¿Sabías qué?

Según cifras del Banco Mundial, aproximadamente 1,000 millones de habitantes o el equivalente al 15% de la población mundial, sufre de alguna discapacidad lo que se ve reflejado, en la mayoría de los casos, en experimentar resultados socioeconómicos adversos, y de este número, entre 110 y 190 millones de personas sufren una discapacidad importante, lo que representaría el 5% de la población total.

Para atacar este factor y coadyuvar al desarrollo de las personas que cuentan con alguna discapacidad, se llevó a cabo la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CPRD) que entre sus objetivos contempla que los países miembros de esta, deberán ajustar su comunicación de manera inclusiva, de fácil acceso, erradicar la discriminación y con un diseño universal para poder ser entendida por todas las personas; asimismo, fomentar la igualdad de oportunidades, accesibilidad, el respeto pleno de los derechos de las mujeres y hombres, modificación de legislación si es necesario, formación de profesionales para prestar mejor asistencia a personas con discapacidad, entre otras, además, la Agenda 2030 que rige al mundo desde el 2015, mantiene como prioridad estos preceptos.

A pesar de los grandes esfuerzos realizados por organismos internacionales, gobiernos nacionales, asociaciones públicas y privadas, podemos encontrar algunas discapacidades que pueden ser evitadas por cada individuo, y dentro de estas encontramos al Alzheimer, por lo que en Apertura Intelectual queremos comentarte que, un estudio realizado y avalado por la Universidad de McMaster en Canadá, reafirmó importantes datos de la Organización Mundial de la Salud, al confirmar que si bien es cierto que esta demencia afecta alrededor de 47 millones de personas y que cada año aumenta en 10 millones más, también es cierto que puede evitarse, con lo que aporta información importante al asegurar que el consumo de TÉ VERDE, altera la formación de placas tóxicas que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad, ya que cuenta con un compuesto químico llamado “GALATO DE EPIGALOCATEQUINA” (EGCG por sus siglas en inglés), de tal suerte que detiene la formación de placas del péptido o micro proteína beta-amiloide.

Debido a que actualmente no existe una cura para el Alzheimer, se recomienda consumir extractos de té verde entre 15 o 25 años antes de entrar a la etapa adulta, de tal suerte que al ser una sustancia natural podemos ingerirla desde temprana edad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s