Fake News; ¿Ingenuidad o conformismo?

25 DEMAYO DE 2021 Fake news; ¿Ingenuidad o conformismo? 

POR: VÍCTOR MANUEL REYES FERRIZ.

Remontémonos a nuestros primeros años de educación escolar, cuando todo era nuevo, un aprendizaje permanente, nos asombrábamos por completo, ¿Cierto?, con el pasar de los años fuimos entendiendo ciertos factores y circunstancias que hacían posibles todos esos conocimientos que habíamos adquirido, entonces comenzamos a racionalizarlos, y cuando llegamos a cierta edad, nuestros profesores nos enseñaron el método científico, que en resumidas cuentas es comprobar, comprobar, comprobar y comprobar la información con la que contamos, para entonces, emitir un criterio propio; pues bien, pareciera que debemos regresarnos a esos años en cuanto a la divulgación de información se refiere, y en realidad no exime a ninguna generación.

Actualmente, mas bien desde hace algunos años, y probablemente desde la socialización de las plataformas tecnológicas, la gran mayoría de las personas tenemos la OPORTUNIDAD de compartir información ya sea con nuestros cercanos e incluso con quienes no lo están, empero, una condición que podría afirmar, es que no confirmamos esa información antes de transmitirla ya sea en un tweet, post de Facebook, WhatsApp, correo electrónico o peor aún, en un blog, las posibilidades actuales de opciones digitales para la difusión son infinitas y cada día aparece alguna nueva, por lo tanto, el ciberespacio cada segundo, minuto, hora y día se encuentra invadido de posturas, opiniones, comentarios etc., de personas que no cuentan con los suficientes datos para conformarlos, desagregarlos, analizarlos para finalmente obtener información veraz y con ello emitir dicha referencia.

Hace algunos años, específicamente el 23 de marzo del 2011, más de un centenar de medios de comunicación firmaron un decálogo que se denominó *Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia, para evitar transmitir noticias e imágenes de la violencia provocada por el narcotráfico que no apoyaban en nada para superar la situación, es decir, si la información contenía datos relevantes hacerlos saber a la población pero sin llegar a esa parte denominada “amarillismo”, que el lector, radioescucha, audiencia televisiva, no recibiera datos que solamente contribuirían a viciar su juicio, situación que personalmente aplaudí y me llenó de gusto, porque eso implicaba no solamente el hacer uso de una ventaja enorme que los seres humanos tenemos contra todo animal que habita este planeta, el de discernir, analizar y extraer lo importante de ese cúmulo de datos existentes para entonces transmitir información; sin embargo, esa realidad duró muy poco desafortunadamente, fue considerado un rotundo fracaso, luego, para el 26 de noviembre de 2019, nuevamente diferentes medios de comunicación y plataformas digitales en México, acudieron al llamado de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) con el afán de conformar un frente común y firmar el Pacto por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y niñas”, donde partes esenciales que lo integran es promover la erradicación de estereotipos sexistas, impulsar mecanismos internos que promuevan espacios libres de violencia para las mujeres que forman parte de a plantilla laboral, protocolos de atención a víctimas de violencia, entre otros; nuevamente aplaudo, me sumo y difundo esta gran iniciativa, esperando que para este caso no se nos llegue a olvidar y que contrario al pacto anterior, no se diluya con el pasar del tiempo y mucho menos, se prostituya por falta de ventas.

*NOTA: Al intentar encontrar algún rastro del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia VIGENTE, los sitios que fueron anunciados en aquel momento que contenían toda la información, actualmente se encuentran sin operar.

Lo anterior lo externo porque en este mundo tan revulsivo, también encontramos cambios que no son favorables y que privilegian nuestros mas repulsivos deseos, tal es el caso del reconocimiento, y es que ¿Cuántas ocasiones hemos comentado algo de lo cuál no contamos con toda la certeza?, poniendo un ejemplo simplista, del que no me excluyo, seguramente en alguna sobremesa hemos “aventado” el comentario de “yo vi un documental en National Geographic, Discovery Channel, History Channel, BBC”, en fin, cualquier fuente de información confiable, donde relatamos lo que ahí sucedía; sin embargo, lo que no nos ponemos a pensar es en que momento lo vimos, hace cuanto tiempo, ha existido un avance en aquella situación, la respuesta, por supuesto que es un NO ROTUNDO, o bien, si no ha existido alguna circunstancia que cambie la información recibida, ¿Realizamos un verdadero análisis de todo lo que escuchamos, vimos o leímos?, por que puede ser que nuestra mente haya dejado huecos importantes, por eso, debemos, considero, atesorar ese privilegio que tenemos de expresarnos por que conlleva a una enorme responsabilidad.

Precisamente en estos tiempos donde la información fluye y cambia de manera casi instantánea, debemos tener aún mas cuidado con lo que “estamos repartiendo” porque hemos sido testigos de las fake news mas absurdas y sin embargo, formamos parte de una cadena interminable de “colaboradores” que la difunden, como aquella imagen que estuvo rondando por las redes durante mucho tiempo, donde se solicitaba “dar un like” para una “estudiante originaria de Oaxaca de la UPIICSA” que estaría compitiendo en Rusia gracias al descubrimiento de supuestas vacunas, en el cual, personalidades de la política mexicana como Marcelo Ebrard y Tatiana Clouthier, no solamente plasmaron “el dedito arriba”, sino que compartieron en sus muros y lo peor de todo es que dedicaron un mensaje de #OrgulloMexicano, gran logro, situaciones que debemos apoyar y cuanta estupidez nos queramos imaginar; todo esto sería plausible si fuera cierto, pero la foto de la “alumna mexicana” pertenecía a la actriz porno Mia Khalifa; ¿En verdad no existe una validación de la información antes de hablar? Que peligroso.

Así como esta desagradable situación, podemos citar muchísimas; empero, la comunicación gubernamental o las opiniones erróneas que dan son las menos, por desgracia, nuestro país cuenta con millones de mexicanos que su única base de información es Facebook o WhatsApp, ya ni siquiera Twitter porque dicha red social es un poco menos fraudulenta, el asunto inquietante es la calidad de nuestro pensamiento, la deficiente capacidad de análisis que tenemos como sociedad y que con estas actitudes estamos formando generaciones de niños y niñas que en unos años no tendrán el más mínimo interés en verificar no solo las noticias sino cualquier evento que les pase en su día a día.

Mucho se habla de las complicadas actitudes que en algunos casos poseen las personas pertenecientes a la generación “millennial” o posteriores, situación en la que no ahondaré, al menos en esta ocasión; empero, específicamente en el tema de información, considero que son los “menos” peligrosos puesto que al, casi haber nacido, con un teléfono inteligente en la mano, tienen la facilidad de averiguar si lo que se les dice es cierto o no, confrontan a personas de mayor edad por lo que expresan y refutan, en algunos casos, con información veraz, pero las generaciones anteriores a ellos, definitivamente somos peores porque no solamente se nos ha olvidado la imperiosa necesidad de validar todo, sino que hemos caído en un conformismo tal, que somos la viva imagen que nos presenta la sensacional película de PIXAR del remoto año 2008, WALL-E, donde se dejan guiar por una persona que, por no verificar la información, continúa en un viaje eterno esperando la llegada del momento indicado para regresar a la tierra y mientras tanto todos los pasajeros de esa nave “espacial” no aprenden nada nuevo, no se actualizan y se convierten en personas que simplemente ven pasar la vida, situación que contrasta muchísimo con estas generaciones a las que hago referencia, porque nosotros no solamente vemos pasar la vida sino que intervenimos DESINFORMANDO y consecuentemente cargamos con la culpa de que para las próximas generaciones esta actitud sea la manera “correcta” de actuar porque es lo que aprenden en casa.

Definitivamente es un tema complejo, del cual, no puedo siquiera decir que tengo una idea para combatirlo, pero lo poco que se me ocurre es que regresemos al origen de nuestra etapa de aprendizaje, corroboremos de manera vívida cada situación, así como comprobamos que el fuego nos quemaba la mano si nos acercábamos a la estufa, de la misma manera comprobemos todo lo que escuchamos, vemos o leemos porque en estos tiempos cualquier analfabeta tenemos la oportunidad de expresarnos.

DATO CULTURAL.

Un día como hoy en 1681, fallece en Madrid, España, el genio literario Pedro Calderón de la Barca, considerado como uno de los mayores dramaturgos del Siglo de Oro español; en 1895, el escritor irlandés Oscar Wilde es sentenciado por catorce cargos en su contra por conductas indecentes y sodomía que lo llevarían a una condena de dos años de trabajos forzados; en 1911, la Cámara de Diputados o Cámara Baja del Congreso de la Unión de México, acepta la renuncia del entonces presidente Porfirio Díaz Mori; en 1947, el presidente norteamericano Harry S. Truman funda la Central Intelligence Agency (CIA);  en 1977, se estrena en Estados Unidos la primera entrega de la saga mas exitosa a nivel mundial, Star Wars; en 2011, fallece de neumonía a los 94 años de edad la pintora surrealista Leonora Carrington quien también incursionó en la poesía, escenografía y escultura; 

Espero tus comentarios en el correo vmrf@aperturaintelectual.com y recuerda qué en este espacio, las críticas no son bienvenidas, SON NECESARIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s