La primera del 2023

Por: Luis Roberto Peralta Hernández

Agradeciendo el haber tenido la oportunidad de su lectura durante el 2022 y esperando contar con su acompañamiento en este 2023, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones que, con motivo del cierre de año sirvan también, como base para lo está por venir.

Han sido alrededor de 75, las colaboraciones que me han permito compartir con ustedes en poco más de año y medio desde que me realizaron la invitación para sumarme a éste interesante proyecto, tratando de aportar una perspectiva diferente de lo que es la ciencia jurídica para cada uno de los lectores.

En este tiempo he manifestado en múltiples ocasiones que, si bien mi formación profesional es de Licenciado en Derecho, la vida y la vocación me ha llevado a estar inserto en el ámbito educativo en distintos niveles, siendo quizás por ello, el que cada vez que trato de plasmar mis ideas en cada una de las colaboraciones utilizando lenguaje claro y ejemplos explicativos que sirvan como guía para que, quien me acompaña con su lectura, pueda entender sin necesariamente conocer del tema, además en la medida de mis posibilidades, abrir la visión de los lectores con temas de interés y tratar de acoplar la realidad de la sociedad con lo descrito por las normas jurídicas.

Los temas han sido muy variados, sobre todo buscando encontrar el hilo conductor de las noticias que día a día recibimos por distintos medios de comunicación en nuestro entorno tanto el más próximo como en el ámbito internacional; a partir de ello, identifiquemos la influencia que tienen las leyes en la toma de decisiones de las autoridades o bien, las consecuencias de éstas con respecto a la norma jurídica, es decir, cómo la norma jurídica se acopla al acontecer de la vida del hombre, el porqué, el cómo o el para qué de las leyes en cada suceso.

Una de las premisas que regularmente empleo en la mayoría de las colaboraciones que forman parte de mi norma que guía mi actuar cotidiano, es la necesidad de sembrar dentro de cada uno de nosotros, son solamente responsabilizar a las nuevas generaciones acerca del respeto y el valor de la palabra.

Cada vez que el ser humano considera transitar por el cierre de un ciclo y dar comienzo a uno nuevo, nace la posibilidad de cambiar para ser mejores. El cambio, puede o debería de ser en cada una de las aristas del hombre, tratar de ser mejores personas, padres, profesionistas y porque no, mejores ciudadanos.

En los primeros días de este 2023, México ha iniciado con noticias que en otras épocas o quizás en otras naciones, serían escándalos de una magnitud insospechada, las consecuencias deberían de ser muchas, los enfrentamientos armados e ideológicos en que está inmersa nuestra nación nos debe hacer responsables y partícipes en los rumbos de acción del entorno.

El Estado de México estará inserto en un proceso electoral para gobernador, seguramente convulso lleno de dimes y diretes referentes a posibles irregularidades en las campañas. Los candidatos de cada uno de los partidos políticos estarán en la mira ya sea por formar parte de la oposición al régimen del poder ejecutivo federal en turno o bien, “la caballada” que buscará el impulso desde Palacio Nacional para el candidato del Presidente en turno, además del muy prematuro destape de las llamadas “corcholatas” en las vísperas de la contienda de 2024.

Cada uno de los acontecimientos deberán de ser vistos bajo la óptica de la ciencia jurídica, es ella quien las ve nacer, las regula, las conduce y por supuesto las ordena. La dinámica en que nuestra nación vive el día a día ya no nos permite quedar pasivos frente ella, cada uno de nosotros de ser responsable y estar debidamente informado de lo que acontece para ubicarnos en una postura que permita mejorar las difíciles etapas en que vivimos y ser partícipes de ese cambio.

El compromiso de su servidor surge precisamente de lo descrito en los párrafos que anteceden, habrá quienes estén interesados en comprender la vida nacional desde otra perspectiva. Seguramente habrá quienes a partir del esfuerzo intelectual de su servidor tengan la oportunidad de comprender el entorno de una manera diferente, espero que quienes me acompañen con su lectura semanal vean en este espacio un lugar en el que se resuelvan algunas dudas que permitan mejorar su toma de decisiones. Que encuentren en aquí una manera no sólo de comprender el entorno, además, poder contar con una pequeña luz dentro de un camino con diversos senderos.

La norma jurídica se presenta en el interior de la sociedad de distintas formas, una de ellas la ley, ésta no puede ser vista como un conjunto de palabras que adquieren sentido cuando son aplicadas y cuyo destino es el bienestar humano convirtiéndose. La norma jurídica es la representación y testimonio de la voluntad humana para poder vivir en sociedad a la vez, de nada sirve la mejor legislación o el mejor sistema jurídico si no existe la voluntad del ser humano por el respeto de lo que ellas dictaminan.

Reitero que, ojalá que el espacio que me han brindado para aportar mis conocimientos, así como mis pensamientos, contribuyan para dialogar, aportar y por qué no, disentir con algunos de ustedes.

“La docencia y la posibilidad de compartir conocimientos con alguien, es de las tareas más peligrosas. ¿Por qué? Porque lo que digas no sabes: ni dónde, ni cómo y lo más difícil, hasta dónde (geográfica y temporalmente) llegará.”

Autoría propia

Sigue Apertura Intelectual en todas nuestras redes:

Te invitamos a que califiques esta información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.