Jack) para poder discutir sobre la perversión y su relación con la clínica, pero algo me decía que por ahí no era; después, me abordó la idea de dialogar sobre el filme de Jojo Rabbit, una película que en lo personal me encantó por la manera tan brutal de manejar la sátira de un evento como el Holocausto; sin embargo, volví a sentí que aún no era tiempo de insistir sobre ello, en esa complicación de inclinarme sobre un filme u otro, recordé una cinta que me atrapó desde el momento que la vi, me refiero a Trainspotting, con la cual tuve mi primer encuentro en mi época preparatoriana, donde el soundtrack, la fotografía, las escenas de excesos y las grandes actuaciones nos atraparon a varios. Comenzaré dando una breve introducción filmográfica de la película. – Trainspotting fue filmada en el año de 1996 en Reino Unido, en su mayoría dentro de Escocia, de donde son los protagonistas de la trama, esta referencia es importante, ya que el título del filme es un juego de palabras que remite a dos sentidos, el primero a un cambio de dirección en las estaciones de tren o como nosotros lo conocemos en México “transbordar”, pero también supone una palabra de la jerga escocesa que significa: buscarse la vena en el brazo para poder inyectarse heroína.

El director de la película es el multi premiado Danny Boyle que realiza la adaptación a la pantalla grande del libro homónimo de Irvine Welsh, el equipo de actores está encabezado por un joven Ewan McGregor que interpreta a Mark Renton. Ahora si, pasemos al texto sobre este pelicular filme. La película comienza mientas suena de fondo la canción de Iggy Pop “Lust for life” y vemos a Mark y su amigo Spud correr en las calles, tratando de huir de la policía, es entonces donde el protagonista nos comienza a describir una serie de elecciones que al parecer son aquellas que están marcadas bajo los imperativos súper yoicos de una sociedad de occidente, rompiendo la cuarta pared nos hace reflexionar sobre lo que implica elegir una vida, me parece fundamental colocar aquí el fragmento transcrito de dicha escena:

“Elige una vida, elige una carrera, elige una familia, elige un televisor grande que te cagas, elige lavadoras, coches, equipos de compact disc, abrelatas eléctricos, elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso caro, elige tus amigos, elige ropa deportiva y maletas a juego, elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de fugitivos al preguntarte ¿quién coño eres los domingos por la tarde? elige sentarte en el sofá a ver tele concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura, elige pudrirte de viejo cagándote encima en un asilo miserable siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte, elige tu futuro, elige la vida, pero ¿por qué iba yo a querer hacer algo así? – yo hice otra cosa ¿y las razones? no hay razón.

Interludio

Tenemos aquí el interludio, un joven de clase media baja huyendo de la policía, puesto que ha robado algunos electrodomésticos para comprar algo de droga, me parece interesante dar apertura el diálogo con esta escena, ya que, nos muestra de manera irónica la manera en que a la juventud se le impone ciertas formas de vida, pensando en la generación de los baby boomers en donde la meta estaba clara y definida, la vida adulta tendría que estar marcada en tener una vivienda (aunque te endeudaras treinta y cinco años), un salario fijo (sin importar que te gustara tu trabajo), dos autos, una familia y una pensión asegurada, la generación siguiente la llamada generación X en donde podríamos enmarcar a los protagonistas de esta historia comienzan a cuestionar el eslogan de la vida equilibrada y son atravesados por la ola mundial de la inmediatez del placer, la comida rápida, el acceso sencillo a las llamadas drogas de la felicidad (heroína, cocaína, LSD). A medida que se desarrolla la trama de la película, vemos al grupo de amigos como se irán involucrando cada vez mas en el mundo de los excesos, de las drogas, de la búsqueda de ganar dinero fácil y sin esfuerzos, dentro de este torbellino de experiencias vemos como uno de los amigos llamado Tom, el que podrías señalar como el único que no tenía alguna adicción, vive una desilusión amorosa que lo lleva a comenzar a consumir, primero mariguana para después volverse adicto a la heroína, no será difícil adivinar el fatídico final de Tom quien muere por infección a causa de las drogas, al mismo tiempo una de las mujeres del grupo ha quedado embaraza y no tiene muy claro quien es el padre pues intercambiaba sexo para conseguir droga, ha dado a luz a un bebé, el cual, no tiene un final muy feliz, ya que la madre quien es adicta, en un viaje de heroína ha olvidado por completo al bebé el cual muere por asfixia. Estas experiencias llevan a Mark a replantearse su vida y su manera de consumo de drogas, popularmente se podría decir que ha tocado fondo,  la decepción por parte de sus padres, una sobredosis que lo lleva al hospital, la muerte de su amigo y de su probable hijo lo colocan frente a una pregunta ¿está eligiendo la vida o la vida está eligiendo por él? En ese cuestionamiento Mark conoce a Diane, una mujer menor de edad, quien parece que, aunque más joven, tiene claro que los banda de amigos han caído en el extremo contrario de la vida rígida de su padres, que han enmascarado el otro lado de la moneda y que al final tampoco están eligiendo. Es entonces en donde en una última apuesta Mark se muda a Londres para comenzar a trabajar, desintoxicado y con miras a construirse una vida decide dejar atrás a su grupo de amigos adictos; sin embargo, ellos lo localizan y lo invitan a hacer una fortuna vendiendo una gran cantidad de droga para hacer dinero fácil, en una última escena vemos a Mark huyendo de sus compañeros con la gran cantidad de dinero de la venta de drogas dejando en el pasado la vida de excesos y con la idea de comenzar de nuevo, o al menos eso fantasea. Veinte años después se presenta en el cine la segunda parte de este filme en el cual vemos a los protagonistas y sus vidas, no nos detendremos a desarrollar la secuela, solamente invitamos al lector a ver esta segunda parte que al menos en México no fue tan taquillera pero que nos regala un seguimiento de la historia que nos atrapó en los noventas.

Coda

Freud nos enseña que el hombre, quien está sumergido en un malestar en la cultura, buscará la manera de sostener un sentimiento oceánico a manera de síntoma; es decir, buscará una razón para sostener su malestar, una queja que acentúe la explicación del para qué de su vida, el hombre está condenado a repetir aquello que ha olvidado, demos un cierre a este escrito a manera sui géneris, invitando al lector a angustiarse un poco y llevarlo a preguntas sobre su lugar en su propia vida. Recordemos el texto de 1916 Los que fracasan cuando triunfan, la manera en que el neurótico puede encontrar una y mil formas para sabotear de manera inconsciente la vida, parece que el fracasar y sostener el fracaso será un trabajo de 24 por 24. Puedo compartir que el psicoanálisis no es la única manera para interrogar al hombre su lugar frente a su deseo, pero si es una, y con ella quienes se aventuran a recostarse en el diván no encontrarán todas las respuestas, pero si podremos decir que al menos eligen la vida.

Elige la vida Verónica, elige lencería de diseñador con la vana esperanza de dar un soplo de vida a una relación que ya está muerta, elige bolsos, elige tacones altos de terciopelo y seda para hacerte sentir que es lo que todos creen que es ser feliz, elige un iPhone hecho en China por una mujer que saltó por la ventana y lo metió en el bolsillo de tu chaqueta 334 fabricada en un taller clandestino del sudeste asiático, elige Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram y 1000 maneras más de escupirle a esa gente que jamás conociste, elige actualizar tu perfil, cuéntale al mundo qué desayunaste con la esperanza de que alguien en algún lugar le interese, elige buscar a tus ex novios desesperada por creer que no te ves tan mal como ellos, elige transmitir en vivo desde tu primera masturbación hasta tu último aliento, la interacción humana reducida a simples bytes, elige 10 cosas que no sabías sobre los famosos que se operaron, elige opinar sobre el aborto, criticar a las violadas por andar de prostitutas y filtrar vídeos porno y sumarte infinita marea deprimente misoginia, elige que las Torres no se cayeron y si se cayeron fueron los judíos, elige un contrato de cero horas de trabajo y dos horas de viaje a la oficina y elige lo mismo para tus hijos pero peor, quizá di a ti misma que es mejor que nunca hayan nacido y después recuéstate y aplaca el dolor con una cierta dosis de una incierta droga hecha en la puta cocina de alguien, elige la promesa insatisfecha deseando haberlo hecho todo distinto, elige nunca aprender de tus propios errores, elige ver cómo la historia se repite, elige la lenta reconciliación con lo que sí puedes conseguir en vez de con lo que siempre deseaste, confórmate con lo menos malo, muéstrate contenta con la decisión, elige la decepción y elige perder a los que amaste y a medida que salen del cuadro una parte de ti muere con ellos hasta que te das cuenta de que algún día en el futuro, trozo a trozo todos se habrán ido y no quedará nada de ti para que puedan decir si está vivo o muerto elige tu futuro Verónica, elige la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s