Jesús, Magdalena y Leonardo da Vinci ¿juntos?

Por: Rodolfo Munguía Álvarez

¿A usted no le ha pasado, metiche lector, tomar alguna causa como suya sin que nadie se lo pida y sentir, cierta responsabilidad por ella? A mí nadie me ha pedido y, por tanto tampoco es mi propósito, fomentar la lectura; por ello, me da un gusto legítimo cuando llega una obra a las librerías que motiva la lectura en un gran número de personas, incluso los no lectores. Ya en otras ocasiones me he referido en este sentido a Harry Potter, como un libro que ha atraído a millones de niños, ahora jóvenes y adultos, al mundo de la lectura y, otro título que ha tenido un efecto similar, aunque no tan grande como el de Potter, es El Código da Vinci, de Dan Brown, con ventas que han superado los 80 millones de ejemplares y ha sido traducido a decenas de idiomas. Imagínense: en una sola obra contemplar como personajes a Jesús de Nazaret, a María Magdalena, al Opus Dei y a sociedades esotéricas secretas y además, utilizar como escenarios lugares tan emblemáticos como el museo del Louvre y describir obras de arte de artistas universales como Leonardo da Vinci, requiere de una gran imaginación y esfuerzo simplemente para mantener la atención del lector, sin permitir que abandone su lectura. Éste libro ha recibido severas críticas tanto de historiadores, como de algunos otros autores quienes probablemente, por celos profesionales o por especializados conocimientos de literatura, han visto a El Código da Vinci como una obra simplemente comercial, escrita sin mayor fundamento teórico, con el objeto de vender libros. Estos mismos críticos, prefieren sus propios libros que llegan a vender algunos cientos y, en casos excepcionales, algunos miles de ejemplares. Otros profesionistas, como historiadores, teólogos y expertos en arte han señalado errores en la interpretación de Brown a textos bíblicos y hechos históricos, pero lo cierto es que la obra, dicho por el propio autor, no tiene la intención de ser un libro de revelación o de consulta académica, sino más bien, una novela de entretenimiento, protagonizada por Robert Langdon (que bien podría llamarse Indiana Jones). Yo por mi parte la disfruté mucho cuando la leí hace más de una década, prácticamente solo dos días y una noche tardé desde que la inicié hasta que la concluí y me dejó un buen sabor de boca, principalmente por mantener mi atención y obligarme a recordar y corroborar algunos de los datos que presenta en otras fuentes. Esta es una obra que si usted quiere volver a tomar el hábito de la lectura, le recomiendo mucho. Créame que se va a divertir y, si usted ha tenido la oportunidad de visitar los escenarios narrados en la novela, seguramente va a pasar un grato momento de remembranza con ellos. Es una novela que bien podría recordarle a Sherlock Holmes, escrita por sir Arthur Conan Doyle, con misterio, trabajo detectivesco y acción. Si la va a leer, recuerde que es un libro de ficción, por tanto el autor apela a su licencia creativa. Pero, si ya lo leyó y no le gustó, por favor déjenme en sus comentarios el por qué, teniendo en mente que es una charla, más no un debate que debemos hacer con apertura intelectual. Éste libro seguramente lo podrá encontrar en el librero de sus padres y en librerías físicas de prestigio, en versión digital o impresa. Espero que a usted le guste su lectura tanto como a mí y le recuerde que la lectura es un placer. Quedo como siempre a sus órdenes en: lector.frecuente@gmail.com, o puede dejarme algún comentario en Apertura Intelectual, sobre qué le pareció. También le invito a seguirme en Twitter como @GloopDr principalmente si le gusta escribir o leer.

¡À la vous santé, monsieur!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s